La gira europea de Biden: siete días para dejar atrás el ‘huracán Trump’

El mandatario estadounidense anuncia la compra de 500 millones de dosis de vacunas Pfizer para donar a más de 90 países de ingresos medios

Johnson y Biden conversan durante su encuentro en Cornuelles (Reino Unido), este jueves.
Johnson y Biden conversan durante su encuentro en Cornuelles (Reino Unido), este jueves. Getty Images

Si en siete días Dios creó el mundo, una semana puede bastar para construir una nueva imagen internacional de Estados Unidos, tras el huracán Trump. Así lo espera el presidente Joe Biden, que ha iniciado este jueves las actividades de su gira europea para aliviar las tensiones internacionales en temas como los aranceles del aluminio o el acero, en debate con la Unión Europea, la nueva fiscalidad societaria global, y el papel de Estados Unidos como impulsor de la vacunación mundial contra la Covid-19.

Biden ha estrenado su recorrido europeo en Cornualles con un encuentro con el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, partidario del estilo de liderazgo más aislacionista y polémico de Donald Trump.

El demócrata ha acordado trabajar con Johnson una nueva Carta del Atlántico, para reemplazar la original de 1941, que incluya asuntos concretos como combatir la amenaza de los ataques cibernéticos, la pandemia y el cambio climático. También ha abordado el peligro de sacudir el proceso de paz norirlandés a raíz del Brexit, aunque la Casa Blanca aseguró que no se hizo con un tono de adversario hacia Johnson.

Revolución fiscal

En la cumbre del G7 que se celebrará este viernes y sábado en el Reino Unido, el foco estará en la reforma fiscal global acordada por los ministros de Finanzas de las siete economías más grandes del mundo, que proponen establecer un impuesto internacional mínimo del 15% sobre las multinacionales, y cuyo planteamiento se espera que sea respaldado por los líderes en la reunión.

Así lo explica Juan Carlos Martínez, profesor de Entorno Económico del IE. “Es un asunto clave para el desarrollo de una fiscalidad más acorde al siglo XXI, que es algo que venían reclamando insistentemente los países europeos”, comenta.

Para Martínez, en cambio, la disputa trasatlántica de los aranceles sobre el acero y el aluminio abierta por Trump, no tendrá mucho fruto durante la cumbre Unión Europea- Estados Unidos del martes. “No está muy maduro aún; sería un gesto muy positivo de la Administración Biden, pero es pronto para pensar en que se levantarán las tasas”.

Romper el hielo

Biden ha hecho hueco para entrevistarse con el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, el próximo lunes en el marco de la cumbre de la OTAN.

Esta será la primera conversación entre ambos mandatarios, tras casi seis meses de la entrada de Biden en la Casa Blanca. Un silencio que se ha resentido en especial tras la crisis migratoria en Ceuta del mes pasado, sobre la que EE UU no se pronunció.

Un chico marroquí es auxiliado por el ejército español al llegar a El Tarajal, en mayo.
Un chico marroquí es auxiliado por el ejército español al llegar a El Tarajal, en mayo. REUTERS

De hecho, preguntado sobre la posición de la Administración Biden con respecto a Marruecos y el Sáhara Occidental, el portavoz del secretario de EE UU, Ned Price, ha señalado este jueves que habrá muy poca continuidad con respecto a las políticas de Trump, quien reconoció en diciembre del año pasado la soberanía de Rabat sobre la antigua colonia española.

Lucha contra el Covid-19

Desde su toma de posesión en enero, Biden se comprometió a estar a la cabeza de la campaña de vacunación mundial contra el Covid-19, una pandemia desestimada por Donald Trump, que se ha cobrado la vida de más de tres millones de personas en todo el mundo.

Tras el avance exitoso de la vacunación de la población estadounidense (cuenta con un 42,8% con la pauta completa), Biden utilizará la gira europea como escenario para impulsar una campaña de vacunación global. EE UU ha avanzado que comprará a Pfizer 500 millones de dosis para donar a 92 países de ingresos medios y a la Unión Africana (UA), a través del mecanismo Covax, promovido por la Organización Mundial de la Salud.

Biden junto al CEO de Pfizer, Albert Bourla, este jueves.
Biden junto al CEO de Pfizer, Albert Bourla, este jueves. Getty

La iniciativa fue secundada por Johnson, quien llamó a los miembros del G-7 a donar un millón de vacunas y asumir así la responsabilidad de vacunar al mundo y frenar la pandemia.

Cumbre Biden-Putin

El encuentro más espinoso se ha reservado para el último día de Biden en Europa. El 16 de junio, el mandatario estadounidense se reunirá en Ginebra (Suiza) con su homólogo ruso, Vladimir Putin, para abordar algunos de los frentes abiertos entre ambos países, como el conflicto en Ucrania y las injerencias del país eslavo en los últimos comicios estadounidenses.

Una nueva Guerra Fría

Biden posa en Cornualles, este jueves.
Biden posa en Cornualles, este jueves. Getty Images

Aunque Rusia es el adversario eterno de EE UU, China es su obsesión. Y con el enfriamiento entre Washington y Moscú, Biden se acerca a su objetivo de “reavivar la alianza de las democracias occidentales”, para hacer frente a Pekín en la carrera por el liderazgo mundial.

En su gira europea, según Juan Carlos Martínez, Biden buscará ganarse el favor de los países de la UE y del Reino Unido en su estrategia de contención del crecimiento del país asiático en el ámbito tecnológico, y para limitar también su influencia en países en desarrollo.

El demócrata espera que el bloque occidental esté encarnado por el G7, que reúne más del 40% de la riqueza mundial, y que entre los primeros movimientos del conjunto para cuestionar el liderazgo de China se insista en realizar una investigación para esclarecer el origen del coronavirus.

Normas
Entra en El País para participar