Volkswagen eleva previsiones anuales mientras Seat pierde 36 millones en el trimestre

El grupo alemán multiplicó por ocho sus ganancias, hasta 3.244 millones, por el efecto pandemia

Logotipo de Volkswagen en una llanta.
Logotipo de Volkswagen en una llanta. Reuters

El grupo Volkswagen registró un beneficio neto de 3.244 millones de euros en el primer trimestre, lo que supone multiplicar por siete sus ganancias en comparación con el mismo periodo del año pasado tras el aumento de las ventas por el efecto pandemia, mientras que la española Seat acumula pérdidas de 36 millones.

Según ha informado el consorcio alemán este jueves, los resultados trimestrales se han visto impulsados por la recuperación del mercado chino y una mayor demanda de vehículos electrificados. En este contexto, la compañía ha elevado sus previsiones anuales y espera un margen de rentabilidad operativa sobre las ventas entre el 5,5% y el 7 % (antes entre el 5% y el 6,5%).

La multinacional alemana ha destacado que la tendencia positiva del negocio que registró durante la segunda mitad de 2020 se mantuvo en el primer cuarto de este año, alcanzando en varios indicadores niveles superiores a la época prepandemia.

Volkswagen ha elevado así su volumen de matriculaciones y ha registrado mejoras en el mix de producto. También ha puesto en marcha un programa de reducción de costes. Hasta marzo matriculó 2,43 millones de vehículos en todo el mundo, un 21,2% más en la comparativa interanual, aunque hay que recordar que el primer trimestre de 2020 se vio más impactado por el Covid-19.

De este modo, la empresa cerró el primer trimestre con unos ingresos de 62.376 millones de euros, lo que supone un incremento del 13,3%, mientras que su beneficio operativo fue de 4.812 millones de euros, más de cinco veces que el año previo, a pesar de la crisis de los semiconductores, que ha motivado parones de producción en algunos de sus centros. Por su parte, la plantilla mundial se mantuvo estable en 662.700 personas.

El consejero delegado del grupo, Herbert Diess, ha señalado que Volkswagen ha comenzado un "curso operativo sólido" y que la empresa está comprometida con su transformación hacia una compañía de movilidad sin emisiones.

No obstante, Volkswagen ha advertido de que este año seguirá enfrentando, al igual que el resto del sector, la crisis económica derivada del Covid-19 y una mayor competencia y volatilidad en los mercados de divisas y materias primas. También se está viendo afectada por la falta de chips o semiconductores y avisa de que la situación puede empeorar en el segundo semestre.

Seat ha contabilizado unas pérdidas operativas trimestrales de 36 millones de euros, aunque las ha mejorado un 25% respecto al mismo periodo de 2020. Pese a estar en números rojos, la firma española se muestra confiada y prevé cerrar el curso en positivo.

La enseña de Martorell (Barcelona) matriculó 125.500 coches en todo el mundo hasta marzo, un 3,7% menos que un año antes, aunque su facturación subió un 11,5%, hasta 2.851 millones de euros, gracias al empuje de Cupra.

La empresa confía en que se produzca una recuperación de sus entregas a la vez que avanza el plan de vacunación contra el coronavirus y cuando se restablezca el suministro "normal" de semiconductores. "Esta mejora en las ventas se debería trasladar a un resultado financiero mejor respecto a 2020", han indicado desde Seat.

Normas
Entra en El País para participar