Energía

La presión bajista sobre las renovables se frenará tras los cambios en el S&P Clean

El índice clave del sector ha pasado de 30 a 81 miembros y ha desatado la volatilidad

La presión bajista sobre las renovables se frenará tras los cambios en el S&P Clean pulsa en la foto

La gestión pasiva, con los fondos cotizados (ETF) como punta de lanza, ha sido una de las claves de bóveda de las perturbaciones de los valores de energía renovable en Bolsa. El índice de referencia del sector –el S&P Global Clean Energy– ha pasado de los 30 miembros del viernes a los 81 de cierre de ayer. Una vez ejecutados los cambios, los expertos esperan que se frene la fuerte volatilidad.

Los fondos replicantes del índice, o que lo tienen como referencia de su estrategia, tendrán menos dinero para cada valor, lo que se sabía desde finales de 2020. Esto ha provocado una espiral bajista y el posicionamiento de hedge funds que apuestan por descensos de los valores, señalan fuentes del mercado. El índice retrocede cerca de un 16% en lo que va de 2021 y exhibe una fuerte volatilidad.

SOLTEC 6,60 -0,08%
SOLARPACK 18,40 4,19%
AUDAX RENOVABLES 2,06 0,68%

Los expertos consultados señalan que este selectivo es el espejo en el que se mira el mayor ETF del sector, el iShares Global Clean Energy , con un patrimonio de 4.300 millones de euros. La reestructuración del índice, anticipada desde diciembre del año pasado, ha sido una fuente de alta tensión para el sector. El patrimonio de ese ETF tendrá que distribuirse en otras 52 acciones. Es decir, el mismo pastel se reparte entre más comensales: tocan a menos.

Este selectivo incluía tan solo a una compañía española hasta el pasado viernes. Solaria. La empresa de desarrollo de proyectos fotovoltaicos fue ayer el segundo peor valor del Ibex con un descenso del 3,17%, y en el año es, de lejos, el que más cae del selectivo (-25%). También es cierto que el año pasado se disparó casi un 250% y que su capitalización es, a años luz, la mayor de las compañías de energía verde en España sin contar a gigantes como Acciona o Iberdrola.

La empresa controlada por la familia Díaz-Tejeiro ha sido además la diana de hedge funds bajistas. Los que declaran posiciones cortas del 0,5% o más del capital apuestan en conjunto por acciones que representan el 3,95% del total, según los últimos registros de la CNMV. La recomposición del índice y, por tanto, la retirada de parte del dinero del ETF de BlackRock en los 30 valores elegidos anticipaba caídas en ellos. De ahí el que inversores como Helikon, Odey, Alvento y Marshall Wace mantengan posiciones bajistas en Solaria por el 1,57%, el 1,17%, el 0,51% y el 0,7% del capital, respectivamente.

Solo las empresas de distribución de energía limpia suben en la Bolsa española este año

Este seísmo en el S&P Global Clean Energy y las posibles reformas en otros selectivos han supuesto un punto clave para las renovables que cotizan en todo el planeta. Algunas han salido beneficiadas y otras, habitualmente las más consolidadas, perjudicadas. Las fuertes alzas de los años previos también explican parte de las últimas correcciones.

Desde ayer, acompañan a Solaria en el S&P Global Clean Energy, las españolas Iberdrola, Audax y Gamesa, además de otras 49 empresas que han entrado en el índice. Una vez ejecutados los cambios, los expertos consultados esperan que las cotizaciones se estabilicen. Si bien, las instrucciones del nuevo índice están muy abiertas y permitirán retoques constantes. “Intentará ahora añadir todos los valores con la exposición más pura a las energías limpias sin ningún límite en el número de empresas”, señala en una nota el gestor del índice, S&P Dow Jones Indices.

En España, solo las empresas con un componente de distribución consiguen subir en lo que va de 2021: Audax apenas avanza un 5%, pero Holaluz se dispara cerca de un 70%. En cambio, Grenergy (-30,41%), Soltec (-33,71%), Solarpack (-28,82%) y Greenalia (-7,71%) sufren en Bolsa (véase gráfico).

Normas
Entra en El País para participar