Indra y grandes eléctricas capitalizarán las ayudas en España

También las generadoras de energía solar y fabricantes como CIE y Gestamp

Indra y grandes eléctricas capitalizarán las ayudas en España

Los fondos solicitados por España del plan de recuperación europeo se basan en tres ejes. El primero es el de transición ecológica, con el apoyo a la reducción de la contaminación y la producción de energías limpias, beneficiando a sectores como el de las energías renovables, el coche eléctrico y el reciclaje. Antonio Aspas, socio y gestor de la firma Buy & Hold, considera que “en la Bolsa española, empresas como Siemens Gamesa o Acciona y también CIE o Gestamp se pueden ver beneficiadas”, dentro de este primer bloque.

El segundo eje es de la digitalización de la economía, que beneficia a los sectores de nuevas tecnologías, telecomunicaciones y consultoría tecnológica. Es decir, beneficiará a empresas como Indra o Telefónica.

Por último, estaría el eje de modernización del proceso productivo y mejora de la calidad, donde se podrían ver beneficiadas tanto empresas de formación como las industriales e incluso las relacionadas con el turismo. “En este ámbito podríamos ver un impacto positivo sobre empresas industriales como Acerinox, Vidrala o Viscofan”, apunta Aspas.

Para Juan Barriobero, veterano gestor de carteras en la gestora alemana DWS, la transición verde y el camino hacia las emisiones netas cero “requerirá una importante aceleración del crecimiento de las renovables, la electrificación y la eficiencia energética”.

A su juicio, las grandes compañías eléctricas, como Endesa o Iberdrola están en una posición fuerte para beneficiarse de estas tendencias seculares. “Algunas de ellas han pasado la última década reestructurando sus modelos de negocio. El entorno de bajos tipos de interés parece también muy favorable a este crecimiento estructural impulsado por la inversión”, explica.

La mayoría de gestores de fondos considera que las compañías eléctricas, incluso aquellas petroleras que sepan reconvertirse, pueden tener un buen comportamiento en los próximos años. Javier Galán, de Renta 4, subraya el potencial que tienen (además de Iberdrola o Endesa), empresas como Red Eléctrica, que será el proveedor de infraestructura de conducción eléctrica para todos los nuevos parques solares y eólicos que se van a instalar en España. O la firma de ingeniería Acciona, especializada en el desarrollo, construcción, operación y mantenimiento de activos renovables.

En el caso de Siemens Gamesa, se trata de uno de los líderes mundiales en la fabricación de generadores eólicos, con más de 40 años de trayectoria, y con una facturación que roza los 10.000 millones de euros.

También sigue habiendo un fuerte interés por parte de los inversores en las compañías de plantas solares que han debutado en el parqué madrileño en los últimos años, como Solarpack o Solaria. Esta última vivió una revalorización exponencial en 2020, cuando llegó a triplicar su valor, aunque en lo que va de año ha moderado mucho las ganancias.

En cuanto a otros sectores, Barriobero, de DWS, identifica algunas empresas dentro del consumo cíclico, como los proveedores de automóviles, que deberían beneficiarse de un proceso de electrificación gradual hacia los vehículos eléctricos. Es el caso de CIE Automotive o Gestamp, que fabrican componentes para las grandes marcas de coches y que verán cómo crecen sus ventas si hay una fuerte demanda de coches eléctricos e híbridos.

Por su parte, el transporte público también se enfrenta a un importante reto de reducción de las emisiones de Co2. “Las compañías cotizadas españolas pertenecientes al sector ferroviario pueden ayudar, dado que ya ofrecen productos competitivos y están investigando soluciones alimentadas por hidrógeno”, apunta Barriobero. En este sector, los dos grandes referentes cotizados son Caf y Talgo.

Por último, los productores de materiales y en concreto de acero inoxidable, deberían ver incrementada su demanda impulsada por los equipos de energías renovables, especialmente los parques solares. En este ámbito Acerinox y Arcelor Mittal podrían sacar provecho.

En cuanto a los planes para favorecer la digitalización de la España vaciada, pueden beneficiar a Cellnex, el gran operador europeo de redes de telefonía.

Normas
Entra en El País para participar