Mercados

Repsol sopesa elegir primero un socio para su área de renovables y después sacarla a Bolsa

La compañía busca una fórmula que permita reducir el coste de capital

Josu Jon Imaz, consejero delegado de Repsol.
Josu Jon Imaz, consejero delegado de Repsol.

Repsol abre una nueva vía en su negocio de renovables. Si hasta ahora la compañía planteaba dos opciones, o bien la entrada de un nuevo socio o su salida a Bolsa, ahora está barajando la posibilidad de combinar ambas operaciones. Según explicó ayer el consejero delegado de la energética, Josu Jon Imaz, durante la conferencia con analistas para presentar los resultados del primer trimestre del año, Repsol quiere buscar un vehículo que permita reducir costes de capital e impulsar el crecimiento de su negocio de renovables.

En este sentido, no descartó dar entrada a un socio en primer lugar para posteriormente preparar conjuntamente una salida a Bolsa en el medio plazo. “Podríamos tener un socio que de alguna manera nos ayude a construir este vehículo que suponga un menor coste de capital y después preparar juntos la OPV”, explicó Imaz.

Las palabras de Imaz están en línea con lo avanzado la semana pasada por CincoDías, donde se recogía que la banca ha recomendado a Repsol posponer la posible salida a Bolsa. La hoja de ruta planteada pasa por vender este año una participación minoritaria a un fondo y postergar dos años su debut bursátil. En todo caso, Imaz aseguró que la compañía todavía tiene 13 meses hasta tomar una decisión final y que en ningún caso el objetivo del grupo pasa por desinvertir en este negocio de renovables, sino por impulsarlo.

Por otro lado, el ejecutivo de Repsol enfrió la posible venta de una participación minoritaria en su negocio de clientes debido a la dificultad para cerrar una operación que permita mejorar su crecimiento. “Siempre estamos monitoreando el mercado para buscar oportunidades inorgánicas que puedan ser beneficiosas para nuestros accionistas. Tenemos tiempo para evaluar la posibilidad de vender una participación minoritaria en nuestro negocio centrado en el cliente, pero solo si consideramos que un socio tiene la capacidad de agregar valor al negocio y no será una tarea fácil”, enfatizó.

Repsol sopesa la venta de una cuarta parte de su área de clientes, que aglutina a 24 millones de usuarios. La tasación de este negocio se acerca a 10.000 millones, según fuentes financieras, por lo que el objetivo es encontrar un socio financiero que esté dispuesto a pagar 2.500 millones por el 25%.

 

Normas
Entra en El País para participar