Vendidos más de 1.300 millones de dólares en arte esta semana en Nueva York

Un Picasso alcanzó los 103 millones de dólares, pero los nombres desconocidos superaron todas las expectativas

El quinto Picasso más caro de la historia, vendido por 103 millones de dólares.
El quinto Picasso más caro de la historia, vendido por 103 millones de dólares. CHRISTIE'S

El cambio está en el ambiente. El mercado de las subastas, que durante mucho tiempo ha estado dominado por obras realizadas por hombres blancos, está demostrando cierta diversidad. Y no solo en lo que se ofrece, sino también en lo que la gente está dispuesta a pagar.

"El titular de esta semana es la diversidad en todos los sentidos", comenta Bonnie Brennan, presidenta de Christie's América. "No está solo en los artistas, sino también en el medio, el estilo y en el precio de las obras". De acuerdo, continúa, hubo buenos resultados para los nombres más consolidados, "pero los momentos más mágicos de esta semana han girado en torno a los artistas más nuevos y emergentes".

Durante la semana de subastas de mayo en Nueva York, varias de las obras de más de 15 millones de dólares se vendieron en unas pocas pujas, mientras que docenas de personas compitieron por piezas de nombres menos conocidos y con un precio menor. "Hubo varios lotes del martes y también de la noche [del jueves] en los que hubo decenas de pujas telefónicas", ilustra Brennan.

El entusiasmo del martes por la noche en Christie's fue especialmente intenso por las obras de Jordan Casteel (1989), Nina Chanel Abney (1982) y Rashid Johnson (1977), cuya obra Anxious Red Painting December 18th, realizada el año pasado, provocó "una avalancha de pujas telefónicas en nuestra sala de subastas", ejemplifica Brennan. Se vendió, con prima, por 1,95 millones de dólares, superando una estimación máxima de 300.000 dólares.

La noche siguiente, en Sotheby's, se produjo una energía similar. Hubo una guerra de ofertas de siete minutos de duración por la interpretación de Robert Colescott de 1975 del Washington Crossing the Delaware de Emanuel Leutze, titulada George Washington Carver Crossing the Delaware: Página de un libro de texto de historia americana. Finalmente se vendió al Lucas Museum of Narrative Art por 15,3 millones de dólares, superando una estimación de 12 millones. Y una obra de Salman Toor, cuya exposición individual en el Museo Whitney de Arte Moderno a principios de este año fue una visita obligada, se vendió por 867.000 dólares, muy por encima de su estimación en 80.000 dólares.

Solo el jueves por la noche, en Christie's, hubo una competencia prolongada por una obra de uno de los nombres habituales: la puja por Femme Assise Près d'une Fenêtre (Marie-Thérèse) de Picasso, de 1932, comenzó en unos 54 millones de dólares, y fue subiendo de forma constante, impulsada por cuatro pujadores telefónicos distintos. Finalmente, se redujo a dos coleccionistas muy decididos, que en el transcurso de 19 minutos y 27 segundos elevaron el precio final del martillo a 90 millones de dólares. Los honorarios de la casa de subastas elevaron el total a 103,4 millones de dólares, lo que convierte a la obra en el quinto Picasso más caro vendido en subasta, según la base de datos de precios de Artnet.

Pero, a pesar de toda la diversidad mencionada, la cima del mercado no ha cambiado: Picasso, Monet, Van Gogh y Warhol siguen dominando la cúspide de los precios. La única excepción es Jean-Michel Basquiat, que murió a los 27 años en 1988. Y aunque no es nuevo en el mercado ni tampoco barato, en menos de 24 horas, nada menos que 11 postores compitieron por dos de sus obras.

Normas
Entra en El País para participar