Sareb lanza un concurso de gestión de suelo donde levantar 12.000 viviendas

Altamira, JLL, Savills, EY, LandCo y Servihabitat, entre los candidatos

Busca un socio que se encargue del proceso de recalificación urbanística

Sareb
Javier García del Río, consejero delegado de Sareb.

Sareb busca un socio que le ayude en la gestión urbanística de una megacartera de suelos que actualmente no tienen permisos para construir. Para ello, ha lanzado un concurso en el que ha invitado a participar a 12 empresas, entre ellas consultoras, servicers inmobiliarios y una constructora. La idea del banco malo es elegir a una de esas compañías para que se encargue de todo el proceso, con el objetivo de que esos terrenos, que tienen capacidad para levantar alrededor de 12.000 viviendas, tengan el carácter de finalista en los próximos años, según fuentes del sector inmobiliario.

Al concurso, la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) ha invitado a las consultoras Savills Aguirre Newman, CBRE, EY y JLL para que se conviertan en su socio en la gestión. También a los servicers Altamira (propiedad de DoBank y Santander) y a Servihabitat (Lone Star y Apollo), así como a una pequeña consultora más tecnológica llamada Almar Consulting y al grupo constructor Level.

También ha invitado a LandCo, la gestora recientemente lanzada por Santander precisamente para gestionar suelos por valor de 4.000 millones de euros del banco. De esta forma, la entidad presidida por Ana Botín creaba una empresa especializada en un negocio poco desarrollado en España. Se da la casualidad de que el banco también es accionista en Sareb, con el 22% del capital, aunque el mayor porcentaje pertenece al FROB (45%).

Sareb quiere ahora establecer un modelo similar al de LandCo con parte de su cartera de suelo que no tiene carácter finalista. Por eso, ha lanzado esta iniciativa llamada Proyecto Neo. Se trata de que durante varios años, su socio trabaje en avanzar en el proceso urbanístico en múltiples ayuntamientos por toda España para recalificar las parcelas y poder construir. La idea de la entidad es que su nuevo aliado tenga experiencia en este tipo de tareas muy especializadas y que sea capaz de llegar a todo el territorio nacional.

En los últimos años esta cartera ha estado gestionada por Haya y Solvia. Se compone de alrededor de 300 parcelas, tal como avanzó en febrero el medio especializado en el sector inmobiliario Brainsre News. El objetivo de la entidad presidida por Jaime Echegoyen es tener las propuestas de los interesados en este mes de marzo. Desde Sareb se declinó hacer comentarios.

Principalmente, el portfolio a gestionar se compone de suelos residenciales, aunque también habría algunos terciarios, según las fuentes consultadas. Están repartidos inicialmente en 48 provincias (aunque el perímetro puede variar), fundamentalmente en cerca de 190 municipios en ubicaciones secundarias del arco mediterráneo (desde Cataluña a Almería), Andalucía, Castilla y León, Castilla-La Mancha y Asturias. Tanto en Madrid como en Barcelona la presencia es escasa.

El trabajo de gestión de suelo conlleva varios años de trabajo, debido a la lentitud de los procesos urbanísticos. Por eso, es difícil calcular cuánto tiempo tardará la entidad en conseguir las recalificaciones. En esta cartera que maneja Sareb, según las fuentes consultadas, hay terrenos que podrían obtener el carácter de finalista en uno o dos años, pero la horquilla puede alargarse en otros casos para más de cinco años. En cualquier caso, el objetivo fundacional del banco malo es lograr la liquidación de todos sus activos procedentes de la banca hasta 2027.

En la actualidad, el 16,6% del valor de los activos de la entidad son suelos, lo que supone 2.338 millones de euros, según se recoge en el informe de resultados del primer semestre de 2020. De todas las propiedades en su cartera, el 15,7% es finalista y el 21,4% está en desarrollo (sin permisos).

Con este tipo de trabajo especializado de obtención de licencias urbanísticas, la entidad conseguiría que se revalorice la cartera de suelo una vez que se consideran finalistas, donde ya se puede construir. Está todavía por decidir, según las fuentes, si en ese momento Sareb los traspasaría a un tercero para hacer caja o podría impulsar la promoción inmobiliaria.

El Proyecto Neo está dentro de la estrategia lanzada hace dos años de recuperar algunos servicios cedidos en los contratos de gestión a sus servicers –renegociando los acuerdos con Haya, Altamira, Solvia y Servihabitat– como el mantenimiento de inmuebles o mejorar en la judicialización de los créditos morosos.

Reconvertir el negocio hacia el inmobiliario

En los últimos meses, el banco malo ha iniciado un viraje desde su inicial presencia como entidad financiera que gestionaba activos procedentes de la banca hacia convertirse en una inmobiliaria. Para encabezar esa estrategia, la entidad presidida por Jaime Echegoyen fichó el pasado año a Javier García del Río, ex director general de Solvia. En ese giro, Sareb creó en 2019 la promotora residencial Árqura con activos por valor de 811 millones de euros y una capacidad para construir 17.095 viviendas. En este caso se asoció a la promotora Aelca (controlada por Värde Partners), con la que constituyó lo que se conoce como FAB (Fondo de Activos Bancarios), un fondo de inversión en el que Sareb controla el 90%.

Igualmente, creó la socimi Témpore, en el que en esta ocasión se asoció con el fondo estadounidense TPG (que dispone del 75% del capital). Esta sociedad cotizada controla una cartera de más de 300 millones en vivienda para alquiler.

El año pasado también adjudicó a Haya un contrato para gestionar 3.300 inmuebles en alquiler, de los que 1.800 son viviendas.

Normas
Entra en El País para participar