Fiebre de hoteles de lujo en Madrid

La capital se convierte en una de los destinos con más plazas hoteleras con precios que van de los 700 a los 12.000 euros

Detalle de la gran suite del hotel Four Seasons de Madrid.
Detalle de la gran suite del hotel Four Seasons de Madrid.

Madrid se coloca en el mapa de las ciudades del mundo con mayor número de hoteles de lujo en el centro urbano. Todo esto se viene fraguando desde antes de la pandemia, y sin duda servirá de motor de recuperación del turismo de la ciudad. Muchos viajeros con alto poder adquisitivo eligen los destinos en función de las enseñas hoteleras presentes en una ciudad. Son reclamo, pero también garantía de una serie de estándares de calidad para clientes experimentados en este tipo de servicios.

Una de los primeros en abrir sus puertas el pasado mes de septiembre, convirtiéndose en la gran apertura del año de la pandemia, fue Four Seasons. En pleno centro histórico de la capital, el hotel, propiedad de Bill Gates, aglutina un conjunto de siete excepcionales edificios, construidos entre 1887 y 1976, de gran valor histórico y arquitectónico ubicados entre la Carrera de San Jerónimo, la plaza de Canalejas y las calles de Sevilla y Alcalá. La reforma del hotel fue desarrollada por el Estudio Lamela de Madrid, el interiorismo, por la firma BAMO de San Francisco, el bar Isa por Avroko, y el restaurante Dani por el estudio de Martin Brudnizki de Londres. Cuenta con 200 habitaciones, que van de los 45 a los 400 metros, y en su interior encierra una joya: la suite real, de 400 metros cuadrados, cuyo salón principal fue la oficina de los diferentes directores del banco desde 1900, entre ellos el despacho de Mario Conde. El precio previsto antes de la pandemia era de 18.000 euros la noche. El resto de las habitaciones, van de los 723 euros a los 2.933 euros.

Suite real del hotel Mandarin Oriental Ritz.
Suite real del hotel Mandarin Oriental Ritz.

Una de las aperturas más esperadas, la del Mandarin Oriental Ritz, se produjo el pasado mes de abril. Después de tres años de reforma, por parte del arquitecto Rafael de La-Hoz, y una inversión de 99 millones, a los que se suman los 148 millones que la cadena hotelera pagó en 2015, junto al grupo saudí Olayan, por adquirir uno de los hoteles más emblemáticos de España. En total, 153 habitaciones, incluyendo 53 lujosas suites, con un precio de entre 850 y 930 euros las estancias más sencillas. El hotel ha fichado a Quique Dacosta, el cocinero con restaurante en Dénia del mismo nombre con tres estrellas Michelin, para la oferta gastronómica, y a Paz Torralba, de The Beauty Concept, para gestionar el spa.

Otro cocinero con tres estrellas, el cántabro Jesús Sánchez, de El Cenador de Amós, se ocupará de la propuesta culinaria del próximo hotel que reabrirá sus puertas en el mes de octubre, tras la reforma efectuada por el arquitecto Ramón de Arana: el Villa Magna, que ahora antepone el nombre de la cadena hotelera estadounidense Rosewood, propiedad desde 2018 y previo pago de 210 millones de euros del grupo mexicano RLH Properties, que gestiona, entre otros el Rosewood Londres, el Hotel de Crillon, en París, Castiglion del Bosco en Toscana, o el mítico The Carlyle, de Nueva York, uno de sus buques insignia. En una entrevista con CincoDías, el consejero delegado de RLH Properties, Borja Escalada, aseguraba esta semana que un hotel como el Villa Magna tiene un gran recorrido. “Sabíamos que el lujo iba a llegar a Madrid, ya que era una de las grandes capitales europeas en las que menos hoteles de este segmento y precios elevados había”.

Fachada de The Madrid Edition.
Fachada de The Madrid Edition.

Y a ello han contribuido la llegada de las grandes cadenas internacionales a la capital, de las que no reniega, ya que “la competencia nunca es mala y va a empujar al alza las tarifas”, asegura Escalada, quien afirma que el turismo de lujo en Madrid tiene margen para seguir creciendo, y confía en la respuesta de la clientela fiel al hotel del Paseo de la Castellana, en su mayoría turistas latinoamericanos y europeos. De hecho, si alguien quiere realizar una reserva en el Villa Magna, a partir del 15 de octubre, los precios oscilan entre los 800 euros de una habitación estándar a los 2.150 euros de la suite.

Para 2022 está prevista la apertura de dos ambiciosos proyectos, gestionados por Marriott: el primer hotel W, en la plaza de Canalejas, frente al Four Seasons, y un exclusivo hotel de cinco estrellas, con 200 habitaciones y suites, de la marca Edition, ubicado en el edificio que acogía al Monte de Piedad de Madrid, en la plaza de Celenque, y adquirido por Archer Hotel Capital por 205 millones de euros, propietario también desde 2006 del Hotel Palace de Madrid.

Una de las suites del hotel Hard Rock.
Una de las suites del hotel Hard Rock.

Quien ya ha abierto sus puertas esta semana es el nuevo hotel Pestana CR7 Gran Vía Madrid, propiedad de la citada cadena hotelera portuguesa, que cuenta con otro hotel en la Plaza Mayor perteneciente a la marca Collection, y de Cristiano Ronaldo. Se trata del primer local que abren Dionisio Pestana y el jugador de la Juventus fuera de Portugal tras la apertura de los hoteles de Lisboa y Funchal. Uno de sus atractivos es la planta 9 CR7 abierta a todo el público, que acoge la oferta gastronómica e incluye un sports bar, una pizzería y una terraza con vistas 360º de la capital, y que acogerá también una piscina de inmersión.

La siguiente inauguración, prevista para el 1 de julio, será la de Hard Rock Hotel Madrid, el primero que la cadena estadounidense abre en la península (cuenta con uno en Ibiza y otro en Tenerife), un cuatro estrellas con 161 habitaciones en la calle Ronda de Atocha, a escasos metros del Museo Reina Sofía y próximo al triángulo del arte. Y para finales del próximo año abrirá el edificio Metrópolis, en la calle de Alcalá con Gran Vía, de cuya gestión se ocupa el grupo El Paraguas, que abrirá un hotel boutique, decorado por el interiorista Lázaro Rosa-Violán.

El gancho de las estrellas

Cocineros. Una de las grandes bazas de las cadenas hoteleras de lujo es su apuesta por la gastronomía. Y para ello no dudan en fichar a cocineros de renombre, a ser posible estrellas Michelin para que se ocupen de la oferta culinaria de sus clientes. Empezó Four Seasons fichando al malagueño Dani García, un triestrellado que cerró, nada más conseguir el máximo reconocimiento de la guía francesa, su restaurante en Marbella para hacer otro tipo de cocina y atender, entre otros negocios, la brasserie que ha abierto en el hotel de Canalejas en Madrid. También ha abierto otro restaurante, Leña, en el hotel Hesperia. Tambiñen Mandarin Oriental Ritz ha contratado a otra figura de la cocina, a Quique Dacosta, con tres estrellas en su restaurante en Dénia, y otras dos en el Poblet, en Valencia.

Último. Y el próximo mes de octubre llegará al hotel Rosewood Villa Magna el último tres estrellas de España: Jesús Sánchez, que logró esta distinción para El Cenador de Amós (Cantabria) en 2019.

Asentados. Quienes también tienen desde hace años sus restaurantes en hoteles son: Dabiz Muñoz, tres estrellas Michelin, en el NH Collection Eurobuilding; y Ramón Freixa, dos estrellas, en el hotel Único.

Normas
Entra en El País para participar