La guerra continúa en Bodegas Pesquera tras la muerte del fundador

La familia de Alejandro Fernández aviva la ruptura con la otra hija del bodeguero

Mª Cruz Fernández (segunda por la izquierda), Lucía y Olga (quinta y sexta), hijas de Alejandro Fernández, acompañadas por hijas y sobrinas.
Mª Cruz Fernández (segunda por la izquierda), Lucía y Olga (quinta y sexta), hijas de Alejandro Fernández, acompañadas por hijas y sobrinas.

El enfrentamiento familiar continúa en Bodegas Pesquera, un mes más tarde de la muerte de su fundador, Alejandro Fernández, fallecido, a los 88 años, el pasado 22 de mayo en el hospital de Valdecilla, en Santander. El día anterior había sufrido un desvanecimiento durante la celebración de la presentación de sus vinos en un restaurante de la ciudad.

El hombre que revolucionó y puso en el mapa vinícola en los años ochenta a Ribera del Duero, se fue enfrentado a tres de sus cuatro hijas -Lucía, Olga y Mari Cruz- y a su esposa, Esperanza Rivera, con la que inició el proyecto bodeguero en 1972. Solo mantenía relación con su hija Eva, enóloga de la bodega, que se mantuvo a su lado hasta el final. El conflicto había surgido casi tres años antes, en septiembre de 2018, cuando fue destituido de todos sus cargos en la empresa. Denunció a la familia de haberle apartado de la gestión, prohibido la entrada en la bodega y de arrebatarle todo. 

Junto a su hija Eva, creó dos empresas con su sello: Tinto Pesquera S.L y Alejandro Fernández Tinto Pesquera Original. Por su parte, la familia decidió cambiarle el nombre a la bodega, que pasó a llamarse Familia Fernández Rivera. La decisión se anunció en 2019 y según la directora general de la compañía, Lucía Fernández, obedecía a un plan de modernización, y que, en ningún caso, debía entenderse como una ruptura sino como una adaptación a los nuevos tiempos. 

Lejos de amainar la tormenta, una vez desaparecido el fundador, parece que arrecia con más fuerza, y que el conflicto se aviva, a pesar la sentida esquela que publicaron la esposa y la familia  en un diario de tirada nacional, con motivo del deceso del patriarca, y de que en la página web de la bodega sigue luciendo un crespón negro en señal de luto. 

La familia Fernández Rivera acaba de enviar una carta a conocidos, amigos y medios de comunicación en la que quiere dejar claro, al margen de "cualquier información que haya podido llegarte sobre las actuales circunstancias de nuestras empresas, nos gustaría, de manera oficial y en primera persona, comunicarte que, una vez conocidas las ultimas voluntades de mi padre, y al margen de las distintas acciones que a raíz de ellas se puedan emprender, la continuidad del actual equipo de gestión, así como de los distintos proyectos que venimos desarrollando, están garantizados".

Y prosigue que "las políticas empresariales, comerciales y de cualquier índole, seguirán el curso de las actividades habituales de nuestra compañía. Tenemos la responsabilidad de velar por la seguridad de nuestros trabajadores, de nuestros proveedores y de continuar creando empleo y riqueza, en unos momentos complejos, en los que la sociedad en su conjunto necesita proyectos tractores, reales y consolidados".

También advierte de que "el único Tinto Pesquera del que podemos garantizar la trazabilidad, es el realizado en las instalaciones de nuestro grupo empresarial, en los viñedos pertenecientes a nuestro grupo empresarial, en las instalaciones de nuestro grupo empresarial, y por el equipo técnico del grupo empresarial de familia Fernández Rivera y es el que se comercializa a través de nuestros canales oficiales".

Todo parece indicar que el culebrón, conocido como el Falcon Crest de Ribera de Duero, no tiene final todavía, y que el enfrentamiento continúa con la otra hija del fallecido, Eva Fernández.

Carta de la familia

Pesquera de Duero 23.06.2021

Estimado amigo: Seguramente habrás tenido noticias del reciente fallecimiento de nuestro padre, Alejandro Fernández, fundador, junto con mi madre, Esperanza Rivera, de Bodega Tinto Pesquera S.L y del actual grupo de bodegas Familia Fernández Rivera. A fin de aclarar cualquier información que haya podido llegarte sobre las actuales circunstancias de nuestras empresas, nos gustaría, de manera oficial y en primera persona, comunicarte que, una vez conocidas las ultimas voluntades de mi padre, y al margen de las distintas acciones que a raíz de ellas se puedan emprender la continuidad del actual equipo de gestión, así como de los distintos proyectos que venimos desarrollando, están garantizados.

A pesar de la profunda tristeza por la que estamos pasando, las políticas empresariales, comerciales y de cualquier índole, seguirán el curso de las actividades habituales de nuestra compañía.

Tenemos la responsabilidad de velar por la seguridad de nuestros trabajadores, de nuestros proveedores y de continuar creando empleo y riqueza,en unos momentos complejos, en los que la sociedad en su conjunto necesita proyectos tractores, reales y consolidados. Nuestra familia siempre ha aportado prestigio, tanto a nuestra región como al conjunto del sector y de España. Por otro lado, queremos aclarar que: el único Tinto Pesquera del que podemos garantizar la trazabilidad, es el realizado en las instalaciones de nuestro grupo empresarial, en los viñedos pertenecientes a nuestro grupo empresarial, en las instalaciones de nuestro grupo empresarial, y por el equipo técnico del grupo empresarial de familia Fernández Rivera y es el que se comercializa a través de nuestros canales oficiales.

A fin de aclarar cualquier duda que pueda surgir frente al consumidor final, y en aras a la defensa de los intereses del mismo, nos vemos en la obligación de aclarar estos factores. Hasta que los tribunales diluciden cualquier conflicto de intereses, al que, como cualquier compañía, estamos sujetos, rogamos respete nuestro dolor y en caso de considerar la difusión pública de información que nos ataña, no duden en ponerse en contacto con nosotros.

Atentamente: Lucia, Olga y Mari Cruz, Fernández Rivera

Normas
Entra en El País para participar