Energía

Ecoener se atreve con la Bolsa y se estrenará con una valoración de 336 millones

La compañía cuenta con demanda suficiente para ampliar capital por 100 millones a 5,9 euros por acción, el mínimo de la banda de precios, que llegaba a los 7,25

Luis de Valdivia, presidente, consejero delegado y fundador de Ecoener.
Luis de Valdivia, presidente, consejero delegado y fundador de Ecoener.

Econer da un paso al frente y se lanza a la Bolsa. La compañía ha obtenido la demanda suficiente para ampliar capital por 100 millones de euros, y su fundador, presidente y consejero delegado, Luis de Valdivia, ha decidido, después de consultar a sus asesores, capitaneados por Société Générale, que se estrenará en la Bolsa española el próximo 4 de mayo. Según ha informado en la madrugada del jueves al viernes a la CNMV, emitirá cerca de 17 millones de acciones al precio mínimo de la banda orientativa, fijada entre los 5,9 y los 7,25 euros por acción. Su valoración total se situará en 336 millones de euros.

La primera empresa de energías renovables que se estrenará en el mercado español este año ha rebajado sus expectativas. Pero no se ha dado por vencida. Ecoener, que recibió luz verde a su folleto el pasado 15 de abril por la CNMV, acordó el miércoles recortar la ampliación de capital, prevista en principio por 182 millones, hasta 100 millones, debido a las dificultades para cubrir todo el libro. Hasta ahora, el único propietario era Luis de Valdivia, que se mantendrá como accionista mayoritario con un el 70% de la firma, fundada en 1988 y con sede en La Coruña.

Un 'boom' que no ha llegado

La avidez de los inversores por el papel verde se ha ido moderando en lo que se anticipaba como un boom renovable que finalmente no ha llegado. Y eso que Ecoener se ha presentado con el mantra de que no es ninguna recién llegada al sector. Tiene un historial de construcción de proyectos (desde su creación, unos  200 megavatios de potencia), cuenta con una capacidad instalada de 141 megavatios, repartidos en 17 proyectos en operación, todos ellos de su propiedad, y además dispone de otros 142 en construcción y 1.500 (1,5 gigavatios) en fase de desarrollo, de los que 1.200 están en etapas iniciales.

El dinero que ha recaudado se destinará íntegramente al crecimiento. No amortizará ni un euro de los 182 millones de euros que sumaba de deuda neta a cierre del año pasado y tampoco pagará dividendo en los próximos tres años. Con todo, los inversores están siendo muy prudentes, después de cuatro meses de fuertes caídas en el sector tras revalorizaciones espectaculares en el pasado. Solaria, que se disparó un 248% en 2020, es el farolillo rojo del Ibex en lo que va de año con un retroceso del 27,5%. Capital Energy, que había decidido también dar el salto a la Bolsa con una ampliación de capital, ha decidido posponerla debido a que las valoraciones no alcanzaban el objetivo, como publicó CincoDías el pasado 1 de abril. 

La empresa incluyó en el folleto un inversor ancla, la gestora GAM, que se comprometió a invertir 15 millones de euros, que al precio fijado le daría una participación cercana al 4,5%. Pero la búsqueda de los 182 millones, ampliables a 200, se ha convertido en una tarea más complicada de lo inicialmente previsto. El importe será finalmente de 100 millones, sin posibilidad de elevarlo, puesto que se ha cancelado la opción de ampliar la operación en 10 millones. Esto implica también que no se realizarán actividades de estabilización tras el estreno.

Diversificación

La firma ha hecho gala desde el principio de su potencial en tres tipos de energía: solar, hidráulica y eólica. De la primera tecnología cuenta con 72,6 megavatios en operación, 47,4 en construcción y 415 en desarrollo. En cuanto a la segunda, tiene 52,4 megavatios en operación, 3,1 en construcción y 469 en desarrollo. Finalmente, cuenta con activos eólicos por 16,2 megavatios operativos, 91,1 en construcción y 623 en desarrollo.

Otra de las características es la internacionalización de la compañía. El 22% de la energía generada procede de fuera de España. Está presente en Honduras, Guatemala, Panamá y República Dominicana. El primer mercado produce 16,22 megavatios y en el segundo, 14,2 megavatios. Entre todos estos mercados tiene repartidos 65 trabajadores.

Sociéte Générale trabaja como banco coordinador de la operación, mientras que Banco Sabadell, CaixaBank, Crédit Agricole y HSBC están en un segundo nivel y Banco Cooperativo, en un tercero. Latham & Watkins se encarga de los asuntos legales por parte de la empresa y Linklaters trabaja del lado de los bancos.

Opdenergy va después

Está previsto que, después de Ecoener, debute Opdenergy el 7 de mayo, que espera captar entre 325 y 375 millones con una valoración entre los 826 y los 926 millones. Fundada en 2005, a día de hoy cuenta con 584 megavatios propios instalados. Está presente, además de en España, en Estados Unidos, México, Chile, Italia y Reino Unido.

En el folleto, Opdenergy explica que sus proyectos totales suman 9.400 megavatios, lo que supondría multiplicar por 16 su capacidad actual, si bien en este importe se suman carteras en distintos grados de desarrollo. De hecho, el 42% de la capacidad proyectada está en la fase más incipiente y menos del 30% está categorizada como con probabilidades reales de ejecución.

Normas
Entra en El País para participar