La igualdad de género, una idea de inversión de interés

Las compañías que tienen mayor representación de mujeres en puestos directivos resultan más rentables

Firmas españolas como Santander o Bankia incluyen igualdad en sus estrategias, también relacionadas con criterios ESG

Mujeres gestoras

Los fondos temáticos despiertan cada vez más interés entre los pequeños inversores, más si de alguna manera integran criterios ESG (medioambientales, sociales y de buen gobierno, por sus siglas en inglés). Estas dos características van de la mano en los vehículos que buscan aprovechar la presión social para que tanto las empresas como los distintos colectivos trabajen para alcanzar el objetivo de la diversidad de género en el mundo laboral y la igualdad de mujeres y hombres, sobre todo en los puestos directivos. En definitiva, cumplir el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) número 5 de la ONU: conseguir la igualdad de género y empoderar a todas las mujeres y niñas.

No hay muchos fondos en el mercado que se centren en este tipo de cuestiones, pero los que existen a día de hoy demuestran fuertes convicciones y claras ideas de inversión, basadas principalmente en que las compañías que tienen mayor representación de mujeres en puestos directivos resultan más rentables.

Apoyan el cumplimiento del ODS 5, que busca empoderar a adultas y niñas

Así lo cree Soliane Varlet, gestora del Mirova Women Leaders Equity Fund, lanzado en España en marzo de 2019, quien considera que aumentar la presencia de mujeres en puestos de decisión no se trata de una medida proteccionista a favor de las féminas, “sino de una medida que también puede afectar directamente a las cuentas de resultados de las empresas”, señala Varlet, ya que distintas investigaciones concluyen que existe una fuerte correlación entre el desempeño financiero de una empresa y la ventaja competitiva resultado de la política de paridad de sexos. Entre los efectos, “una mayor creatividad, que se canaliza hacia una mejora del proceso de toma de decisiones y mayor innovación” o “una menor rotación en el trabajo y mayor motivación y compromiso por pertenecer a empresas socialmente comprometidas, así como una menor probabilidad de incurrir en problemas éticos y legales”, resalta la gestora de Mirova.

“Evaluamos las empresas en el convencimiento de que aquellas que reconocen y fomentan la igualdad de género poseen una ventaja competitiva”, apunta Junwei Hafner-Cai, gestora del RobecoSAM Global Gender Equality Impact Equities. En su opinión, estas empresas tienen acceso “a un caudal de talento mucho mayor, pueden retener a los profesionales estrella con más facilidad, y se benefician de una mejor comprensión del cliente y un conocimiento profundo de las oportunidades del mercado”.

Los expertos ven una ventaja competitiva en potenciar la paridad

Por su parte, Nina Petrini, responsable de ETF y gestión pasiva en UBS AM para Iberia, entidad que cuenta con el UBS ETF Global Gender Equality, indica que el vehículo replica el índice Solactive Equileap Global Gender Equality 100 Leaders, que agrupa a un centenar de compañías elegidas por su sólida trayectoria en diversidad de género y sostenibilidad. “Las empresas se seleccionan en función de 19 criterios de diversidad, que incluyen la igualdad de salario, el equilibrio entre la vida laboral y personal, transparencia y responsabilidad, la igualdad de género y las políticas de sostenibilidad. A su vez, esto debería alentar a las compañías a revisar y reflexionar sobre sus políticas de diversidad”, señala Petrini, y resalta que este ETF ha captado más de 500 millones de euros en tan solo tres años, más de la mitad en plena pandemia.

Premiar a las empresas

También Julie Bech, cogestora del Nordea 1-Global Gender Diversity Fund, está convencida de que existe una correlación entre el nivel de diversidad de género de una empresa y su rentabilidad: “Las empresas que la promueven deben ser recompensadas. Si bien se trata de un problema social, también se correlaciona con el éxito empresarial”. Además, afirma que “el capital humano es un factor clave detrás de la rentabilidad de una empresa y es difícil para un competidor copiar las habilidades de empleados sobresalientes”.

Entre las entidades españolas destaca el interés de Santander AM. Lola Solana, al frente del Santander Equality Acciones, lanzado en octubre de 2018, cuenta que el objetivo de la estrategia es valorar aquellas empresas “donde las mujeres forman parte del comité de dirección, contribuyen a la toma de decisiones, donde la CFO, la directora de negocio, la directora de tecnología o la CEO son mujeres. Es decir, poner en valor compañías donde no existe brecha salarial y donde se dan las mismas oportunidades a todos independientemente de su género, donde lo que de verdad importa son las ganas de crecer, el talento y los resultados”.

Está probado que los equipos diversos generan mejores resultados

Asimismo, el banco renuncia a parte de la comisión de gestión para financiar con ella becas para que niñas de entornos desfavorecidos puedan acceder a la universidad. “El fondo, a día de hoy, tiene 21 millones de patrimonio y esperamos seguir generando rentabilidad para atraer inversores y para servir de referente a las jóvenes de nuestro país”, desea Solana.

En el caso de Bankia, la entidad aborda la temática mediante su gama Bankia Futuro Sostenible, que con sus inversiones buscan impactar positivamente en determinados ODS, incluido el número 5. “Está demostrado que los equipos diversos generan mejores resultados. Es por ello por lo que analizamos con especial atención cómo están formadas las plantillas de las empresas en las que invertimos”, resalta Enrique Blasco, director de planes de empleo de Bankia AM y responsable de la gestión de estos productos.

Los ETF también abordan la temática replicando índices específicos

En la cartera destacan las inversiones en compañías dentro de salud y bienestar y educación y el ETF Lyxor Global Gender Equality, una alternativa de inversión en la cual se seleccionan las 150 mejores empresas mundiales medidas por cuatro criterios: igualdad de género en el liderazgo y en la fuerza laboral; igual compensación y equilibrio entre la vida familiar y laboral; políticas que promocionen la igualdad de género, y compromiso con la transparencia y responsabilidad.

Las profesionales escasean en el sector de la gestión

La igualdad de género, una idea de inversión de interés

Solo un 11%. Ese es el pobre porcentaje de mujeres gestoras en el mundo, según el informe de Citywire Alpha Female Report 2020. Lo cierto es que la cifra no es mucho mejor que la recabada en 2016, cuando se empezó a publicar este estudio anual. En aquella ocasión, el porcentaje era del 10,3%. En 2019 fue del 10,8%.

Ante ese panorama, Nisha Long, responsable de análisis de inversiones transfronterizas en Citywire, solo ha podido lamentar que, “a pesar de las nuevas iniciativas para atraer más talento femenino a la gestión de activos, las cifras siguen siendo tristemente bajas cinco años después”. De hecho, si la tasa de crecimiento continúa en cifras tan ridículas, no se llegaría a la paridad en el sector internacional de la gestión de fondos hasta el año 2215.

La última edición de este estudio ha traído también un dato de especial interés para el sector nacional, ya que considera a España como el país con más mujeres al mando de fondos de inversión, en concreto, un 23% de los registrados aquí.

La cifra puede parecer que no es muy elevada, pero duplica la proporción en países como el Reino Unido, Irlanda o Luxemburgo, con el 11%. La paridad está mucho más lejos en Alemania (6%) o Estados Unidos, con el 9%.

Otros indicadores son aún menos optimistas. Según datos del informe Women and Investing de Morningstar, a finales de 2020, el 14% de los gestores de fondos eran mujeres, el mismo porcentaje que en el año 2019. Desde que el proveedor de datos empezó en 2015 a analizar el porcentaje de féminas en puestos de gestión de fondos de inversión, ha insistido en su infrarrepresentación. Así, según sus cálcu­los, en Estados Unidos, los hombres se han hecho con entre el 85% y el 90% de los puestos de trabajo creados desde 1990 en el sector.

Otro indicador de referencia en el mundo empresarial en general es el Índice de Igualdad de Género de Bloomberg (GEI, por sus siglas en inglés), que puntúa la promoción de estas prácticas gracias a que 380 empresas con sede en 44 países han presentado datos, referidos a 2019, en la última edición.

El índice valora cinco aspectos: liderazgo femenino y flujo de talentos, igualdad y paridad salariales de género, cultura inclusiva, políticas de acoso sexual y marca promujeres.

La puntuación media general obtenida se posiciona en un 66,42%, siendo el promedio de las 126 entidades financieras participantes a nivel mundial de un 68,20%. No obstante, en capítulos concretos esa puntuación se sitúa en el aprobado raspado. Por ejemplo, la igualdad salarial, con un 56%.

Ideas para la cartera

Ahorro. El Smart Bolsa Mundial, plan de pensiones de Caser, se lanzó hace tres años como el primer producto de renta variable global enfocado en la igualdad de género. Desde Casadevall Eafi, asesores del plan, achacan buena parte de sus resultados a incluir en la cartera fondos de gestión activa liderados por mujeres.

Guarderías. Desde Pictet AM proponen a Bright Horizon Family Solutions, empresa en la cartera del fondo Pictet Smart City, como ejemplo de empresa que contribuye al objetivo de Naciones Unidas por la igualdad de género. Dispone de 120.000 plazas de guardería para bebés de padres trabajadores en Estados Unidos y Europa, por lo general en el lugar de trabajo.

Normas
Entra en El País para participar