Redes sociales

Twitter lanza Birdwatch, una herramienta para combatir las 'fake news' apoyándose en la comunidad

Permite a los usuarios identificar tweets con información falsa o engañosa y agregar notas para que haya contexto informativo

Logo de Twitter.
Logo de Twitter.

Twitter ha anunciado el lanzamiento de una nueva función destinada a reforzar sus esfuerzos para combatir las noticias falsas y la desinformación. El proyecto, denominado Birdwatch, es una sección independiente de Twitter que al principio solo estará disponible para un pequeño grupo de usuarios, que deberán utilizar una cuenta vinculada a un número de teléfono y una dirección de correo electrónico reales.

“Birdwatch permite a las personas identificar información en los tuits que creen que es engañosa o falsa, y escribir notas que brindan un contexto informativo”, ha explicado el vicepresidente de producto de Twitter, Keith Coleman, en un comunicado de prensa. “Creemos que este enfoque tiene el potencial de responder rápidamente cuando la información engañosa se difunde, agregando un contexto en el que las personas confían y encuentran valioso”.

Los usuarios de Birdwatch pueden marcar tuits desde un menú desplegable directamente dentro de la interfaz principal de Twitter, y cuando una información sea señalada como falsa o engañosa por algún usuario se le añadirá una nota adicional que, por ahora, solo se podrá ver en Birdwatch, aunque la intención de Twitter es que en el futuro sea visible a todo el mundo, solo “cuando haya consenso de un amplio y diverso conjunto de colaboradores”.

La red social analizará primero el funcionamiento de este sistema, que busca que sea la comunidad (y no un comité especial) la que decida, algo similar a lo que ocurre en otros proyectos de internet colaborativos como Wikipedia.

Los participantes en el proyecto, que se suma a otras iniciativas de la compañía como los retweet limitados o los tuits con etiquetas, pueden calificar las notas de otros, como una manera de evitar que los usuarios de mala fe jueguen con el sistema y etiqueten falsamente los tweets verdaderos como falsos.

Twitter espera con esta iniciativa construir una comunidad que pueda ayudarles a moderar y etiquetar los tuits en su producto principal, aunque no etiquetará inmediatamente los tweets con sugerencias de Birdwatch.

La compañía ha señalado que han hecho más de 100 entrevistas cualitativas con personas de todo el espectro político que utilizan Twitter y asegura que le han dado un amplio apoyo. Según la plataforma social, uno de los temas mejor valorados del proyecto es el hecho de que las notas no se limiten a calificar un tuit como verdadero o falso, sino que aporten un contexto informativo que ayuden a entenderlo o evaluarlo mejor. En las notas se permite también insertar enlaces a fuentes relevantes.

Coleman ha reconocido que “hay retos para construir un sistema impulsado por la comunidad como este, desde hacerlo resistente a los intentos de manipulación hasta asegurar que no esté dominado por una simple mayoría o que esté sesgado en función de la distribución de los contribuyentes”.

Por ello, Twitter ha asegurado que está tomando medidas para que Birdwatch sea transparente y ha puesto a disposición de todos la documentación de su sistema de clasificación, así como los algoritmos de los sistemas de reputación y consenso, que serán de código abierto. El objetivo es que investigadores y usuarios puedan auditar su funcionamiento y les ayuden a “construir más rápidamente una solución efectiva”.

El anuncio de Birdwatch llega en un momento complicado para las redes sociales, presionadas cada vez más para que aborden la desinformación en sus plataformas. Twitter ya comenzó a eliminar “contenido engañoso y potencialmente dañino” el pasado marzo tras una avalancha de información errónea sobre la pandemia, y en mayo introdujo etiquetas para responder a los tuits que contenían teorías de la conspiración sobre los orígenes de la enfermedad y curas falsas. Posteriormente, a principios de este mes, la compañía también cerró la cuenta del ex presidente Donald Trump tras la toma violenta del Capitolio en Washington.

Normas
Entra en El País para participar