Tecnología

La empresa de comida a domicilio Deliveroo se desploma un 30% en su debut en Bolsa

Arrancó con una valoración de cerca de 9.000 millones de euros, la mayor de una empresa tecnológica

Un 'rider' de Deliveroo en Londres.
Un 'rider' de Deliveroo en Londres. AFP

Las acciones de la compañía de entrega de pedidos a domicilio Deliveroo han abierto muy por debajo del precio de su OPV el miércoles, al caer hasta un 30%, en una de las mayores desplomes de una empresa importante en el mercado británico. Las condiciones laborales de sus trabajadores pueden jugar en su contra.

La salida a Bolsa de Deliveroo es la continuación de un boom iniciado antes de la pandemia pero impulsado por las restricciones a la movilidad y las limitaciones de aforo impuestas a la hostelería. Todo ello ha derivado en una mejora de las cifras de negocio del sector de la comida a domicilio, pero también en su desembarco en los mercados. Pero en este caso, el fiasco ha sido incontestable. 

El precio de 390 peniques arrojaba una valoración de 7.600 millones de libras (unos 9.000 millones de euros), menos de lo esperado inicialmente. Varios gestores de fondos británicos advirtieron de que no participarían, citando preocupaciones sobre su estructura de acciones de doble clase y su modelo de negocio de la economía colaborativa.

Sin embargo, perdió 2.280 millones de libras de su valor a los pocos minutos, después de la apertura del mercado, algo que, según un banquero de los mercados de capital dijo que perjudicaría al mercado de ofertas públicas iniciales en el Reino Unido y Europa. "La desconexión entre la cartera de pedidos y el mercado en general es enorme", avisó, según declaraciones recogidas por Reuters.

Los riders de Deliveroo han visto un auge en la demanda durante la pandemia de Covid-19, llevando comida de restaurantes que de otro modo estarían cerrados a los clientes que no pueden salir de casa. La empresa con sede en Londres, fundada por su jefe William Shu en 2013, es la mayor salida a Bolsa de Londres desde la de Glencore en mayo de 2011 y también el mayor estreno de una empresa tecnológica en ese mercado.

Sin embargo, varios inversores de peso, como Aberdeen Standard Aberdeen Standard Life, Aviva, Legal & General Investment Management y M&G declinaron participar, alegando su preocupación por las condiciones de trabajo y los amplios derechos de voto que se otorgarán a Shu. Este estreno tan por debajo de las expectativasson también un golpe para el ministro de finanzas británico Rishi Sunak de atraer más empresas tecnológicas a Londres.

Normas
Entra en El País para participar