Refuerzos para las chinas cotizadas en EE UU atacadas por los bajistas

La quiebra de Archegos y las medidas de Pekín han beneficiado a los vendedores en corto, pero China prepara el contraataque

La quiebra del hedge fund Archegos y la represión de Pekín han supuesto un alivio para los bajistas que atacan las acciones chinas en Nueva York. Pero los refuerzos patrióticos están en camino.

En 2011, vendedores en corto como Carson Block, de Muddy Waters, y Andrew Left, de Citron Research, obtuvieron grandes beneficios publicando informes negativos sobre prácticas contables dudosas de firmas chinas cotizadas en EE UU. Su trabajo se hizo más difícil a medida que los objetivos aprendían el arte del squeeze. Para ello, contaron con la ayuda del dinero chino que se ha volcado silenciosamente en la renta variable de EE UU a través de un programa oficial que ha emitido 147.000 millones de dólares en cuotas, y mediante vías ilícitas. Rhodium Group estima que los inversores chinos tenían 700.000 millones en acciones de EE UU en 2020, el triple del dato oficial.

Ello explica cómo las acciones chinas suelen registrar grandes repuntes poco después de ser atacadas. Block calificó de fraude casi total a la tecnológica educativa GSX en 2020, tras tomar una posición a 35 dólares por acción. GSX negó las acusaciones, y los títulos se dispararon un 331% en 57 días. Se ha rebautizado como Gaotu Techedu. Algo similar pasó con Luckin Coffee.

Ambas operaciones acabaron dando sus frutos, pero no porque el mercado se dejara convencer por los informes. Luckin admitió haber inventado ventas, aunque el furor bajista pudo haber convencido al auditor para que ejerciera presión. Y el valor de GSC cayó en picado cuando Archegos empezó a deshacer desesperadamente sus posiciones. Pekín ha contribuido a la caída con su intento de frenar el sector de las clases particulares, que ha hecho caer a TAL Education, Hailiang Education y Joyy, otro objetivo de Block.

Pero un análisis de 25 objetivos chinos de los bajistas muestra su resistencia. Algunos se han visto afectados, pero en conjunto han superado al S&P 500 en los últimos 12 meses. Ahora, las autoridades de Pekín, para evitar el sobrecalentamiento del yuan, están repartiendo nuevas cuotas para que fluya más dinero al extranjero. Parece que la vida de los bajistas se va a complicar.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías