Las multinacionales, embajadas de los derechos humanos en materia LGBTI

La ONU se apoya en las empresas para promover cambios sociales y legislativos en esta materia

La torre de BBVA en Ciudad de México se ilumina con motivo del Orgullo LGBT.
La torre de BBVA en Ciudad de México se ilumina con motivo del Orgullo LGBT.

Hay 68 países en el mundo actualmente que criminalizan la homosexualidad, según la asociación ILGA-Europe. El respeto hacia las personas de esta comunidad varía mucho de un país a otro y la Oficina de Derechos Humanos (DD HH) de las Naciones Unidas (ONU) ha pedido a las multinacionales que contribuyan a impulsarlo en las regiones en las que operan, a través de unos principios de conducta empresarial.

Una petición que va en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que recogen la igualdad de género (5º), la reducción de desigualdad (10º) y el trabajo decente (8º), recuerda el director de proyectos y Agenda 2030 de la Red Española del Pacto Mundial, Javier Molero. Entre las recomendaciones, además de la no discriminación, destaca la ratificación de acuerdos internacionales que promuevan prácticas de tolerancia. “La adhesión a estos compromisos no obliga a nada, pero es una declaración de intenciones”, reconoce la jefa de área de la oficina de DD HH del Ministerio de Asuntos Exterior, Marta Méndez.

En España, más de 100 empresas se han asociado a la Red Empresarial por la Diversidad e Inclusión LGBTI (REDI) para buscar la forma de avanzar en esta materia. “Lo que ocurre en el interior de una empresa educa a la sociedad. Las compañías ponen las semillas para que la sociedad cambie”, expone el co director general de REDI, Óscar Muñoz. La ONU reconoce tres modelos de empresas en función de su actitud en los países en los que opera: el enfoque donde fueres, haz lo que vieres, cuando las corporaciones se limitan a aplicar las normas locales; el enfoque embajada, cuando estas crean un espacio seguro dentro de sus instalaciones para empleados y proveedores, si bien fuera de las mismas no están necesariamente protegidos; y el enfoque de promoción, cuando se trata de influir en las leyes locales en materia LGBTI.

En esta línea, Microsoft cuenta con una herramienta que categoriza el contexto político, social y legislativo de los países para decidir qué enfoque adoptan en cada uno. “No se puede hacer de la misma manera en todos, pero hay que saber por qué. Un país tiene determinada legislación, pero su sociedad puede estar más abierta al cambio”, justifica el director jurídico de Microsoft Ibérica, Asier Crespo. Por eso, además de las normas, la aplicación tiene en cuenta cuáles son los principales grupos de presión en cada sentido, qué iniciativas hay en marcha y cuál es la apertura al cambio a nivel social.

Por su parte, Baker & McKenzie cuenta con la iniciativa One Point, embajadores designados a los que cualquier empleado puede acudir para denunciar prácticas discriminatorias. “Están en las oficinas de todos los países, pero no tienes por qué dirigirte a la tuya. Si tienes miedo de que se sepa o de cualquier otra cosa, puedes dirigirte a la de cualquier región”, comenta la socia del despacho Ester Navas.

Además de la capacidad de influencia, las multinacionales tienen una responsabilidad con las sociedades en las que operan, considera el responsable de cultura y talento de BBVA, José Antonio Gallego. Para el directivo, dar visibilidad y normalizar este colectivo es una de las labores más importantes. “Creo que hablar de activismo sería un poco pretencioso porque los avances los consiguen las personas que se comprometen con una causa. Adoptamos la postura de embajada, por supuesto, pero sobre todo, somos un altavoz de nuestra comunidad, de lo que nos piden clientes y empleados”, concluye.

Pero no es solo una cuestión de defensa de los DD HH, sino que “es fundamental para la competitividad. La diversidad es una palanca”, considera la presidenta de CEOE Internacional, Marta Blanco. Además, según el informe Open for Business 2020, las ciudades más inclusivas son también son también más resilientes frente a las crisis, atrayendo más capital e innovación.

Normas
Entra en El País para participar