Toyota complica aún más sus alianzas

Tiene participaciones amistosas pero inútiles en varios de sus rivales, como Subaru y Mazda

De izquierda a derecha, el presidente de Hino, Yoshio Shimo, el de Toyota, Akio Toyoda, y el de Isuzu, Masanori Katayama, este miércoles en Tokio.
De izquierda a derecha, el presidente de Hino, Yoshio Shimo, el de Toyota, Akio Toyoda, y el de Isuzu, Masanori Katayama, este miércoles en Tokio. AP

Toyota, su unidad de camiones Hino e Isuzu han anunciado una joint venture de camiones conectados y pilas de combustible. Podría servir al impulso verde de Tokio y a la esperanza de Toyota de liderar los vehículos verdes. Pero Isuzu y Toyota también comprarán participaciones mutuas de 333 millones de euros, volviendo a una estructura que habían abandonado en 2018. Es particularmente incómodo dado que Hino (de la que Toyota tiene un 50%) compite con Isuzu.

Ello complica la creciente lista de participaciones amistosas pero inútiles de Toyota en sus rivales, incluidos Subaru y Mazda, además de una serie de asociaciones estratégicas sobre energía limpia, acuerdos para compartir tecnología, etc. Las acciones, que ya habían bajado mucho desde el máximo del día 13, se desplomaron otro 2% tras el anuncio; Isuzu, en la que Toyota tendrá un 4,6%, se disparó más del 5%. El Gobierno está tratando de mejorar la gobernanza y el retorno para los accionistas. En este sentido, la nueva empresa parece poco limpia.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías