Infraestructuras

Aena sujeta la inversión, pero las aerolíneas reprueban su previsión de costes y tarifas

El DORA 2 eleva el WACC para el operador del 6,98% al 7,68% entre 2022 y 2026

Aena pulsa en la foto

El consejo de Aena aprobó ayer la versión recortada, como respuesta a la crisis, del segundo Documento de Regulación Aeroportuaria (DORA 2). La inversión llega a 2.250 millones entre 2022 y 2026, tal y como avanzó Cinco Días, desde una estimación inicial de 5.000 millones. El hundimiento del tráfico ha hecho que Aena desplace en el calendario el esfuerzo de ampliar Barajas y El Prat, con obras por 3.000 millones. Estas comenzarán en 2025, ejecutándose el grueso en el marco del DORA 3.

A los 2.250 millones previstos, Aena añadirá 250 millones que deberán ser rentabilizados a través de la actividad comercial. Así, la inversión en el quinquenio será de 2.500 millones.

El documento que rige el desarrollo de la red de aeropuertos, los precios máximos a cobrar a las aerolíneas y los parámetros para medir la calidad del servicio, pasa ahora a la Dirección General de Aviación Civil. Y una vez supervisado y enmendado, se espera su aprobación por el Consejo de Ministros en septiembre.

AENA SA 142,00 1,72%

Para fijar la inversión y tarifas, se ha previsto que se alcancen 1.218 millones de pasajeros en los cinco años. El escenario, que la asociación de aerolíneas ALA cree demasiado conservador, se basa en estimaciones de ACI, IATA y Eurocontrol. En ellas se aprecia la vuelta del nivel de tráfico de 2019 (274 millones) entre 2025 y 2026.

Pero más que en los difíciles vaticinios, la tensión con las aerolíneas vuelve a estar en el coste medio ponderado de capital (WACC) al que aspira Aena, como ya sucedió en el primer DORA. La empresa propone un 7,68%, frente al 6,98% del periodo 2017-2021. Muy alto, según sus clientes. El Ingreso Máximo Anual por Pasajero (IMAP) partirá de los 9,94 euros de 2022, frente a un Ingreso Máximo Anual por Pasajero Ajustado (IMAJ) de 10,27 euros en 2021 (el IMAP de 2021 era de 9,89 euros). En la comparación, el precio de salida de 2022 estará un 3,21% por debajo del actual precio, pero aún deberá someterse a ajustes.

Desde esos 9,94, euros, habrá una subida anual del 0,52%, hasta los 10,10 euros de 2025, y el ingreso será de 10,43 euros en 2026. La variación en el último ejercicio, del 3,29%, se debe a que está fuera ya de las limitaciones tarifarias que recoge la Ley 18/2014, que prevé un ascenso máximo interanual del 0%

La Asociación de Líneas Aéreas argumenta que la carga del 0,52% en los cuatro primeros años del DORA 2 no está justificada, mientras que Aena lo achaca a exigencias en materia de seguridad que no estaban contempladas cuando se elaboró la citada Ley 18/2014. De facto, indica la empresa que preside Maurici Lucena, se está ofreciendo una congelación del IMAP teniendo en cuenta los nuevos requerimientos de seguridad esencialmente en puestos de control.

Uno de los ajustes que se avecina en ese ingreso que propone Aena por pasajero es el de la recuperación de los costes sanitarios en que ha incurrido la empresa para frenar la Covid-19. El impacto, si el Gobierno no lo elimina a través de una subvención, será de 35 céntimos por viajero en 2022. Ya los costes sanitarios de 2021 se computarían en 2023 si no media ayuda alguna. Las aerolíneas también están en contra de acarrear con esa factura.

El sector aéreo cree que Aena puede mantener unos costes más ajustados que los propuestos y reclama rebajas tarifarias. Aena, por su parte, defiende que al final del DORA 2 se habrán cumplido diez años con tarifas que se mantienen en niveles similares a los de 2017 después de asumir nuevos requisitos de seguridad y de calidad, mayores costes unitarios y mejoras en la red. De los 10,90 euros de IMAP en 2016 se pasará a 10,43 euros en 2026. La bajada del 11% en el primer DORA se ve matizada ahora con un incremento del 5%.

El sector pide que Aena compense sus pérdidas con el superávit de 2017 a 2019

Aena ha reclamado a la Dirección General de Aviación Civil que calcule el impacto de la pandemia en su negocio regulado para tener acceso a una compensación, con cargo a las aerolíneas, que iría recogida a partir de 2027 en el DORA 3.

La empresa pública señaló que el impacto de la crisis sanitaria en los ingresos de 2020 ha sido de 2.262,9 millones. La caída en ventas respecto a 2019 es del 50,2%, hasta los 2.242 millones.

Aena no ha hecho estimación previa alguna, pero sí cree estar en derecho de recuperar pérdidas por una circunstancia excepcional como ha sido la crisis sanitaria. El gestor aeroportuario se apoya en el artículo 27 de la Ley 18/2014 y debe tener respuesta en seis meses.

Los clientes de Aena defienden que esta acumulaba un superávit de más de 800 millones entre 2017 y 2019 que debe servir para amortiguar la crisis.

Normas
Entra en El País para participar