El plan de Biden espolea el sueño americano de las empresas españolas

EE UU destinará 2,3 billones de dólares a renovar sus infraestructuras

Joe Biden
Joe Biden, presidente de Estados Unidos.

Las principales empresas españolas se preparan para sacar la mayor tajada posible del plan Biden. Nada más y nada menos que 2,3 billones de dólares destinados, entre otras cosas, a infraestructuras de transporte, distribución y calidad del agua y energías renovables.

Este programa coincide con dos hechos que las colocan en una situación privilegiada: son líderes a escala internacional en estos sectores y todas ellas están presentes ya de una forma u otra en el mercado norteamericano.

Es el caso, por ejemplo, de Aqualia. Eva Arnaiz, su directora en EE UU, cree que este plan (dotado con 111.000 millones en el área del agua) va a suponer “el empujón definitivo” para su implantación en esta zona.

“Valor, experiencia y avances tecnológicos” son las tres fortalezas que aportarán a los contratos en los que están interesados. Florida, Texas, California y el nordeste del país son los lugares preferidos. La colaboración público-privada es la forma elegida para optar a las concesiones.

Transporte, agua, obra civil y energía renovable centran el mayor interés

Desde Ferrovial, para la que EE UU es el principal país por volumen de ventas y lo considera como clave en su desarrollo, aseguran que van a seguir explorando oportunidades en agua, modernización de puentes, autopistas y otro tipo de vías, infraestructuras ferroviarias y mejora en aeropuertos. A este capítulo van destinados 620.000 millones.

Sacyr y OHL son otras dos sociedades que consideran estratégico este país. La primera está interesada en infraestructuras del transporte, sociales y de energía verde. La segunda, que cuenta con una amplia experiencia en carreteras y ferrocarril, está elaborando estrategias para explorar nuevos sectores.

Crecer y crecer

La consigna de ACS se conjuga con un solo verbo, crecer. Es el objetivo del mayor contratista de obra en EE UU. El plan Biden es una ocasión histórica. Lo tendrá que afrontar en paralelo a la ejecución de un total de proyectos ya concedidos que ascienden a casi 30.000 millones de euros. Estos se ubican en ambas costas. El desafío ahora es optar a contratos en otras regiones.

Aqualia espera dar el salto definitivo. Para Sacyr y OHL es clave. Acciona optará a todo

Otra que quiere utilizar este programa para crecer en los Estados Unidos es Terratest, líder en cimentaciones especiales, túneles y mejoras del terreno. Acaba de comprar su segunda compañía norteamericana. Con ambas quiere ampliar su radio de acción y de influencia.

En FCC están interesados en todos los proyectos de infraestructura de transporte y relacionados con el ciclo del agua, además de edificación pública. Su estrategia es establecer alianzas y consorcios con empresas locales e internacionales con presencia en suelo estadounidense. Una de ellas es la que ha establecido con Acciona para optar a las obras de ampliación del tren ligero de Silicon Valley, en California.

Sol y viento

La firma que preside José Manuel Entrecanales cuenta con la ventaja de poder presentarse a todo tipo de proyectos. Desde los que tienen que ver con obra civil, pasando por el agua y terminando en energía renovable. Se inclina principalmente por el modelo concesional con una especial atención a la colaboración pública-privada.

En el campo de la energía verde tiene en la actualidad proyectos de plantas fotovoltaicas en siete estados con 3.000 MW y 1.000 MW de almacenamiento en baterías. Está previsto que ocho de ellos entren en funcionamiento en 2023. Acciona añade a estos diez parques eólicos en EE UU, con una capacidad instalada de 1.064 MW, una planta solar termoeléctrica.

Naturgy, por su parte, ha dado un paso importante en su apuesta por las energías renovables en el mercado estadounidense con la compra de la compañía Hamel Renewables, una plataforma de desarrollo de energía solar y almacenamiento. Es su primera inversión de este tipo para instalarse en este país.

ACS e Iberdrola aspiran a seguir siendo líderes. Ferrovial lo cree estratégico

Para el presidente de Naturgy, Francisco Reynés, “esta operación es un paso significativo para avanzar en nuestros objetivos estratégicos”. La empresa recién adquirida dispone de una cartera de proyectos solares de 8 GW junto con 4,6 GW de proyectos de almacenamiento de energía ubicados en nueve estados.

Cierra este capítulo Iberdrola. Convertida ya en una de las primeras empresas energéticas del país, tiene presencia en 24 estados, aspira a competir por los contratos relacionados con energía fotovoltaica, eólica y eólica marina. Sin olvidar que igualmente puede optar a la renovación de las redes eléctricas, a las que Biden destinará 100.000 millones de dólares.

Gran impulso al coche eléctrico

Tesla
Fábrica de baterías que construye Tesla al este de Berlín. Getty Images

Contundente. Biden destinará 174.000 millones de dólares de su plan a desarrollar la movilidad eléctrica: red de cargadores, fábricas de baterías e impulso del coche eléctrico.

Grupo Premo. Eze­quiel Navarro, consejero delegado, asegura que “EE UU se está volviendo interesante con Biden”. Su compañía tiene ya proyectos ganados por 50 millones de dólares y dos centros de trabajo, en California y Detroit. Si todo esto se consolida, su interés se centra en la construcción de una fábrica en 2024.

Grupo Antolin. Fuentes de la empresa afirman que su objetivo es “trabajar con nuestros clientes estadounidenses en el desarrollo del interior de esos futuros vehículos”.

Ficosa. Su consejero delegado, Javier Pujol, sostiene que ya “estamos trabajando en el desarrollo de sistemas de gestión de batería y de carga de vehículos eléctricos” para un mercado que representa el 23% de su negocio.

Gestamp. Desde esta empresa han mostrado su interés en colaborar en un plan que “estamos siguiendo de cerca” y en el que quieren participar y colaborar.

Normas
Entra en El País para participar