Récord

A la banca europea le sobra liquidez por 4 billones para dar crédito y comprar deuda

El dinero que excede lo necesario para la economía se duplica en un año.Tanta liquidez ancla en mínimos el interés de los créditos

Liquidez pulsa en la foto

El exceso de liquidez que inunda el sistema financiero europeo, y que permite unos tipos de interés en mínimos, arroja estos días una cifra mareante: 4,03 billones de euros. Es el sobrante de efectivo del que disponen las entidades financieras de la zona euro una vez cumplidas las reservas mínimas con las que garantizar la demanda de dinero de sus clientes. En definitiva, la banca europea nada en un mar de liquidez sin precedentes, que aleja cualquier riesgo de colapso bancario y garantiza que los costes de financiación se mantengan bajos. Aunque ello no signifique ni mucho menos que el crédito se conceda a manos llenas.

Esos 4,03 billones de exceso de efectivo que maneja la banca están depositados en las cuentas corrientes que cada entidad tiene en su respectivo banco central nacional y en la facilidad de depósito del BCE. La cifra se alcanzó por primera vez la semana pasada y se ha duplicado con creces con el estallido de la pandemia. Si ese exceso de liquidez no llegaba a los 2 billones de euros, que no es poco, en febrero de 2020, fue engordando de forma imparable a medida que el BCE sacaba toda la artillería monetaria para hacer frente a la crisis.

La banca europea ya disponía desde octubre de 2008 de barra libre de liquidez con el BCE, a cambio de aportar las garantías suficientes. El banco central lo decidió entonces ante el cerrojazo del mercado interbancario que provocó la quiebra de Lehman Brothers: los bancos dejaron de prestarse entre sí y la liquidez se convirtió en un bien preciado que disparó el interés de los créditos.

La situación actual es la opuesta y los años de intensa financiación a la banca –primero barata, luego gratis y ahora bonificada– por parte del BCE han neutralizado las tensiones en el mercado interbancario. “Como consecuencia de este exceso de liquidez, los tipos de interés de mercado se han mantenido bajos”, explica la institución. Pero es en la actual crisis cuando ese exceso de dinero se ha disparado. El BCE ha activado con fuerza las inyecciones de liquidez –con sucesivas subastas TLTRO de financiación al sector a tres años destinada a dar crédito– y las compras de bonos –en buena parte a adquiridos los propios bancos–.

Crédito barato, el objetivo

Los clientes pueden estar tranquilos de que su banco responderá a su demanda de efectivo pero, ¿qué sucede con el crédito? ¿Está la banca concediendo más? Obviamente, los cuatro billones de exceso de dinero no van a traducirse tal cual en crédito, pero la lluvia de liquidez concedida por el BCE a los bancos sí ha permitido elevar la financiación durante esta crisis. Ha sido la fórmula para incentivar a la banca a conceder los préstamos con aval público que han activado los Gobiernos de la zona euro, tabla de salvación para la supervivencia de autónomos y pymes. Los bancos son el intermediario necesario para que esa liquidez del BCE y esos avales públicos se transformen en financiación para la economía real. Y el banco central no ha dudado en poner a la banca alfombra roja con tal de que preste.

El BCE concedió la cifra insólita de 1,3 billones de euros en la subasta TLTRO de junio del pasado año y ha concedido otros 330.501,02 millones el pasado marzo, en la séptima ronda del programa. La condición para los bancos es que esa liquidez se destine a dar crédito y para las entidades, el reclamo es muy jugoso: una bonificación del 1%.

El crédito ha crecido pero los bancos también han encontrado una fórmula con la que obtener una rentabilidad inmediata gracias al BCE. Mientras se pone a trabajar ese dinero, y se analiza la concesión de un crédito, la banca ya ha obtenido una rentabilidad del 0,5% por dejarlo aparcado en la facilidad de depósito del BCE, que ahora alcanza los 734.000 millones de euros. Y si decide a destinar la liquidez a comprar bonos, el rendimiento puede ser de casi el 1,4% si se compra uno español a 10 años: la bonificación del 1% más el cupón del 0,38%.

“Los bancos están ahora destinando la liquidez del BCE a comprar deuda y a conceder crédito a empresas con buen rating y, cada vez más, financiación a las administraciones públicas”, explica Fernando Rojas, experto de AFI. Recuerda que en España, gracias a la financiación promovida por el ICO, “el crédito creció en 2020 por primera vez en 10 años”. Hasta julio de 2021 será posible la solicitud de estos créditos con aval público pero este año ya no se espera un alza de la financiación bancaria a empresas y autónomos como la vista en 2020 con esta fórmula.

“Se pide liquidez al BCE porque tiene todo el sentido. Lo importante es que la bonificación del 1% de las TLTRO ya se incorpora a los precios de los créditos y los hace más competitivos”, defienden fuentes bancarias. La compra de deuda, con ser una opción para el exceso de liquidez, está limitada por las bajas rentabilidades y por el deseo de no asumir riesgo soberano en exceso. “Y la demanda de crédito en un momento de crisis es la que es”, añaden.

Destino prioritario, la financiación

Líneas del BCE. El Banco Central Europeo está concediendo liquidez a manos llenas a la banca, en condiciones inmejorables, pero sin perder de vista que debe servir para dar crédito. Con el estallido de la crisis, estableció nuevas rondas TLTRO, con bonificación del 1% y el único requisito de mantener, sin necesidad de elevarlo, el saldo de crédito a empresas y particulares –excluyendo las hipotecas– de marzo de 2020 a marzo de 2021. En diciembre, fijó un nuevo requisito para las siguientes rondas, por el que lograr esa bonificación si se mantiene el saldo de crédito de octubre de 2020 a diciembre de 2021. “Ahora será más complicado cumplir el requisito, en 2020 hubo mucho crédito avalado y la financiación a la administración pública, que está creciendo, no computa para ese objetivo”, explican en una entidad española.

Crecimiento. En enero, el crédito al sector privado en la zona euro creció el 7% interanual, una tasa elevada reflejo de la financiación con aval. En España, el crédito a empresas aumentó en febrero el 7,1% interanual mientras que a los hogares, cayó el 0,9%. El crédito a la administración pública sube a tasa de doble dígito, el 12,8% interanual en enero.

Normas
Entra en El País para participar