BBVA mantiene previsiones para 2021 y 2022 y apunta a una caída del PIB del 0,9% entre enero y marzo

Abre la puerta a una revisión al alza si caen los contagios y avanza la campaña de vacunación

Previsiones macroeconómicas BBVA Pulsar sobre el gráfico para ampliar

El tímido arranque del año 2021, con una caída trimestral del PIB del 0,9% entre enero y marzo según las previsiones de BBVA Research, ha llevado a los analistas del banco a mantener sin ningún cambio su proyección de crecimiento para España durante 2021 y 2022, con respectivas alzas del 5,5% y del 7%. El cuadro que dibuja el banco a corto plazo, similar al previsto a comienzos de enero, es notablemente más pesimista que el proyectado recientemente por el Gobierno, que espera un alza del 6,5% para este año. BBVA sí coincide con el Ejecutivo de cara a 2022.

Con todo, si los contagios por Covid-19 siguen a la baja y se avanza notablemente en la campaña de vacunación anunciada por el Gobierno, "el sesgo de estas previsiones podría cambiar e ir al alza", ha explicado este jueves el economista jefe de Grupo BBVA, Jorge Sicilia, en la presentación de una nueva edición del informe Situación España.

Tanto Sicilia como Rafael Doménech, responsable de Análisis Económico de BBVA Research, han destacado que tras el estancamiento del PIB en el último trimestre de 2020, la economía española ha vuelto a contraerse en estos primeros meses de 2021 "como consecuencia del deterioro observado en los indicadores sanitarios, de la salida del Reino Unido de la UE, del impacto de la tormenta Filomena y del incremento observado en el coste de la energía". Así, entre enero y marzo se habría registrado una "desacerelación significativa" del 0,9%.

En cualquier caso, han matizado, "esperamos que el año vaya de menos a más". Para el segundo trimestre, BBVA prevé una recuperación del 1,3% y una aceleración más intensa entre julio y septiembre, del 3,4%. "Lo perdido en el arranque de año se ve compensado con la mejora prevista para la segunda mitad de 2021", sobre todo a partir del inicio de la campaña de verano, ha señalado Doménech.

BBVA Research espera que la economía se vaya acelerando durante los próximos meses y que vaya "de menos a más", registrando tasas de crecimiento elevadas a partir del segundo trimestre del año, favorecida por un entorno internacional con políticas de demanda ambiciosas, sobre todo en EE UU, por la llegada de los fondos europeos y por los avances en el proceso de inoculación de la vacuna en el país. Con todo, Doménech ha matizado que todavía no han tenido ocasión de estudiar el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia vinculado a los fondos europeos presentado esta semana por el Gobierno.

En paralelo, según estas previsiones, la economía de la zona euro crecerá un 4,5% en 2021 y un 4,9% un año después; la de Estados Unidos lo hará un 6,2% y un 5,1%; y el PIB mundial subirá un 5,9% y un 4,8%, respectivamente. En los tres casos, BBVA Research ha revisado al alza sus proyecciones. La economía de China se mantiene en el 7,5% y 5,5% para los dos siguientes ejercicios.

Para el servicio de estudios del banco, la extensión de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) y de las ayudas a autónomos dará certidumbre a los sectores más afectados por la crisis y permitirá continuar manteniendo puestos de trabajo y tejido productivo, que podrían reactivarse una vez que el sector servicios comience la recuperación final.

Además, BBVA ve "especialmente positivo" que buena parte del paquete de ayudas para pymes y autónomos anunciado por el Gobierno (11.000 millones de euros) se concentre en ayudas directas (7.000 millones de euros) y que sean finalistas y sectoriales, a la vez que se amplía el abanico de sectores beneficiarios respecto de los contemplados para los ERTE.

Desde su punto de vista, el proceso de distribución de las ayudas, que se ha delegado a las comunidades autónomas, debe ser "transparente y basado en criterios económicos, atendiendo a la rentabilidad social de la inversión, lo que habrá que combinar con la agilidad y urgencia que requiere el momento que viven muchas empresas".

Respecto al plan de Transformación, Recuperación y Resiliencia, el banco considera que debe servir para transformar la economía europea y española hacia una economía más digital e inclusiva y para reducir el déficit de competencias digitales que tiene la población española adulta respecto al resto de países de la Unión Europea.

"Después de una crisis como esta y después de todos los esfuerzos fiscales, tendremos que ir preparando hacia futuro una consolidación fiscal que tiene que ser gradual y sostenida en el tiempo y que no puede poner en riesgo en absoluto la recuperación económica", ha resaltado Doménech.

Normas
Entra en El País para participar