Todos los caminos hacia una fusión de Credit Suisse conducen a UBS

Es una oportunidad para JP Morgan, Goldman Sachs o Morgan Stanley, pero su rival suizo podría reconsiderarlo

Logos de Credit Suisse y UBS en Basilea (Suiza).
Logos de Credit Suisse y UBS en Basilea (Suiza). reuters

El nuevo presidente de Credit Suisse, António Horta-Osório, está muy ocupado como para pensar en fusiones. Pero su caída en Bolsa sugiere que una adquisición no está descartada. Todos los caminos conducen a UBS.

El primer trabajo de Horta-Osório es averiguar por qué el banco sigue resbalando en pieles de plátano, como la quiebra de Archegos y Greensill. También está la cuestión a largo plazo de si puede prosperar como actor independiente. Con su valoración, de solo el 60% de su valor contable tangible, la mitad del múltiplo de los activos menos los pasivos de UBS, los inversores están diciendo que no logrará ganar su probable coste de capital, del 10%, durante años. Su banco privado, muy rentable y cada vez más centrado en Asia, está siendo eclipsado por la matriz.

Es una oportunidad para JP Morgan, Goldman Sachs o Morgan Stanley, que buscan reforzarse en áreas generadoras de comisiones y de bajo capital, como la gestión de patrimonios. Y con un múltiplo contable tangible medio en 2021 de 2 veces, sus acciones son una potente moneda de compra. HSBC cotiza a solo el 80% de su cartera, pero una operación aceleraría su impulso en Asia. Dicho esto, el banco de inversión de Credit Suisse parece poco convincente.

Pero el mayor obstáculo para los pretendientes extranjeros puede ser UBS. Su presidente, Axel Weber, pidió el año pasado a consultores de gestión que estudiaran una fusión. La perspectiva de una compra foránea seguramente obligaría a su consejo a reconsiderarlo. Los legisladores suizos podrían preferir un Banco de Crédito de Suiza a la alternativa, y disgregar la unidad minorista local podría apaciguar a los reguladores nacionales.

Solo con reducir el 5% de los costes combinados de la gestión de patrimonios y la banca de inversión, obtendrían 1.300 millones de euros, o 1.000 millones después de impuestos. Eso daría un valor de 10.000 millones para los accionistas, suficiente para cubrir una prima del 46% para los inversores de Credit Suisse. Si Horta-Osório decide hacer realidad su fantasía de fusiones, el pretendiente obvio está al otro lado de Paradeplatz, en la propia Zúrich.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías