Claves para entender la crisis de los chips o semiconductores

La falta de suministro provoca paros en las plantas de producción de coches

Semiconductores coches
Getty Images.

El cambio de hábitos durante la pandemia, con una mayor demanda de aparatos electrónicos al pasar más tiempo en casa, ha causado escasez mundial de chips o semiconductores y muchas compañías se han visto obligadas a acometer paros de producción, sobre todo los fabricantes de vehículos. Estas son las claves para entender la crisis de estos componentes.

¿Qué es un semiconductor?

Es un elemento (silicio, selenio, etc.) que tiene propiedades para conducir la electricidad. Tiene muchos usos en aplicaciones industriales, sobre todo en la fabricación de chips o circuitos integrados. Tanto es así que chip y semiconductor se utilizan como sinónimos. Actualmente, todos los sectores usan chips, lo que ha incrementado su demanda ya desde antes de la pandemia. Los últimos datos de la consultora Gartner cifran los ingresos en 2020 del mercado mundial de semiconductores en 466.237 millones de dólares (unos 390.000 millones de euros), un 10,4 % más que en 2019.

¿Cómo está organizada la cadena de producción?

El suministrador del chip, por ejemplo, Qualcomm o MediaTek, lo diseña con determinadas funciones, pero no lo fabrica sino que lo encarga a otra empresa que tiene la capacidad de producirlo. Solo unas pocas son capaces de producir los más novedosos y avanzados -los de menor tamaño- y, a medida que la tecnología es más madura, la concentración disminuye.

Algunas grandes corporaciones tienen capacidad para estar en toda la cadena de producción, como Samsung; otras optan por fórmulas mixtas, como, por ejemplo, fabricar solo el procesador (que es un chip o un conjunto de chips que hacen unas funciones determinadas) y comprar el resto de terceros, como ocurre con Apple.

¿Cuáles son las empresas más potentes?

Según el ranking de la consultora Gartner, los tres primeros suministradores del mundo (Intel, Samsung y SK Hynix) controlan casi el 35% de las ventas mundiales. Entre los fabricantes, la taiwanesa TSMC ocupa la primera posición con un 58,8% del mercado por ingresos, seguida de UMS, que tiene una cuota del 7,8%.

¿Por qué hay falta de suministro?

Desde la crisis de Covid compramos más ordenadores, más consolas y renovamos los móviles. La pandemia y el trabajo desde casa han disparado la venta de dispositivos electrónicos y desajustado la demanda respecto a una oferta de chips ya condicionada por las tensiones comerciales con Asia.

¿Cómo afecta a la automoción?

Al retomar la producción de automóviles a medida que la economía se recupera, los fabricantes de semiconductores están volcados en atender a otros clientes y hay problemas para suministrar todos los pedidos a la vez. El uso de componentes electrónicos en la automoción es viejo, pero en los últimos años se ha intensificado. Según los datos de Gartner, entre 2014 y 2019 las ventas del mercado de semiconductores para automoción han crecido a un ritmo anual del 6,1%. La previsión es que continúen creciendo y en los próximos 20 años se multipliquen por cinco, hasta alcanzar los 200.000 millones de dólares en 2040, según un informe de KPMG.

¿Cuándo se producirá una normalización del suministro?

Algunas consultoras prevén una normalización del mercado a finales de este año, aunque otros expertos consideran que la situación se va a prolongar y el problema actual no se solventará hasta finales de 2022.

El director general de Anfac, José López-Tafall, destaca que aunque la situación de falta de chips es coyuntural, se está extendiendo más tiempo del esperado y las previsiones apuntan a que hasta después del verano no se retomará el ritmo normal de fabricación. “Tardará un tiempo el ajuste entre el abastecimiento y la demanda de las fábricas para la producción. Por lo que en un contexto de recuperación como el actual, se prevé que la producción registre cifras siempre inferiores a las de 2019”, subraya.

Normas
Entra en El País para participar