Desinformación

Congresistas de EE UU dicen que la autorregulación de Facebook, Twitter y Google ha terminado

Zuckerberg, Dorsey y Pichai han sido interrogados hoy sobre la responsabilidad de sus plataformas sobre la desinformación, y han hecho hincapie con el asalto al Capitolio y las vacunas contra el Covid. Los ejecutivos, divididos ante la reforma de la Sección 230

El grupo SumOfUs utilizó recortes de las caras de los ejecutivos vestidos como alborotadores del asalto al Capitolio el 6 de enero para protestar por el papel de las plataformas. En la foto, un montaje con la cara de Mark Zuckerberg, CEO de Facebook.
El grupo SumOfUs utilizó recortes de las caras de los ejecutivos vestidos como alborotadores del asalto al Capitolio el 6 de enero para protestar por el papel de las plataformas. En la foto, un montaje con la cara de Mark Zuckerberg, CEO de Facebook.

Los consejeros delegados de Facebook, Google y Twitter han comparecido este jueves ante el comité de Comercio de la Cámara de Representantes de EE UU. Mark Zuckerberg, Sundar Pichai y Jack Dorsey fueron llamados a testificar sobre la responsabilidad que sus compañías tienen en la propagación de las informaciones falsas y el extremismo político en internet.

Era la primera vez que comparecían en el Congreso desde que los partidarios de Donald Trump, expresidente de EE UU, asaltaran el Capitolio y muchas preguntas tuvieron que ver con el papel de sus plataformas durante el proceso electoral de 2020 en EE UU y los meses posteriores.

Los congresistas estadounidenses preguntaron a los tres ejecutivos si Facebook, Youtube y Twitter tuvieron cierta responsabilidad por el motín: “¿Sí o no?”, les espetaron. Solo el fundador y CEO de Twitter respondió que “sí” a la pregunta, según Reuters, pero señaló que “un ecosistema más amplio” debe tenerse en cuenta. Pichai, por su parte, señaló que Google siempre siente un sentido de responsabilidad pero que era una pregunta compleja. Y Zuckerberg apuntó que su empresa era responsable de construir “sistemas efectivos” y dijo que los alborotadores y Trump deben rendir cuentas, añadió la citada agencia.

“Nosotros cumplimos con nuestro trabajo para garantizar la integridad de las elecciones. Y luego, el 6 de enero, el presidente Trump dio un discurso en el que rechazó los resultados y pidió a la gente que luchase”, remarcó Zuckerberg. El máximo ejecutivo en Facebook añadió que “quizá no logramos suprimir todos y cada uno de los contenidos prohibidos por nuestras normas de uso comunitario, pero puedo asegurarles que hicimos que nuestros servicios fuesen inhóspitos para todos aquellos que pretendían causar daño”.

Desde el asalto al Capitolio, las redes sociales han sido culpadas de amplificar la llamada a los actos violentos y difundir información falsa que contribuyó a los violentos disturbios vividos en la institución estadounidense el 6 de enero, donde murieron cinco personas.

Los congresistas de EE UU creen que el tiempo de autorregulación para de Facebook, Twitter y Google ha terminado.

Las tres empresas han tomado medidas para frenar la desinformación, pero muchas voces las consideran insuficientes y aseguran que sigue presente en sus plataformas. También el Partido Republicano tacha algunas de las medidas de censura encubierta y critican que Facebook, Twitter y Youtube prohibieran las cuentas del ex presidente Trump tras esa fecha fatídica.

En la audiencia, que fue virtual, el representante demócrata Mike Doyle, presidente del subcomité de Comunicaciones y Tecnología de la Cámara de Representantes, recordó que los congresistas tuvieron que huir ese día “mientras una turba profanaba el Capitolio y nuestro proceso democrático. Ese ataque y el movimiento que lo motivó arrancó y se nutrió en sus plataformas”, les dijo.

Pero Zuckerberg, Pichai y Dorsey no solo fueron interrogados sobre los esfuerzos hechos por sus plataformas para detener las afirmaciones infundadas de fraude electoral sino también por la desinformación sobre otro tema vital en estos momentos como son las vacunas contra el Covid-19. Muchos políticos creen que estas plataformas ayudan a promover el escepticismo sobre las vacunas. Doyle aseguró que el personal de la Cámara han encontrado fácilmente contenido antivacunas en Facebook, Instagram, Youtube y Twitter. “Pueden eliminar ese contenido. Pueden reducir su visión. Pueden arreglar esto, pero elijen no hacerlo. Tienen los medios, pero una y otra vez están eligiendo el compromiso y las ganacias por encima de la salud y la seguridad de los usuarios”.

Fran Pallone, representante demócrata, aseguró que “el modelo de negocio [de estas plataformas] se ha convertido en el problema” y dijo que “el tiempo para la autorregulación ha terminado. Es hora de que legislemos para responsabilizarles [de lo que ocurre en las redes sociales]”, remarcó.

En este sentido, numerosos legisladores han pedido que sea eliminada o reajustada la sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones de 1996, que limita de manera importante la responsabilidad de estas empresas sobre lo que publican sus usuarios en sus plataformas. Un tema sobre el que no mostraron consenso los tres CEO.

En un testimonio previo y por escrito publicado ayer miércoles, Zuckerberg apoyó la reforma de esta ley, mientras Pichai se mostró reacio a cualquier cambio. El primero pidió que la protección de responsabilidad para las plataformas de internet esté condicionada a tener sistemas para identificar y eliminar material ilegal.

El CEO de Facebook agregó que las plataformas "no deberían ser consideradas responsables si un contenido en particular elude su detección, eso sería poco práctico para plataformas con miles de millones de publicaciones por día". Según la propuesta de Zuckerberg, un tercero determinaría si los sistemas de la empresa son lo suficientemente adecuados para manejar la carga, informó Bloomberg.

Para Pichai, en cambio, reformar o derogar la Sección 230 por completo "tendría consecuencias no deseadas, dañando tanto la libertad de expresión como la capacidad de las plataformas para tomar medidas responsables para proteger a los usuarios frente a desafíos en constante evolución”. El CEO de Google quiere que las empresas se centren en "desarrollar políticas de contenido que sean claras y accesibles", como notificar a los usuarios si su trabajo es eliminado y darles formas de apelar tales decisiones, remarcó esta agencia.

Por su parte, Dorsey defendió el manejo de la información errónea por parte de la compañía, incluida la aplicación de etiquetas a publicaciones engañosas sobre la vacuna y la las elecciones. Bloomberg recuerda que Twitter ha prohibido de forma permanente al expresidente Donald Trump en su red social y ha solicita comentarios sobre cómo manejar a los líderes mundiales que violan sus reglas, mientras que Facebook espera un veredicto de su junta de supervisión después de suspender la cuenta de Trump.

Dorsey advirtió que "la moderación de contenido de forma aislada no es escalable, y la simple eliminación de contenido no cumple con los desafíos de la internet moderna", y defendió que están construyendo sus políticas "principalmente en torno a la promoción y protección de tres derechos humanos fundamentales: libertad de expresión, seguridad y privacidad".

Twitter anunció el pasado enero el lanzamiento de una nueva función destinada a reforzar sus esfuerzos para combatir las noticias falsas y la desinformación llamada Birdwatch. Se trata de una sección independiente de Twitter que al principio solo estará disponible para un pequeño grupo de usuarios, que deberán utilizar una cuenta vinculada a un número de teléfono y una dirección de correo electrónico reales.

“Birdwatch permite a las personas identificar información en los tuits que creen que es engañosa o falsa, y escribir notas que brindan un contexto informativo”, explicó entonces la compañía, que defendió que este enfoque tiene el potencial de responder rápidamente cuando la información engañosa se difunde, agregando un contexto en el que las personas confían y encuentran valioso.

La dirección de las preguntas de los congresistas dejaron entrever por dónde pueden ir los siguientes pasos de los políticos estadounidenses. Los demócratas centraron muchas preguntas en los algoritmos de las plataformas y en cómo están diseñados para priorizar las ganancias de las empresas y no para actuar en beneficio de la sociedad, y los republicanos apuntaron directamente a la “toxicidad” de estas plataformas para niños y jóvenes.

Normas
Entra en El País para participar