Financiación

Oleada de emisiones: el ICO, Antolin y Colonial venden 1.400 millones

El mercado espera que la UE se estrene mañana en el mercado con la venta de bonos

Fachada con el logotipo del Instituto de Crédito Oficial (ICO)
Fachada con el logotipo del Instituto de Crédito Oficial (ICO)

Los inversores tratan de recuperar parte de la vitalidad perdida en las últimas semanas y el mercado de capitales no queda al margen. Con el verano llamando a las puertas, la última semana de la primavera empieza es considerada clave por muchos. Además de la cita de la Reserva Federal, los inversores aguardan el debut de la UE con la venta de bonos para financiar el fondo de reconstrucción europeo Next Generation. En la primera operación, que el mercado espera que se ejecute mañana la región emitirá un bono a 10 años y las fuentes consultas por Bloomberg elevan a 10.000 millones al importe a captar en una emisión cuyo precio parte con un diferencial de un punto básico sobre midswap (tipo de interés libre de riesgo). Esta emisión es el primer paso de la UE para financiar cerca de un billón de euros en los próximos cinco años.

A la espera de que se materialice la colocación, el resto de emisores públicos y privados no quieren desaprovechar la ocasión para captar recursos a precios atractivos en un contexto de relativa estabilidad en el mercado de deuda. El Instituto Oficial de Crédito (ICO) ha sido hoy uno de ellos. El organismo, que ha ejercido una función clave en los meses de pandemia sirviendo de ayuda a muchas empresas, vendió 500 millones en deuda verde a seis años. Como viene siendo una tendencia en las últimas operaciones, la institución no aumentó el importe pese a que la demanda le daba margen. Nada más abrirse los libros las órdenes de compra superan los 1.250 millones de euros, importe que al cierre aumentó hasta los 1.800 millones, lo que equivale a una ratio de cobertura de 3,6 veces la oferta.

El apetito mostrado por los inversores permitió rebajar el coste de financiación en cuatro puntos básicos. La operación se inició con precio de 10 puntos básicos sobre la referencia española a ese plazo, diferencia que al cierre se situó en los seis puntos. El dinero que captado se destinará a financiar o refinanciar proyectos nuevos o existentes elegibles de acuerdo con el marco de bonos verdes del ICO. BNP Paribas. Crédit Agricole, Santander y Unicredit fueron los bancos colocadores.

En paralelo a esta emisión, el Grupo Antolin salió al mercado para captar 390 millones en deuda a siete años al 3,5%, con opción de amortización anticipada al tercer año. El dinero levantado se destinará a la recomprar de los bonos que vencen en 2024, que devengan un cupón anual del 3,25%, así como al pago de los intereses, comisiones y gastos relacionados. La operación coincidió con la mejora de la calificación por parte de Moody’s. El rating del fabricante de componentes automovilísticos pasa de B3 a B2 y mantiene su perspectiva en estable, un progreso que ha sido posible por la rápida recuperación de sus métricas financieras y por los efectos que han tenido las medidas de eficiencia de costes puestas en marcha por la empresa. Deutsche Bank, BBVA, BNP Paribas, CaixaBank, Credit Suisse, HSBC y Société Générale actuaron como colocadores. Deutsche Bank, socio estratégico de Grupo Antolin, ha liderado todas las operaciones de la empresa en el mercado de bonos desde su primera emisión en 2014.

La lista de operaciones la completaron TSB, la filial inglesa de Sabadell, y Colonial. Una semana después de que la entidad adjudicara 500 millones en deuda senior no preferente con la etiqueta verde, hoy TSB dio mandato a HSBC, Sabadell, Lloyds y NatWest Market para proceder a la venta de cédulas a siete años denominadas en libras y vinculados al sonia, tipo de interés en el mercado interbancario alternativa al líbor.

Por su parte, Colonial encargó a BBVA, BNP Paribas, Crédit Agricole, Intesa Sanpaolo, Mediobanca, Natixis, Bank of America, CaixaBank, JP Morgan, Morgan Stanley, Société Générale, Sabadell, Bankinter, Deutsche Bank y Unicaja la venta de 500 millones en deuda a ocho años. La operación que se ejecutará en próximas jornadas tiene como objetivo captar recursos para recomprar los bonos a los tenedores de las emisiones con vencimiento en 2023 (500 millones) y 2024 (600 millones). Esta operación se enmarca dentro de los objetivos de la compañía de continuar el proceso de refinanciación. Ya el pasado octubre la socimi vendió 500 millones para la recompra de 300 millones de estas dos colocaciones (193,8 millones de la primera y 107,6 millones de la segunda). La operación se cerró un día después. La socimi logró levantar el objetivo fijado y lo hizo a un precio de 93 puntos básicos sobre midswap, 27 puntos básicos por debajo a lo inicialmente previsto. Esto fue posible gracias al apetito de los inversores que se reflejó en la demanda. Las órdenes de compra alcanzaron los 1.600 millones.

Normas
Entra en El País para participar