José Luis Sena: “Es difícil ser competitivo con el ‘made in Spain”

Las ventas de sus gorras de diseño en 2021 están creciendo un 320% y planean alcanzar las 40.000 unidades vendidas

José Luis Sena, director ejecutivo y socio fundador de Oblack Caps.
José Luis Sena, director ejecutivo y socio fundador de Oblack Caps.

Ni acabó sus estudios ni fue a la universidad. José Luis Sena (Valencia, 1979) siempre tuvo claro que no le interesaba ninguna carrera y se puso a buscar algo que le llenara. Lo encontró en la música. Fue productor de música electrónica y DJ durante muchos años y, aunque lo dejó un tiempo, volvió a ese mundo junto a su socio, Nacho Arauz, para pinchar por toda Europa. Fue entonces cuando nació el sello discográfico Oblack Label. Empezaron a hacer gorras con ese nombre como un simple artículo promocional, pero se dieron cuenta de que la gente las demandaba. Así que dieron un paso más con Rubén Conchillo, como tercer socio, y en 2019 crearon su propia marca de gorras de diseño: Oblack Caps. Conocidas figuras de la música urbana nacional e internacional, como Natos y Waor, Omar Montes, Jhay Cortez, Raw Alejandro o Mike Towers, ya las visten. El secreto es, según el director ejecutivo de la marca, que se sienten identificados con su filosofía de ser una oveja negra.

¿Cómo han logrado multiplicar las ventas incluso en lo peor de la pandemia?

Justo cuando empezó acabábamos de cerrar un acuerdo con Amazon para distribuir todo lo que vendíamos a través de su logística. Con la pandemia, las empresas de mensajería nacional empezaron a fallar, muchos paquetes no llegaban o llegaban tarde. Nosotros éramos capaces de enviar en menos de 24 horas a nuestros clientes los siete días de la semana, lo que hizo que nos desmarcáramos muchísimo de la competencia y hubiera un incremento brutal en las ventas. Sobre todo un boca a boca que hizo que la gente comprara, nos recomendara y repitiera. Eso le dio muchísima visibilidad a la marca y no hemos parado de crecer mes tras mes.

¿Cómo se materializa ese crecimiento?

En el primer trimestre de 2021, respecto al del 2020, hemos crecido un 320%. Este año pensamos llegar a 40.000 gorras vendidas. Son muy buenos números para estar en la situación que estamos. Y no conseguimos mejores resultados porque estamos continuamente rompiendo stock. Se necesita muchísimo dinero para mover un monstruo como el que se está convirtiendo Oblack, por eso estamos en una ronda de inversión.

Gracias al acuerdo con Amazon esa visibilidad llega también a otros países.

Vendemos en más de 25 países a través del paneuropeo de Amazon. Somos una marca española, nuestros almacenes centrales de distribución están en España, pero tenemos mercancía en cuatro de los mercados más potentes: Alemania, Francia, Italia y Reino Unido. Por eso al cliente le llega en 24 horas. Está funcionando muy bien porque la logística es muy rápida. Nuestro objetivo es entrar también en México y EE UU antes de final de año.

¿Es difícil ser una marca 100% made in Spain?

Lo ideal para nosotros sería serlo, pero, a día de hoy, con el coste de producto es inviable. Primero porque no hay fábricas que puedan fabricar al precio que se necesita para poder vender y ser competitivo. Y segundo, porque nuestras gorras tienen una serie de acabados que no hay ninguna empresa en España que te lo haga: un pin metálico detrás, un parche frontal en 3D con fieltro, bordados... El made in Spain se hará cuando montemos nuestra propia fábrica aquí, si eso llega algún día.

El nombre de la marca viene de ‘o’ de oveja y ‘black’ de negra. ¿Qué es lo que la hace diferente al resto?

El primer motivo es que promovemos la filosofía de que ser una oveja negra no es malo. Al revés, es ser una persona diferente que se atreve a pensar por sí misma, a cuestionar lo establecido, que busca su propio camino en la vida y ama lo que hace. Lo otro es que nuestros productos no vienen como las gorras tradicionales, en una bolsa y ya. Vienen presentadas dentro de un packaging prémium, envueltas en papel de seda, con una tarjeta de bienvenida y con una pegatina. Todas tienen un precinto que garantiza que esa gorra la estás abriendo tú por primera vez. En los tiempos que corren, al cliente le da mucha tranquilidad saber que se está llevando un producto que no lo ha tocado nadie antes.

Viendo el éxito de la venta online, ¿han pensado en dar el salto a la tienda física?

El canal de tiendas lo estamos trabajando muy a tope ahora que se está estabilizando la situación global de la pandemia y esperamos que vuelva todo a la normalidad lo antes posible. Nuestra intención es abrir nuestra primera tienda propia, con un concepto muy innovador, antes de 2022 en Madrid. Pero nuestro canal principal siempre va a ser nuestra web y Amazon. Las tiendas las vamos a tener como escaparate para la gente que no confía 100% en la compra digital, para que vayan, toquen el producto, vean que es de calidad, y luego decidan si comprar en la tienda o en la web.

¿Cuál es la clave para sobrevivir como emprendedor en un entorno tan incierto?

Que creas en lo que haces y que lo que hagas lo ames de verdad. Si montas un proyecto solo para ganar dinero, estás perdido. Cuando las cosas se hacen con pasión, sin esperar un resultado económico inmediato a cambio, al final los resultados llegan. Eso el cliente lo detecta. No es lo mismo presentar una gorra como nosotros y transmitir esa experiencia de compra, que hacerlo de cualquier forma. Enviarla como hacemos nosotros es amar lo que haces, y eso al cliente le llega.

Normas
Entra en El País para participar