España roza otra recesión al caer un 0,5% entre enero y marzo tras un trimestre plano

Las familias han recortado el consumo un 0,5%

El Gobierno mantiene que la economía crecerá un 6,5% en 2021

Imagen de locales de hostelería de Durango (Vizcaya).rn rn
Imagen de locales de hostelería de Durango (Vizcaya). Europa Press

España roza su segunda recesión en poco más de un año a cuenta de la pandemia y de sus efectos en el consumo, algo que se ha manifestado en la caída del 0,5% del PIB durante el primer trimestre de 2021, según el avance publicado este viernes por el INE. Después de cerrar el último trimestre de 2020 con la economía estancada (un crecimiento plano de poco más del 0,01%), una revisión a la baja de este dato o una nueva caída entre abril y junio de este año dejaría a España en recesión técnica (dos trimestres seguidos en contracción). Las pocas cifras positivas llegan del sector empresarial, que ha recompuesto balances y mantenido el tímido pulso inversor.

La economía española ha sido la más castigada de su entorno por la pandemia debido a la virulencia del Covid y a la dependencia económica del turismo y el comercio, dos sectores de actividad restringida e intensivos en empleo y, por tanto, con mucho peso en la demanda agregada. En términos interanuales, el PIB está ahora un 4,3% por debajo del nivel de marzo de 2020, que a su vez estaba ya muy lastrado por la incipiente pandemia: aquel trimestre la economía se desplomó un 5,4% con solo dos semanas bajo la alarma.

El INE, en todo caso, ha vuelto a alertar de la volatilidad de los datos en esta etapa de restricciones, ERTE y toques de queda, que puede llevar a revisiones significativas de las cifras. “La mayoría de los indicadores estadísticos coyunturales ofrecen a día de hoy resultados hasta el segundo mes del trimestre (febrero)”, datos que se han complementado con otros indicadores para ofrecer el conjunto del periodo.

En este arranque de 2021, además del impacto de una virulenta tercera ola de la pandemia, se ha sumado el efecto de la tormenta Filomena. El dato de ventas al por menor, publicado separadamente por el INE también este viernes, arrojó un desplome anual del 10,9% y del 9,6% en enero y febrero para dar paso a un alza del 18,1% en marzo.

Desde que empezó la pandemia, España solo ha crecido un trimestre, el del verano del año pasado, cuando la recuperación de la actividad y la movilidad elevó más del 17% la producción. Al 5,4% del arranque de 2020, donde ya se notó, aunque solo parcialmente, el impacto de la pandemia, se suma la fortísima caída del 17,8% registrada entre abril y junio de 2020 (cuando se decretó el confinamiento y la paralización de la actividad no esencial) y el estancamiento de finales de año. Fue en ese periodo cuando se registró la última recesión oficial.

Pese a esta caída, el Gobierno mantiene que la economía crecerá un 6,5% en el conjunto del ejercicio ya que la cesión del 0,5% “no compromete” la proyección general, explicó la ministra de Hacienda y portavoz, María Jesús Montero. El Consejo General de Economistas, por su parte, tampoco cambia su planteamiento y mantiene su previsión de crecimiento en el 5,6% para 2021 y en el 5,4% para 2022 debido a la contención de la cuarta ola, el mayor ritmo de vacunación y la recuperación de la movilidad de cara al verano. La Cámara de Comercio de España prevé que el PIB crezca a dos dígitos en el segundo trimestre y más de un 5% en 2021 mientras que la CEOE estima que el descenso supone “un retroceso en el proceso de recuperación” y evidencia las dificultades para volver a la normalidad en términos de actividad, demanda y empleo mientras perdure la pandemia y permanezcan las restricciones.

Contención de los hogares

La nueva recaída también ha dejado malas señales de las preferencias de hogares, al menos con los datos preliminares. Las familias, que aumentaron el consumo a finales de 2020, han recortado un 0,5% sus gastos en este 2021. En paralelo, la inversión ha caído un 2,2% debido fundamentalmente al recorte de la inversión en vivienda (-5,2% trimestral). El sector empresarial ha mantenido el pulso mejor que los hogares: la inversión en maquinaria y bienes de equipo ha mantenido el crecimiento en el 0,9%.

El sector exterior, mientras, ha presentado peores cifras que a cierre de 2020, pero en el trimestre ha mitigado el parón económico: aunque las exportaciones han caído el 0,1% trimestral, las importaciones (en línea con el descenso de la demanda) han caído más (un -1,3%).

En el descenso del consumo pesan varios factores, desde las restricciones a la actividad hasta las perspectivas y los ingresos de los hogares, pasando por la tormenta Filomena, que paralizó Madrid y parte de la zona centro durante la primera mitad de enero. Los hogares, en todo, caso, han consumido menos porque han ingresado menos. Los salarios percibidos por los trabajadores bajan un 3% interanual, frente al 4% de la caída del consumo.

También en términos interanuales, los puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo arrojan una pérdida de 343.000 empleos, una caída del 1,9%, teniendo en cuenta las horas trabajadas y la duración de la jornada media. Son estas variables las que ayudan a medir con cierta precisión el impacto de los ERTE o las suspensiones de actividad: las horas trabajadas han caído un 3,6% sobre el primer trimestre del año anterior y un 2% sobre el último trimestre de 2020.

Normas
Entra en El País para participar