Renovables

Gransolar descarta la salida a Bolsa y busca la venta a un fondo

Espera culminar el proceso antes del verano

Gransolar descarta la salida a Bolsa y busca la venta a un fondo

Gransolar aparca su posible salida a Bolsa. El grupo –fabricante de seguidores solares, desarrollo de proyectos y otros servicios– ha optado por explorar ahora una venta a un fondo de private equity. La horquilla de valoraciones estriba entre los 500 y los 1.000 millones.

Grupo Gransolar está controlado por un grupo de directivos –Domingo Florian Vegas, Iván Higueras y Marta Soto– que suman un 38%. A mayores, el consejero delegado, Juan Pedro Alonso, tiene un 14%. El fondo Diana Capital cuenta con otro 35%.

Todos ellos han decidido dar un giro al accionariado de la compañía. Han contratado a Bank of America y AZ Capital. En un principio estructuraron el proceso como un dual track, entre una salida a Bolsa y la venta a un fondo. Sin embargo, la primera alternativa quedó en la cuneta rápidamente, según indican fuentes financieras a CincoDías.

A diferencia de otras operaciones en las renovables españolas de los últimos meses –como las ventas de Plenium, las fotovoltaicas de Brookfield, Eolia o T Solar–, esta vez los potentes fondos de infraestructuras y de pensiones internacionales no serán los protagonistas de esta operación. Gransolar, aunque cuenta con 1,3 GW en desarrollos solares, en torno al 50% de la facturación procede de la fabricación de seguidores solares bajo la marca PV Hardware. Y ese componente industrial hace la compañía más atractiva para los fondos de capital riesgo.

Los accionistas ya han recibido las primeras muestras de interés de los grandes del private equity. Esperan recabar las primeras ofertas en las próximas semanas. Y cerrar el proceso antes de verano. Las fuentes consultadas apuntan a Bridge­point, Advent, Cinven, KKR o CVC como algunos de los interesados.

La compañía registró un ebitda de 28 millones en 2020, por 24,5 millones en 2019, y un beneficio de 20 millones. Espera dar el gran salto este año y cerrar con unas ganancias de 30 millones. Espera dar este importante salto este año por el cobro de proyectos parados durante 2020 por el Covid-19, la puesta en marcha de nuevos proyectos en construcción de plantas solares y otros en almacenamiento y desarrollo. Así, las valoraciones que se manejan están entre los 500 y los 1.000 millones.

Además, cuenta con una caja de 23 millones. Y una saneada posición de deuda. Tiene un programa de pagarés registrado en el MARF por un saldo vivo de 30 millones de euros. Cuenta además con otros préstamos bancarios, de modo que su deuda financiera bruta es de 54 millones.

Gransolar goza, además, de una importante presencia internacional. En el apartado de los desarrollos solares, de sus 1,33 GW construidos, 420 MW están en España; 775 MW están localizados en Brasil, y otros 500 MW, en México. Actualmente busca dar el salto al mercado de EE UU. Y también lanzarse a la fabricación de baterías y soluciones de almacenamiento.

Gransolar es la segunda compañía española que decide en apenas una semana cancelar su salida a Bolsa. La semana pasada hizo lo propio Capital Energy, si bien en este caso ya contaba con un folleto enviado a la CNMV, había iniciado los contactos con posibles inversores. Gransolar se encontraba en una etapa mucho más inicial del proceso. En el lado contrario, Ecoener informó ayer de su intención de lanzarse a Bolsa y también avanzan a buen ritmo las operaciones de Acciona Renovables y Factorenergia.

Normas
Entra en El País para participar