Alimentación

Aguinaga vendió 250 millones en 2020 y acelerará las compras tras la entrada de PAI

La cifra supone una subida del 13% e incluye el negocio de Copesco & Sefrisa

Ignacio Muñoz, consejero delegado de Angulas Aguinaga
Ignacio Muñoz, consejero delegado de Angulas Aguinaga

Angulas Aguinaga, la compañía de alimentación que desde noviembre está participada en un 50,1% por el fondo PAI, alcanzó unas ventas de 250 millones de euros en 2020, un crecimiento del 13%, cifra que incluye el negocio de Copesco & Sefrisa, cuya compra fue comunicada hace dos semanas pero encarrilada durante las últimas fechas de 2020.

“Estamos relativamente contentos, son resultados que entendemos como buenos. Hemos crecido en cuota por lo que es un buen año”, afirma a CincoDías el consejero delegado de la compañía, Ignacio Muñoz. Este distingue entre las dos tendencias que han seguido los negocios de la distribución alimentaria y de hostelería. Este, que representaba antes del Covid-19 en torno al 27% de las ventas, ha bajado a una horquilla de entre el 15% y el 20% en un año de crecimiento de la empresa.

“Esa parte sigue sufriendo hoy. Pero nuestra mentalidad es la de ver oportunidades en los problemas, así que lo que hicimos fue mover a la gente dedicaba a este canal, como los comerciales, a la parte de retail. Mantuvimos el empleo y compensamos la caída de ventas con los aumentos en distribución”, dice Muñoz. Este prefiere reservarse el dato del resultado del ejercicio, aunque dice que “nuestras estructuras están igual o más fuertes que antes. Lo vemos en el margen y en la cuota de mercado”.

Pese a las dificultades de 2020, Angulas Aguinaga mantiene su plan de negocio hasta 2025. El objetivo principal sigue siendo el de doblar para entonces la facturación y superar los 400 millones, y convertirse en una “multinacional de la alimentación”, como subraya Muñoz, con una mayor variedad de productos y no necesariamente ligados a la pescadería.

Lo que sí cambia, sobre todo por la entrada de PAI en el accionariado, es el camino para alcanzarlo. “Las prioridades no cambian. El plan tiene una parte numérica ambiciosa pero lo principal es la parte de la diversificación del producto y salir hacia Europa. Cuanto más diversificado estés mejor puedes manejarte en situaciones como las que hemos vivido”, dice Muñoz.

En ese proceso, Angulas Aguinaga acelerará en la compra de empresas, como ha hecho con Copesco & Sefrisa. “Tenemos una intención de acelerar el crecimiento inorgánico. El objetivo es convertirnos en una multinacional. Y donde hay cambio es entre orgánico e inorgánico”.
La compañía destinará 125 millones en su plan de negocio a crecimiento orgánico y a compras. En estas últimas, Muñoz reconoce que hay “más oportunidades, por esa vocación que tiene PAI y por las oportunidades que hay en el mercado y queremos aprovecharlas”.

Aunque constata el hecho de que la crisis ha abierto el número de posibilidades para adquirir empresas, Angulas Aguinaga centrará el foco en “empresas que van bien y ven que juntándose con alguien pueden crecer más. El ejemplo es Copesco”, dice Muñoz. El foco es crecer sobre todo a nivel europeo, prioritariamente en Francia e Italia “por una cuestión de gustos y cercanía, somos una empresa de refrigerados”, recuerda. Por ello, añade el primer ejecutivo de la compañía, “priorizaremos empresas de fuera”.

La tercera pata principal para el crecimiento de Angulas Aguinaga es el lanzamiento de nuevos productos. Lo que la empresa llama “salir de la pescadería”. “Hablamos de salirnos sobre la base de productos que manejamos ahora, sobre las capacidades y la marca que hemos construido”, dice Ignacio Muñoz.

Habla, por ejemplo, de una apuesta por los platos preparados, incluido, por ejemplo, un pollo al curry. “Nosotros no venimos del pollo pero sí venimos de trabajar con proteína y conocemos las necesidades del consumidor. Nos consideramos una empresa de alimentación que viene del pescado”, dice, añadiendo que “no quiere decir que vayamos a empezar a hacer chorizos. No. Y tampoco significa que vayamos a hacer compras a lo loco”.

El escenario para 2021, todavía con un débil canal hostelero

Panorama. Respecto a las perspectivas de negocio de cara a este año, el consejero delegado de Angulas Aguinaga, Ignacio Muñoz, reconoce que sus estimaciones pasaban por una situación más estabilizada respecto a la pandemia. Sin embargo, la sucesión de olas sigue generando restricciones al canal hostelero, con lo que esa vía del negocio sigue resintiéndose. “Esperábamos que horeca estuviese mejor de lo que está y que retail hubiese cedido algo, pero no está siendo así”, explica.

Marca blanca. Angulas Aguinaga dedica parte de su producción a marca de distribución o blanca. “Somos una compañía de marcas y no renunciamos a propuestas de marca de distribución en las que podamos encontrar un buen balance con nuestra oferta”, dice.

Normas
Entra en El País para participar