Reglamento

Quiénes son los guardianes de acceso digital y cómo ponerles coto

Con la propuesta de Ley de Mercados Digitales, la UE busca restablecer el equilibrio entre plataformas y pymes, evitando poner freno a la innovación

Quiénes son los guardianes de acceso digital y cómo ponerles coto

Su nombre parece sacado de una película de superhéroes, pero son reales y están presentes en nuestra vida diaria en internet. Cuando compramos online, si nos comunicamos en una red social o al descargar una aplicación. Son las grandes plataformas en línea, aquellas que actúan como guardianes en la web. La Ley de Mercados Digitales de la Unión Europea, que se espera reciba luz verde el año que viene, define quiénes son esos guardianes de acceso, y justifica bajo qué condiciones una empresa entraría en esa categoría. El objetivo, regular lo que en el día a día deberán hacer y lo que no podrán hacer. Y apunta a las más grandes, como Google, Apple, Facebook, Amazon y Microsoft.

“La Unión Europea y los Estados miembros llevan mucho tiempo pensando qué se puede hacer para intentar restablecer la relación de igualdad en los mercados digitales”, explicó Álvaro García Delgado, miembro del equipo encargado de la preparación de la Ley de Mercados Digitales en la Comisión Europea, quien participó ayer en un debate sobre la ley organizado por la Fundación Alternativas. Con la propuesta de un reglamento europeo se busca “evitar la fragmentación” en las normativas de los Estados miembros al tiempo que se regulan aspectos a los que las leyes de competencia de la Unión no han podido llegar. “A menudo se habla de cómo puede afectar negativamente la regulación a la innovación”, señala García Delgado. “Pero a veces la falta de regulación puede producir esos mismos efectos negativos”, añadió.

Una visión que apoyó Tomás Nasarre, consejero en la Representación Permanente de España en la UE, quien mostró el apoyo de España a la norma. “Compartimos el enfoque de prevenir antes que curar”, aseguró Nasarre, es decir, la creación de “normas ex ante” que induzcan a las grandes plataformas digitales a actuar de forma transparente en el mercado, en lugar de “perseguir conductas negativas” una vez ya ejecutadas, como ocurre en la actualidad. “El derecho de competencia se ha visto incapaz de corregir conductas anticompetitivas”, dijo. “Defendemos un modelo de crecimiento justo y esto incluye la interacción de las plataformas con las pymes”, añadió, si bien consideró que hay aspectos a mejorar en la ley.

Condiciones

Pero ¿qué son los poderosos guardianes de acceso? El artículo 2 del reglamento los define como “proveedor de servicios básicos de plataforma” que cumplan tres condiciones: que tenga una “repercusión significativa en el mercado interior”, deben ser una “puerta de acceso importante” para que los profesionales lleguen a los usuarios finales y contar con una “posición afianzada y duradera” en el mercado.

La ley fija además criterios cuantitativos para determinar quién es o puede llegar a ser un guardián de acceso. El volumen de negocio anual se establece en 6.500 millones de euros en los últimos tres años, o bien una capitalización de 65.000 millones. También que tenga 45 millones de usuarios finales mensuales situados en la Unión y más de 10.000 usuarios profesionales activos anuales.

Amalia Pelegrín, directora de digital policy de Ametic, la patronal española que representa a la industria digital (incluidas grandes empresas y también compañías de menor tamaño), advirtió de que el hecho de que una empresa tenga una posición relevante “no significa que vayan a estrangular la competencia” y señaló que las “pymes se benefician también” de la actividad de esas plataformas. Por ello, pidió que la próxima ley europea no suponga un freno a la innovación ni tampoco que implique “nuevas cargas administrativas para las pymes”. La normativa, dijo, afecta “a muchos modelos de negocio diferentes”, y por ello apostó por un enfoque “más flexible y personalizado”.

Precisamente un “equilibrio” entre la flexibilidad, la seguridad jurídica y la capacidad de acción es lo que persigue la propuesta de norma, explicó García Delgado. Por ejemplo, señaló, las pequeñas empresas que trabajan con plataformas “no tienen acceso a datos de quién compra el producto, quién lo ve”. Es decir, no pueden intentar fijar su propio modelo de negocio. “Las pymes serán las grandes beneficiadas, y también los consumidores”, augura.

 

Impulso del 1,5% en el PIB al año y 1,4 millones de nuevos empleos

  • Crecimiento. La propuesta de ley recoge estimaciones del impacto económico si se aprueba finalmente. Las ganancias en términos de eficiencia del mercado único digital contribuirían a un aumento del 1,5% del PIB al año hasta 2030 y crearían entre 1 y 1,4 millones de puestos de trabajo. Las empresas, en especial las más pequeñas, “tendrían más confianza a la hora de comprometerse con los guardianes de acceso” y se “reforzaría la confianza en el entorno empresarial de la plataforma”.
  • Sectores. La ley cita las plataformas de servicios de intermediación en línea (por ejemplo, podrían ser Amazon o la App Store de Apple), motores de búsqueda (Google), redes sociales (Facebook), intercambio de vídeos (YouTube), servicios de comunicaciones interpersonales (WhatsApp), sistemas operativos, computación en nube y servicios de publicidad.
  • Obligaciones. Los guardianes no podrán cruzar datos personales procedentes de los servicios básicos de la plataforma con datos de cualquier otro servicio que ofrezcan. Estarán obligados a permitir que los profesionales puedan ofrecer los productos al mismo precio en otros servicios de intermediación y permitirán que los profesionales presenten reclamaciones ante cualquier autoridad pública. También darán a los anunciantes y editores a los que presta servicios de publicidad información sobre el precio pagado.
Normas
Entra en El País para participar