Tesla justifica por fin su valoración... de hace un año

Atribuirle un múltiplo de 30 veces los beneficios anuales parece defendible: el problema es que vale 5 veces más

Elon Musk bailando en un evento de Tesla en Shanghái (China), en enero de 2020.
Elon Musk bailando en un evento de Tesla en Shanghái (China), en enero de 2020. REUTERS

Hubo un tiempo en el que las malas ventas de Tesla hacían temer grandes pérdidas. No así el lunes, cuando presentó unos beneficios récord en el primer trimestre de 1.100 millones de dólares, excluyendo los costes de compensación de acciones. Y eso a pesar de que los problemas de actualización de sus modelos S y X hicieron que solo se entregaran 2.000 de ellos, un 89% menos que en el trimestre anterior. El buen resultado le permite justificar por fin su valoración... de hace un año.

En general, el motor suena bien. Las entregas totales casi alcanzaron los 185.000 coches en el trimestre, más del doble que en el mismo periodo de 2020. Las fábricas que se están construyendo en Texas y en las afueras de Berlín elevarán aún más su capacidad. La inversión también ha subido: los costes de I+D, que durante mucho tiempo se mantuvieron bajos cuando le costaba ganar dinero, se han duplicado desde finales de marzo de 2020 hasta unos esperanzadores 666 millones.

Además, parece estar controlando los costes, que subieron un 70% en el trimestre en comparación con el mismo periodo de 2020, más despacio que el salto del 74% en los ingresos. Esa diferencia habría sido mayor de no ser por la gran caída de las ventas de los S y X, más rentables. Gracias sobre todo a las múltiples ventas de acciones de 2020, tiene también un montón de efectivo en mano, 17.000 millones

Si lo ponemos todo junto, una valoración de unos 140.000 millones ya no parece exagerada. Es cierto que el margen operativo del trimestre, del 5,7%, se sitúa en la mitad del grupo de fabricantes más tradicionales, como Ford y Toyota, que hacen varios millones de vehículos al año. Pero Tesla crece rápido y está más avanzada en baterías y autoconducción. Así que atribuir un múltiplo de 30 veces los beneficios estimados para este año, 4.800 millones, sería defendible. El problema es que eso era lo que valía hace 12 meses. Desde entonces, su valor se ha quintuplicado, hasta 700.000 millones. Tal vez también pueda hacer crecer esa cifra. La adopción de coches eléctricos y autónomos necesaria para ello hace el viaje mucho más difícil.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías