La Bolsa castiga a las farmacéuticas por el debate de liberar las patentes de las vacunas

Moderna, BioNtech o Novavax han llegado a registrar caídas del orden del 10% en Bolsa

Suspension patentes vacunas

El debate sobre los derechos que protegen las vacunas contra el Covid toma cuerpo tras la presión de muchos países, sobre todo emergentes. Europa y Estados Unidos están abiertos a liberar las patentes de las vacunas, una propuesta presentada inicialmente por Sudáfrica e India en la Organización Mundial del Comercio (OMC) ante la falta de dosis en numerosos mercados. El presidente de EE UU, Joe Biden, anunció ayer que apoyará la propuesta para suspender temporalmente la propiedad intelectualEn un comunicado, la Representante de Comercio Exterior de EE UU, Katherine Tai, explicó que Washington cree "firmemente" en la protección de la propiedad intelectual, pero considera necesario aumentar la producción de vacunas para acabar con la pandemia en todo el mundo. Como telón de fondo se encuentra la constatación de que hasta que no se acabe con la pandemia en todo el mundo, nadie estará a salvo.

Esta mañana se ha sumado la Comisión Europea. La presidenta, Ursula von der Leyen, ha apuntado que "la UE está lista para discutir cualquier propuesta que afronte la crisis de una forma pragmática y eficaz", indicó en una conferencia virtual en Florencia, Italia. "Por esto estamos listos a debatir cómo la propuesta estadounidense para una exención puede lograr ese objetivo. La presidenta añadió no obstante que en el corto plazo, todos los países deben permitir la exportación de antídotos y evitar "medidas que rompan las cadenas de suministro".

El gesto de Von der Leyen supone un cambio en la estrategia europea, que hasta ahora se ha resistido a abrir la reflexión sobre la liberalización de las patentes de los sueros contra el virus porque, según Bruselas, no sería una respuesta efectiva. La Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo en abril que, de 700 millones vacunas administradas en el mundo, solo el 0,2% se inyectó en ciudadanos de países emergentes. Países como Reino Unido y Suiza, que albergan sedes de potentes empresas farmacéuticas, se oponen frontalmente a este planteamiento. Argumentan que las compañías perderán incentivos para desarrollar vacunas o medicamentos en caso de futuras pandemias. Además, consideran que levantar las patentes no resolverá el problema a corto plazo de falta de suministros porque las plantas no tienen capacidad para fabricar más.

Por su parte, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, se ha mostrado este jueves "favorable" a la suspensión de patentes, mientras que el Gobierno de Alemania ha dicho estar "abierto" a discutir la posibilidad. Macron se ha referido al tema durante un acto público y ha sido tajante: "Soy favorable al levantamiento de la propiedad intelectual". El mandatario galo, que ha admitido dificultades para compartir tecnología y producir en masa, ha descrito a Europa como "el continente más generoso en materia de dosis", incidiendo en que ha enviado vacunas "a los países más frágiles". Por la parte alemana se ha pronunciado el ministro de Exteriores, Heiko Maas, que se ha mostrado "abierto" al debate "en una situación tan especial" como es la pandemia. El jefe de la diplomacia de Alemania, ha reconocido que esto puede ayudar a que las vacunas lleguen a más gente en el menor tiempo posible, según la agencia de noticias DPA.

El giro de Europa y de EE UU se produce después de días del intenso debate dentro del Gobierno estadounidense, que ha sufrido la presión de algunos grupos empresariales y gigantes farmacéuticos de EE UU. "Esta es una crisis de salud global y las circunstancias extraordinarias de la pandemia del Covid-19 exigen medidas extraordinarias", argumentó por su parte Tai.

El sector farmacéutico se opone a la suspensión temporal de patentes porque considera que podría dañar su modelo de negocio. Además, alega que no solucionará los problemas de distribución a corto plazo porque se necesitan medios y conocimientos técnicos muy específicos para producir las vacunas anticovid. Entretanto, legisladores del ala progresista del partido de Biden, el Demócrata, han presionado a la Casa Blanca para que apoyara la suspensión de patentes en la OMC.

Fuentes europeas han apuntado a Europa Press que la cuestión estará inevitablemente en la cumbre informal que reunirá este viernes y sábado a los jefes de Estado y de Gobierno de la UE en Oporto (Portugal) para discutir, entre otros, sobre la gestión de la pandemia. Existe un "amplio consenso" entre los líderes sobre la conveniencia de debatir sobre las patentes, si bien la UE enfoca su estrategia hacia otras opciones como impulsar la producción y exportaciones de vacunas a los países más vulnerables o sin recursos.

Bruselas había valorado hasta ahora que la OMC apuntara una "tercera vía" para "ampliar el acceso y facilitar la transferencia de tecnología dentro del marco de las normas multilaterales". Un mecanismo similar al que ha llevado a que Sanofi fabrique vacunas de Pfizer o el gigante indio Serum, la de AstraZeneca.

Castigo a las farmacéuticas en Bolsa

Sea cual sea el resultado, el mero hecho de plantear una exención sobre la protección de la propiedad intelectual para las vacunas del Covid-19 está castigando a las farmacéuticas en Bolsa. En Estados Unidos, el anuncio de Biden ayer fue acogido con caídas y hoy han continuado las ventas, hasta que la canciller alemana, Angela Merkel, ha anunciado que se oponía a la propuesta sobre las patentes. Los títulos de Moderna se llegeron a hundir un 10% y suman un 20%, dado que la vacuna contra el coronavirus es el único fármaco comercial de la empresa. Novavax bajó hasta el 6% y suma un 30% esta semana. Biontech, que cotiza en el Nasdaq, cayó hasta un 9%, al igual que Curevac. En Pfizer el efecto está más diluido, pero llegó a ceder cerca del 4%%, mientras Johnson & Johnson empata y AstraZeneca se llegó a dejar hasta un 1% en Londres. Caídas, todas ellas, que frenaron mucho al cierre de la sesión a uno y otro lado del Atlántico.

No ha ocurrido lo mismo en España, donde las farmacéuticas no se han recuperado de las penalizaciones. Los títulos de Reig Jofre, que trabaja con Janssen, se han desplomado un 5,7%, mientras los laboratorios farmacéuticos Rovi (asociados con Moderna) han caído un 4,7% y PharmaMar, alrededor de un 6%. La farmacéutica catalana Almirall ha retrocedido un 1,1%. En Asia, ha habido resultados mixtos. La farmacéutica Sino Biopharmaceutical perdió un 5,83%, mientras que otras compañías del sector, como CSPC Pharmaceutical Group o WuXi Biologics, reaccionaron con subidas del 1,27% y el 2,9%, respectivamente.

Propuesta inicial

India y Sudáfrica, apoyados por decenas de naciones en desarrollo, llevan desde octubre del año pasado pidiendo a la OMC que suspenda las patentes de vacunas, tests y tratamientos contra la covid-19 con el fin de que estos fármacos puedan producirse en otros países. Hasta ahora, EE UU  y otros productores de esos fármacos, como la Unión Europea (UE), el Reino Unido y Suiza, se habían opuesto.

Actualmente, los miembros de la OMC están evaluando una nueva propuesta de la India y Sudáfrica, cuyo contenido exacto no se ha desvelado, pero con la que esperan captar el apoyo de los países hasta ahora reticentes. En concreto, esa propuesta podría incluir unos límites temporales estrictos sobre el periodo en el que las patentes estarían suspendidas, explicó hoy en rueda de prensa el portavoz de la OMC Keith Rockwell.

Se espera que esa propuesta sea presentada antes de la próxima reunión del Consejo General de la OMC, el próximo mes de junio.

Normas
Entra en El País para participar