El Ibex se hace fuerte sobre los 8.600 y salva la semana con el impulso de los cíclicos

El selectivo español se anota un 0,56% en las últimas cinco sesiones

El Ibex se hace fuerte sobre los 8.600 y salva la semana con el impulso de los cíclicos pulsa en la foto

El Ibex pasó gran parte del viernes peleando por recuperar los 8.600 puntos. En una semana marcada por el inicio de la temporada de resultados en EE UU y unos datos macroeconómicos que confirman cómo el proceso de inmunización está dando sus frutos, los problemas surgidos en torno a las vacunas de AstraZeneca y Janssen siguieron pesando. Tras anotarse un 0,49% en la recta final de la semana, la Bolsa español logró sumar un 0,56% en las últimas cinco sesiones.

Si por algo se está caracterizando el mes de abril es por la lateralidad. Ni subidas espectaculares ni caídas que disparen las alertas. Después del rally que vivió el selectivo español en el primer trimestre del año, son necesarios nuevos catalizadores. Está visto que los sucesivos máximos registrados por los índices estadounidenses y algunos europeos como el alemán no son suficientes.

La temporada de resultados del primer trimestre puede ser un buen termómetro para comprobar si las subidas registradas en los tres primeros meses del año justifican las valoraciones actuales. Desde eToro señalan que las cifras que se han publicado en los últimos días continúan brindando indicios tranquilizadores generales para los inversores. “Todo parece encuadrarse en el marco de un mercado que ya había descontado una gran parte del crecimiento. Hasta ahora, la toma de beneficios es mínima y esta es la señal de confianza más significativa que vemos en esta etapa” apuntan.

A los buenos resultados corporativos que llegan desde EE UU donde la banca superó las previsiones, se suman las cuentas de firmas europeas como LVHM –sube un 6,97% semanal y marca máximos históricos– o Daimler. Fue precisamente esta última uno de los motores de las subidas el viernes, jornada en la que el sector automovilístico se anotó un 2%. Los ascensos registrados por la firma alemana (3,2%) ayudaron a que el Dax revalidara una jornada más sus máximos tras anotarse un 1,34%, ganancias que en la semana alcanzan el 1,48%.

El influjo de Daimler se dejó sentir también en el mercado español. Cie Automotive (9,52%) fue el viernes el valor más alcista del Ibex 35. Al tirón de la alemana se sumó la mejora de la recomendación por parte de CaixaBank que aconseja comprar títulos de la compañía y le otorga un potencial del 31%. Un escalón por debajo se situó ArcerlorMittal, que subió un 3,11% gracias al auge de las materias primas y al dato de PIB de China. El gigante asiático creció un 18,3% en el primer trimestre. El pódium lo cierra Siemens Gamesa (1,95%). Los bancos que el jueves sufrieron por la caída de las rentabilidades se sumaron a la corriente compradora. Sabadell se anotó un 1,55%, Bankinter, que prepara la salida a Bolsa de Línea Directa, un 1,5%; Santander, un 1,22%; CaixaBank, un 0,9% y BBVA, un 0,58%. En el lado opuesto se situaron Grifols (-2,5%), PharmaMar (-1,25%) y Amadeus (-1,15%).

El resto de Bolsas europeas trataron de dejar a un lado los problemas que rodean al proceso de inmunización y que pone en riesgo el objetivo de la Comisión Europa de vacunar al 50% de la población adulta al comienzo del verano y se decantaron por los ascensos. El Mib italiano subió un 0,88%; el FTSE británico, un 0,52%; el Cac francés, un 0,86% y Stoxx 600 que volvió a marcar máximos, un 0,9%. El Dow Jones (+1,18% en la semana) y el S&P (1,37%) marcaron nuevos récords el viernes tras cerrar con 34.200 y 4.185 puntos. Por su parte el Nasdaq, que el miércoles dio la bienvenida a Coinbase, sumó un 1%.

El dato de inflación de EE UU sirvió para calmar las tensiones en el mercado de deuda. Eso y el compromiso reiterado de los bancos centrales de mantener las políticas monetarias ultralaxas sirvieron de freno a los ascensos de las rentabilidades. El bono estadounidense a 10 años experimentó la mayor caída semanal desde noviembre y se sitúa por debajo del 1,6% y a cierta distancia del 1,7% su máximo anual. “El entorno de reflación se ha pausado, ya que los inversores están valorando la probabilidad de un entorno económico más normalizado”, señalan desde Allianz. Más resistencia sigue ofreciendo el español que se sitúa al filo del 0,4% y el alemán que cerró en el -0,26% en una semana marcada por la avalancha de emisiones a largo plazo en la eurozona.

La caída de las rentabilidades llevaró al oro a vivir su mejor semana desde diciembre. El metal amarillo sube un 1,9%, hasta los 1.777 dólares por onza. Por su parte, el Brent sumó un 6,4%, hasta los 66,9 dólares después de que la AIE revisara al alza sus previsiones de demanda para 2021.

Normas
Entra en El País para participar