Coinbase puede acabar muriendo de éxito

Si el volumen de operaciones con las criptodivisas se dispara, ganará más comisiones, pero atraerá más competencia

Coinbase puede acabar muriendo de éxito
Getty Images

El momento público de Coinbase Global ha llegado por fin. La cotización directa de la casa de cambio de criptomonedas impulsará al bitcóin y a otras monedas digitales, que ya están en máximos históricos, así como a la propia empresa.

Bitcoin no se creó hasta 2008, y Coinbase en 2012. Poseer criptoactivos sigue siendo una actividad de nicho. Cuanta más gente entre, mejor para Coinbase, que facilita las compras, el almacenamiento y la seguridad, por un precio. Su sólido debut debería persuadir a los nuevos y nerviosos clientes de que las criptomonedas son realmente una forma de almacenar y posiblemente crear riqueza, atrayendo a más conversos e impulsando los precios al alza. Una empresa grande cotizada podría incluso ayudar a aliviar las preocupaciones de los reguladores sobre, por ejemplo, los fondos cotizados basados en bitcóins.

Sin embargo, paradójicamente, si todo esto sucede, la valoración de Coinbase parece inflada. La capitalización de mercado de todas las criptodivisas era de 2,2 billones de dólares el miércoles, según CoinMarketCap, después de haberse duplicado en los 90 días anteriores. Coinbase llegó a valer en su debut del miércoles 100.000 millones, el 5% del valor del universo cripto. Para comparar, la capitalización bursátil de Intercontinental Exchange es de 67.000 millones, o alrededor del 0,2% de los 35 billones de dólares de toda la Bolsa de Nueva York, propiedad de ICE.

Es una batalla entre dos fuerzas. Si el volumen de operaciones se dispara, ello significa más comisiones por transacción para Coinbase. Pero los honorarios grandes y abundantes atraerán inevitablemente a la competencia despiadada, comprimiendo las tarifas. Después de todo, muchos minoristas no pagan comisiones por la compraventa de acciones, y algo similar podría ocurrir rápidamente en el mundo digital.

La valoración de Coinbase está cerca de triplicar el múltiplo de 11 veces de ICE. La compañía dirigida por Brian Armstrong tiene las ventajas de ser pionera y de crecer rápidamente. Para los inversores, sin embargo, es una cuestión de qué vendrá más rápido: los clientes o la competencia.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías