Tecnología

Cedro denuncia a Google ante la CNMC por abuso de posición y Bruselas le abre una investigación

La CE investigará si la compañía ha cometido práticas monopolítisticas en el mercado publicitario. Mientras, la entidad española la demanda por abuso de posición en la agregación de noticias y la publicidad digital

Sede de Google en Nueva York.
Sede de Google en Nueva York.

Martes negro para Google. La compañía ha sido denunciada en España ante la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) por Cedro, la entidad que representa a autores y editores de libros, periódicos, revistas y partituras, quien la acusa de abuso de posición dominante en el mercado de la agregación de noticias y en el de la publicidad digital. Igualmente, la Comisión Europea ha anunciado hoy que abre una investigación antimonopolio contra la compañía para determinar si ha infringido las normas europeas de competencia al favorecer sus propios servicios de tecnología publicitaria en internet en detrimento de proveedores rivales, anunciantes y editores.

Jorge Corrales, director general de Cedro, ha explicado que la denuncia contra la multinacional ante la CNMC, que conlleva la petición de la apertura de una investigación por diversas infracciones, ha sido presentada "para garantizar que los derechos de propiedad intelectual de los autores y editores de noticias no se vean perjudicados por unas prácticas que consideran abusivas y de posición dominante de Google y que deterioran la independencia, pluralidad y libertad de prensa".

Cedro explica en un comunicado que "la actividad abusiva que estaría desarrollando la tecnológica estadounidense a través de Google Discover impide el libre mercado en el sector de la agregación de contenidos". El pasado mes de noviembre, Cedro ya demandó a Google por el impago de derechos de autor por el servicio de agregación de noticias que ofrece a través de Google Discover.

"Hasta la fecha, el buscador se niega a remunerar a los editores de periódicos y revistas por la utilización de los artículos en su agregador", incumpliendo lo establecido en el artículo 32.2 de la Ley de Propiedad Intelectual, añade Corrales. Asimismo, indica que "esta situación perjudica directamente al resto de agregadores que sí cumplen la ley y remuneran a los editores de periódicos". "La actuación de Google iría claramente en contra de la libre competencia".

Cedro también ha denunciado ante la CNMC "la situación de monopolio" en el negocio de la publicidad digital por parte de Google y "cómo estaría afectando al negocio publicitario de los medios de comunicación". Esta situación, señala Corrales, "tiene consecuencias dramáticas para la diversidad de prensa y los valores democráticos de un país, puesto que esta plataforma está sustituyendo en la cadena de valor del sector periodístico el papel que desempeñan los editores, tanto en su dimensión publicitaria como, ahora, en la difusión de contenidos y sus ingresos correspondientes".

En el comunicado, la entidad apunta que Francia y Alemania ya han actuado. Asegura que hace unos días la autoridad de la Competencia francesa multó a Google con 220 millones de euros por abusar de su posición dominante en el mercado de la publicidad digital. Y recuerda que todavía está pendiente la resolución del procedimiento iniciado por varias asociaciones de prensa francesas por prácticas monopolísticas de Google "y que afectan al derecho de los editores de prensa reconocido en el artículo 15 de la directiva de derechos de autor en el mercado único digital".

En cuanto Alemania, Cedro indica que "acaba de abrir un expediente a esta tecnológica por abusar de su posición de dominio en el mercado digital y socavar también los derechos de propiedad intelectual de los editores de prensa".

Un portavoz de Google asegura que "No podemos hacer ninguna declaración sobre la demanda ya que no hemos recibido ninguna notificación oficial por parte de Cedro y no hemos visto los detalles de la misma. Sin embargo, como hemos declarado en múltiples ocasiones a esta entidad, Discover no es un agregador de contenidos. Además, Google ya es uno de los mayores apoyos financieros del periodismo en el mundo y nuestros productos y herramientas publicitarias facilitan que los editores ganen dinero en Internet".

Investigación de Bruselas

En cuanto a la investigación abierta por la Comisión Europea, Bruselas tratará de determinar si el gigante tecnológico ha favorecido sus propios servicios de tecnología de publicidad online en detrimento de otros prestadores, los anunciantes y los editores en línea, lo que iría en contra de las leyes comunitarias de abuso de posición dominante y sobre acuerdos anticompetitivos entre empresas. La vicepresidenta comunitaria responsable de Competencia, Margrethe Vestager, señala en un comunicado que temen que Google "haya hecho más difícil la competencia en la tecnología publicitaria para aquellos que compiten online".

Bruselas examinará en particular si la compañía estadounidense está distorsionando la competencia al restringir el acceso a terceras partes a datos de los usuarios con fines publicitarios en páginas web y aplicaciones móviles, reservándolos para su propio uso. "Google recaba datos para usarlos con propósitos publicitarios, vende espacio publicitario y actúa como un intermediario en la publicidad en línea. Así que Google está presente en casi todos los niveles de la cadena de suministro para la visualización de anuncios en internet", añade Vestager.

El Ejecutivo comunitario recordó que muchos editores confían en la publicidad online para financiar contenido que dan gratuitamente en internet y estima que solo en 2019 el gasto en esta publicidad en la UE ascendió a unos 20.000 millones de euros. En este contexto, Bruselas defiende que es fundamental asegurar una competencia justa en el mercado publicitario. "La igualdad de condiciones es fundamental para todos los integrantes de la cadena de suministro. La competencia leal es importante, tanto para que los anunciantes lleguen a los consumidores en los sitios de los editores como para que estos vendan su espacio a los anunciantes para generar ingresos y financiación para el contenido", continúa la comisaria.

La investigación comunitaria pondrá la lupa sobre varios servicios tecnológicos publicitarios de Google. Así examinará prácticas como la obligación que impone Google de utilizar los servicios de Google Display & Vídeo (DV360) o de Google Ads para comprar espacios publicitarios en la plataforma de YouTube, o la herramienta Google Ad manager para colocar anuncios en el mismo canal. Otro ejemplo de las prácticas que no gustan a Bruselas es la aparente ventaja que se da a Ad Exchange, propiedad de Google, o las restricciones que impone Google a competidores en el acceso a datos con interés publicitario sobre la identidad o el comportamiento de los internautas que sí están disponibles para Google.

Bruselas analizará los planes de la compañía para prohibir que terceras partes utilicen cookies en su navegador Chrome, así como para reducir la información disponible para terceros en los dispositivos móviles que utilizan el sistema operativo Android.

La Comisión, que ya ha informado a Google y a las autoridades de Competencia, señala que tratará la investigación con carácter prioritario, aunque ha advertido que la apertura de esta pesquisa no prejuzca su resultado. Si el Ejecutivo comunitario determina que la tecnológica ha violado las normas comunitarias, esta podría ser sancionada con una multa de hasta el 10% de su facturación global.

La compañía, que ya ha tenido que pagar desde 2017 un total de 8.240 millones de euros por violar las normas de la UE (2.420 millones por posición dominante en el mercado de las búsquedas, 4.340 millones por Android y 1.490 millones por AdSense), ha asegurado a través de un portavoz que seguirán colaborando de forma constructiva con la Comisión "para responder a sus preguntas y demostrar las ventajas de nuestros productos para las empresas y los consumidores europeos". Google añade que "miles de empresas europeas están utilizando nuestros productos publicitarios para llegar a nuevos clientes y financiar sus sitios web cada día. Los eligen porque son competitivos y eficaces".

Normas
Entra en El País para participar