CDP, el fondo soberano italiano, se vuelve un poco más promercado

El nuevo jefe, Dario Scannapieco, tiene un perfil menos intervencionista que Fabrizio Palermo

Dario Scannapieco, nuevo jefe de CDP, fondo soberano italiano.
Dario Scannapieco, nuevo jefe de CDP, fondo soberano italiano.

El fondo soberano de Italia se está volviendo un poco más promercado. Con Fabrizio Palermo, la Cassa Depositi e Prestiti (CDP) acaparó importantes participaciones en empresas privadas. La decisión de Draghi de sustituirlo por Dario Scannapieco apunta a una recalibración que los inversores agradecerán.

En un país en el que los Gobiernos van y vienen, los cambios en la gestión de grupos respaldados por el Estado como CDP nunca son sencillos. La institución tendrá su tercer jefe en seis años. Roma suele elegir a profesionales de las finanzas, pero el balance del grupo hace que sea uno de los nombramientos con mayor carga política del país.

Palermo, exbanquero de Morgan Stanley y exconsultor de McKinsey que asumió el cargo en 2018, ha adoptado un enfoque históricamente más potente para el papel. Si bien se adhirió al negocio principal del grupo de financiar escuelas y similares, se hizo más visible en las finanzas corporativas italianas. Ha creado una participación en el proveedor de pagos electrónicos Nexi y se ha convertido en el principal accionista de Euronext tras intermediar en su adquisición de Borsa Italiana a LSE.

CDP nunca fue un títere, pero con Palermo no rehuyó situaciones complicadas, como el intento del Estado de engatusar a los Benetton para que vendieran el contrato de Autostrade, o de crear un único proveedor de banda ancha. Era una época más intervencionista. El primer ministro que lo nombró, Giuseppe Conte, lideró dos coaliciones respaldadas por el Movimiento 5 Estrellas. El papel cada vez más importante del CDP suscitó la preocupación de que pudiera desplazar al (o crear conflictos con el) capital privado.

El cambio de guardia es un paso atrás. Draghi tiene el respaldo de una amplia coalición y se ha comprometido a que Italia sea más proempresa. Scannapieco tiene más experiencia en promover la inversión que en hacer operaciones. Trabajó en el BEI, el brazo crediticio de la UE. Antes, fue director general en el Ministerio de Economía, donde sus funciones incluían las privatizaciones y supervisar las empresas estatales. Puede presagiar un CDP más simple, aunque menos emocionante.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías