EE UU y Europa ponen fin a 17 años de guerra comercial por Boeing y Airbus

El fin de las sanciones alivia los aranceles sobre exportaciones españolas de aceite o vino

Imagen de un Airbus A350 volando sobre una bandera de Boeing, en una feria en París.
Imagen de un Airbus A350 volando sobre una bandera de Boeing, en una feria en París. REUTERS

Estados Unidos y la Unión Europea han acordado poner fin a 17 años de conflicto comercial a cuenta de las respectivas subvenciones a sus fabricantes de aviones Airbus y Boeing. Los aliados han impuesto aranceles por un total de 11.500 millones de dólares a las exportaciones, en la más larga disputa comercial del mundo. La medida aliviará a otros sectores castigados por este conflicto, como los exportadores de aceite, queso o vino

La Comisión Europea pasó la última noche discutiendo los términos del acuerdo con los Estados miembros, de modo que éste pudera ser aprobado antes de la cumbre UE-EEUU en Bruselas de este lunes, con la presencia del presidente Joe Biden. El objetivo era encontrar antes del 11 de julio una solución permanente a través de tratados bilaterales.

El acuerdo no ofrece solución detallada, al menos a corto plazo, al conflicto de las ayudass recibida por Airbus y Boeing pero sí hay un compromiso de ambas partes para no financiar a futura la I+D o conceder otros apoyos a sus propias industrias (Airbus y Boeing) si pueden dañar a la otra parte.

Además, mediante el acuerdo se prolonga durante cinco años la suspensión de los aranceles cruzados que gravan las exportaciones europeas y estadounidenses y que tenía como punto de partida, precisamente la guerra comercial entre Airbus y Boeing.

El histórico acuerdo sienta las bases para una nueva era de cooperación transatlántica sobre las ayudas estatales en un momento en el que China compite por desplazar al duopolio aeronáutico civil Boeing-Airbus. El acuerdo se ha visto impulsado, de hecho, por la convicción entre los responsables políticos de que el de que el fabricante aeroespacial estatal chino Commercial Aircraft Corporation, o Comac, lleva camino de rival legítimo para el histórico duopolio de la aviación comercial.

"No hay duda de que el auge de la industria aeronáutica china de la industria aeronáutica china está en el radar de todo el mundo", dijo a la prensa la vicepresidenta de la Cámara de Comercio de EE UU, Marjorie Chorlins.

La disputa se arrastra desde 2004, cuando Estados Unidos se retiró de un pacto multilateral sobre subvenciones a la aviación, datado en 1992, y llevó a la UE a la OMC alegando que Airbus había igualado la cuota de mercado de Boeing gracias a préstamos gubernamentales subvencionados. La UE contraatacó por lo que calificó de ayudas injustas a la I+D e incentivos fiscales subvencionados para Boeing. Los conflictos comerciales entre Europa y EE UU se agravaron durante la presidencia de Donald Trump.

En 2019, la Organización Mundial del Comercio autorizó a Estados Unidos a imponer aranceles a 7.500 millones de dólares anuales de exportaciones de la UE a causa del apoyo del gobierno a Airbus. Por su parte, la UE obtuvo permiso para contraatacar con gravámenes sobre 4.000 millones de dólares de productos estadounidenses. Ambas partes suspendieron las penalizaciones en marzo mientras negociaban el acuerdo.

Las penalizaciones abarcan artículos que van desde desde aviones y piezas hasta tractores, vino o queso. De hecho, los cálculos apuntaban a que las sanciones impuestas por Washington castigaban 1.000 millones de euros en exportaciones españoles, principalmente aceite de oliva, vino y aceitunas.

Bruselas y Washington siguen enfrentados por los aranceles al acero y al aluminio, pero se espera que en la cumbre de hoy se fije un plazo hasta el 1 de diciembre de diciembre para poner fin a los aranceles punitivos relacionados con esta disputa, según un borrador de comunicado visto por Reuters.

Por su parte, Boeing aplaudió este lunes el desbloqueo de la situación. “Boeing acoge con satisfacción el acuerdo de Airbus y la UE de que todo el apoyo gubernamental futuro para el desarrollo o la producción de aviones comerciales debe proporcionarse en condiciones de mercado”, dijeron fuentes del gigante aeronáutico estadounidense.

Satisfacción del Gobierno

Reyes Maroto, ministra de Industria y Comercio, subrayó que el acuerdo “supone un paso histórico para terminar el conflicto comercial más largo en la OMC y logra eliminar unos aranceles que han lastrado a la industria aeronáutica y agroalimentaria española, así como poder recuperar las operaciones de exportación e inversión en el mercado estadounidense, clave para nuestras empresas”. El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, se felicitó por el acuerdo. “Volvemos a la senda del multilateralismo que nunca se debería haber dejado de lado.

Normas
Entra en El País para participar