Tecnología

El brote de Covid en Taiwán llega a las empresas de chips

La situación podría agravar la actual escasez global de semiconductores

El brote de Covid en Taiwán llega a las empresas de chips

La propagación del brote de Covid-19 en Taiwán a las fábricas de chips del país amenaza con retrasar los envíos de semiconductores, según han indicado algunas empresas y analistas al FT, lo que podría agravar de forma importante la situación actual de escasez global de chips, que atenaza a múltiples industrias como la del automóvil y la electrónica de consumo.

King Yuan Electronics (KYEC) ha confirmado que 238 empleados de un total de 7.300 han sido infectados por el coronavirus, la mayoría trabajadores extranjeros. La compañía aseguró que espera que esta situación les lleve a reducir su capacidad de producción e ingresos en junio entre un 30% y un 35%, según informa el citado periódico.

El mismo brote habría infectado a trabajadores de la empaquetadora de chips Greatek, al productor de equipos de telecomunicaciones Accton y Foxsemicon, un fabricante de semiconductores afiliado al proveedor de Apple, Foxconn.

Durante el pasado fin de semana KYEC cerró sus principales plantas en el condado de Miaoli durante el fin de semana. El Gobierno taiwanés puso a los 2.000 trabajadores extranjeros de la compañía en cuarentena de 14 días y la compañía ha recurrido a trabajadores locales temporales para que sus líneas de producción volvieran a funcionar. La firma ha reanudado sus operaciones, pero con volúmenes de producción más bajos de lo normal, según Bloomberg.

“Una vez que los trabajadores migrantes regresen a las líneas de producción en dos semanas, la empresa acelerará la producción para compensar la pérdida”, dijo un portavoz de la compañía.

El brote de Taiwán destaca la amenaza que representa la dependencia de la cadena de suministro de tecnología global en un pequeño número de actores clave. La industria de fabricación de chips de Taiwán es un proveedor crucial y un posible punto de estrangulamiento para empresas de una amplia gama de sectores, desde la electrónica de consumo hasta las granjas de servidores y la industria automotriz.

Taiwán reportó 214 nuevos casos de Covid-19 el martes. El país ha registrado más de 11.0000 vasos y 260 muertes desde el inicio de la pandemia. Además de KYEC, Foxsemicon también ha cerrado una fábrica durante dos días para su desinfección y todas las empresas están realizando pruebas a toda su plantilla para atajar el problema.

Olaf Schatteman, experto en cadena de suministro de la consultora Bain, señaló al FT que “el mercado de suministro ya está bajo una enorme presión. Ya tenemos un plazo de entrega de cuatro meses desde el pedido hasta la entrega de los chips de Taiwán, por lo que cualquier reducción adicional en la capacidad de suministro va a exacerbar la escasez tal como está”.

King Yuan es una de las empresas de pruebas y embalaje de chips más grandes del mundo. Trabaja para gigantes de esta industria como MediaTek, que vende semiconductores para teléfonos inteligentes y televisores, entre otros dispositivos, o para TSMC, el mayor proveedor del mundo de semiconductores, con el 56% de cuota de mercado de fabricación de chips. Esta compañía trabaja a su vez para empresas como Apple y Qualcomm, quienes diseñan sus propios chips. Las acciones de KYEC cayeron alrededor de un 5% la semana pasada después de que se informó del brote.

“Mi conjetura es que afectará principalmente a las empresas de diseño de chips más pequeñas, ya que se dará prioridad a los grandes clientes”, dijo el analista de chips de Bernstein Mark Li, que agregó que MediaTek había reiterado su objetivo de ingresos para el segundo trimestre a pesar de los problemas en KYEC.

El riesgo de que este brote interrumpa la producción en el resto de la cadena de suministro de chips se considera mucho menor porque esas etapas es mucho menos intensiva en mano de obra, lo cual permite a empresas como MediaTek y TSMC ejecutar su actividad con distanciamiento social. Pero los analistas dijeron que no está claro si las medida que están tomando las autoridades sanitarias de Taiwán para combatir el brote eran suficientes para detener la propagación en las fábricas de electrónica.

El pasado febrero, el ministro de sanidad de Taiwán se enfrentó a China por las vacunas para el Covid-19, según informó entonces Bloomberg. Este criticó que el gobierno chino había presionado políticamente para evitar que comprasen 5 millones de dosis de vacunas de Pfizer directamente de Alemania para hacerlo a través de una empresa china. Un hecho que, según algunas voces, podría haber desencadenado en la situación actual, pues en mayo apenas el 1% de la población de Taiwán estaba vacunada, lo que incrementa el riesgo de crisis sanitaria y de que pueda impactar en la industria de chips, dada la posición de dominio de Taiwán en este negocio, lo que ha llevado a Estados Unidos y China a explorar formas de impulsar su propia producción nacional.

Normas
Entra en El País para participar