La Acciona más verde viene con un fuerte descuento por familia

Rivales como EDPR y Orsted también tienen accionistas de control, así que los inversores podrían ser más positivos

Generadores eólicos de Acciona en el parque Tatanka, en Brandt, South Dakota (EE UU).
Generadores eólicos de Acciona en el parque Tatanka, en Brandt, South Dakota (EE UU). reuters

Las reuniones de clanes pueden estar llenas de tensión. Los accionistas de Acciona deberían saberlo. El grupo de infraestructuras de 7.300 millones de euros quiere disgregar sus reliquias de energías renovables, que los banqueros calculan que valdrá más que la empresa familiar que la controla. Los inversores aún no están entusiasmados.

La prevista salida a Bolsa del negocio de energía eólica y solar de Acciona –que representó aproximadamente tres cuartas partes del ebitda del grupo el año pasado– llega en un momento delicado. La burbuja verde se ha desinflado un poco, y el fondo cotizado iShares Global Clean Energy ha bajado aproximadamente un tercio en comparación con su máximo de enero.

Ello no ha desanimado a la familia Entrecanales, cuyos miembros dirigen el negocio y tienen una participación mayoritaria en Acciona a través de dos vehículos de inversión. La venta de una participación del 25% en Acciona Energía –como se conoce el vástago– permitiría a Acciona amortizar una deuda neta superior a 4 veces el ebitda previsto para 2021.

También debería de dar a la unidad más libertad para perseguir la casi duplicación de su capacidad energética hasta los 20 gigavatios en 2025. Acciona Energía podría utilizar sus acciones para comprar rivales y hacer que su objetivo de 31 GW para 2030 sea más fácil de alcanzar.
Ese potencial aún no está en la cotización de Acciona. A un múltiplo de 15 veces el ebitda estimado para 2021, similar al de la portuguesa EDP Renovaveis (EDPR), la unidad alcanzaría los 14.500 millones de euros, incluida la deuda. Esto se compara con el valor actual de Acciona, que es de unos 13.500 millones de euros, lo que implica que los inversores atribuyen un valor negativo a sus otros activos de construcción e infraestructuras.

Uno de los principales motivos es que, tras la disgregación, el clan Entrecanales seguirá controlando Acciona Energía, ya que Acciona pretende mantener una participación mayoritaria. Pero los inversores están aplicando un descuento de accionista dominante bastante fuerte.
Imaginemos que la parte de infraestructuras de Acciona cotiza a 8 veces el ebitda, menos que el rival francés Vinci, que lo hace a 10 veces: valdría 2.000 millones de euros. Si se combina con Acciona Energía y se recorta la deuda neta del grupo, que asciende a 5.800 millones, se obtiene un valor global de los fondos propios de 11.000 millones, un 51% por encima de la capitalización bursátil actual de Acciona.

Teniendo en cuenta que sus pares verdes EDPR y la danesa Orsted también tienen accionistas de control, los inversores de Acciona podrían ser más positivos.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías