La facturación de las tasadoras de vivienda cae casi un 10% en el año del Covid

La actividad de entidades como Tinsa, Sociedad de Tasación, Gloval o CBRE se ha reducido en torno a un 11%

La facturación de las tasadoras de vivienda cae casi un 10% en el año del Covid
EFE

La actividad de las 21 grandes sociedades de tasación cayó más de un 11% durante el ejercicio 2020, pasando de las 1,1 millones de tasaciones en 2019 a las 990.000 en el año del Covid. En consecuencia, según los datos publicados este martes por la Asociación Española de Análisis de Valor (AEV), la facturación de la veintena de entidades se redujo un 9%, hasta los 249,7 millones de euros. La asociación, que reúne a firmas como Tinsa, Sociedad de Tasación, Gloval, Gesvalt, Euroval o CBRE, recuerda que durante los meses de confinamiento las dificultades para cerrar operaciones provocaron una importante reducción temporal de la actividad, especialmente en el segmento hipotecario.

Estas seis tasadoras, que representan más del 60% del volumen de negocio del sector, han reducido sustancialmente los niveles de facturación. Tal y como explica Paloma Arnaiz, secretaria general de la AEV, “era de esperar que la importante ralentización de la actividad experimentada entre los meses de marzo y junio se saldara con una caída global de la facturación anual, pese a lo cual el impacto ha sido razonablemente moderado, pues nos situamos en cifras semejantes a las del año 2016 para el conjunto del sector”.

Dentro de toda la actividad de las tasadoras, la del segmento hipotecario ha sido de las más golpeadas cayendo un 17% respecto a 2019, hasta las 500.000 operaciones, y un 23,5% en importe tasado. En el conjunto del año, ha decrecido ligeramente la proporción de tasaciones dedicadas al mercado hipotecario, pasando del 54% al 50%, así como la de actividad dedicada a otras finalidades variadas como el asesoramiento o las tasaciones periciales.

En cambio, ha crecido la proporción de actividad dedicada a tasaciones con finalidades contables de las entidades financieras, cuya representación pasa del 33% al 40% del total. Este proceso, por el que se analizan los activos en el balance de una empresa, es un procedimiento clave para la situación financiera y fiscal del negocio, un punto clave en un año marcado por la crisis económica.

Por su parte, la actividad de tasación hipotecaria en el segmento concreto de la vivienda ha experimentado un descenso algo más moderado que el del conjunto de tasaciones hipotecarias: una caída del 14% en volumen (en torno a 350.000 operaciones realizadas) y del 12,5% en importe tasado. En cambio, el importe promedio de lo valorado ha aumentado un 1,8%, situándose el valor promedio de las viviendas tasadas en los 202.600 euros.

Es decir, aunque se han tasado menos viviendas con fines hipotecarios, las que se han valorado eran de mayor valor medio que las de años anteriores. "Esto puede ocurrir bien por ser, en general, más grandes, por estar ubicadas en regiones o zonas de mayor valor o por otros factores relacionados con las preferencias y capacidad adquisitiva de la demanda", explican desde la AEV.

Las tasaciones hipotecarias de inmuebles en proyecto, por su parte, siguen experimentando caídas. Así, aunque su volumen ha aumentado (se han tasado un 23,2% más de proyectos), el importe tasado de la obra nueva ha descendido prácticamente un 50% respecto a 2019, lo que viene a reflejar que, en general, los proyectos valorados son de un tamaño sustancialmente inferior. Por el contrario, se mantiene al alza tanto el volumen (49%) como el importe (50%) de los proyectos de rehabilitación.

Pese a que "2020 ha sido un año de una gran complejidad para el conjunto de la economía y también para el sector de la valoración inmobiliaria", explican fuentes de Gloval, desde la entidad hacen un balance positivo. "Hemos sido capaces de incrementar nuestra cuota en más de 1,5 puntos en tasaciones con finalidad hipotecaria. Esta buena evolución ha compensado a la de nuestro negocio de valoración de activos dudosos para los bancos, cíclico y en que el año pasado nos correspondía un menor volumen". Asimismo, tanto la proliferación de nuevos modelos de negocio en el sector hipotecario como el hecho de que la pandemia ha consolidado a internet como canal, "han impulsado la contratación directa de la tasación por parte de quien necesita una hipoteca, un segmento con enorme potencial que ya en 2020 empezamos a explotar de forma clara".

Por regiones en las que están los inmuebles tasados, la situación de 2020 es muy similar a la de periodos anteriores: Madrid, Cataluña, Comunidad Valenciana y Andalucía continúan agrupando, de forma consistente, en torno al 63% de los activos tasados. Por su parte, a las ciudades de Madrid y Barcelona les corresponde el 8% de dicho total. Aproximadamente, el 28% de toda la actividad tasadora se congrega en los municipios de más de 100.000 habitantes.

Normas
Entra en El País para participar