ACS llega tarde a la fiesta de ASPI

Difícilmente el Gobierno italiano va a aceptar que los Benetton sigan en la empresa a través de Abertis

El calvario de los Benetton en las carreteras italianas ha dado un giro de última hora. ACS dijo el martes que podría presentar una oferta por el problemático operador de autopistas Autostrade per l'Italia (ASPI), controlado por la dinastía a través de Atlantia. Llega un poco tarde a la fiesta. El fondo soberano Cassa Depositi e Prestiti, con Blackstone y Macquarie, ya ha hecho una oferta en efectivo por el 88% de Atlantia en ASPI que valora el patrimonio del grupo en 9.100 millones.

ACS tendría que subir el precio. Pero los actuales postores ya tendrían una mediocre TIR del 9%, según nuestros cálculos. Además, ACS y Atlantia controlan conjuntamente Abertis. Si la oferta se hiciera a través de ese grupo, los Benetton mantendrían una participación. Eso desafiaría los intentos del Gobierno italiano de arrebatar el activo al clan y recuperar el control. La tardía entrada de ACS en la epopeya de ASPI parece demasiado compleja para funcionar.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías