Aerolíneas

EY prevé tensión para IAG si se ralentiza la vacunación pese a sus 10.300 millones en caja

El holding de aerolíneas se ve con liquidez suficiente hasta la salida de la crisis

EY prevé tensión para IAG si se ralentiza la vacunación pese a sus 10.300 millones en caja

Una liquidez que alcanza los 10.300 millones al cierre de 2020 hace que la dirección de IAG tenga moderado optimismo sobre las posibilidades del holding de aerolíneas de salir a flote de la peor crisis que recuerda el sector aéreo. Sin embargo, el auditor de sus cuentas, EY, no ha dejado de llamar la atención sobre las dificultades que atravesaría la compañía si el despliegue de la vacunación y la consiguiente vuelta del tráfico de viajeros se tuerce. Las pérdidas de IAG ascendieron a 6.923 millones en 2020.

“En el caso de que se produzca un escenario más severo de los ya considerados, la sociedad se verá en la necesidad de obtener financiación adicional suficiente, lo cual supone una incertidumbre material que podría causar dudas significativas sobre la capacidad de la sociedad de poder continuar como empresa en funcionamiento”, señala EY en un párrafo de énfasis de su informe de auditoría.

El paso de la pandemia ha impactado seriamente en los resultados y flujos de caja, así como en los dividendos e inversiones a lo largo de 2020 y, previsiblemente, en 2021. El auditor se hace eco de la confianza del consejo en que la posición de caja será suficiente, por lo que adoptaron “el principio de empresa en funcionamiento para la elaboración de las cuentas”.

IAG prevé  la apertura de corredores entre países en el tercer trimestre de 2021, primero en Europa y después en Norteamérica, a los que seguirán otras regiones en 2022

La liquidez total, representada por efectivo y depósitos remunerados de 5.917 millones y líneas de financiación para fines generales y para aeronaves concedidas y no dispuestas de 2.142 millones de euros, era de 8.059 millones de euros a 31 de diciembre. A esa cantidad se unen los 2.200 millones de deuda captada a través de UK Export Credit en el mes de diciembre, lo que eleva los fondos disponibles a los citados 10.300 millones.

Para el análisis de empresa en funcionamiento para el periodo que alcanza hasta el 31 de marzo de 2022, IAG ha trabajado con un escenario de referencia y un segundo pesimista. De forma paralela, la dirección aprobó a finales del pasado año un plan de negocio a tres años sobre la hipótesis de referencia, en la que se tiene en cuenta la previsión del impacto de la pandemia y la previsible recuperación del transporte aéreo.

IAG espera “una relajación gradual de las restricciones a los viajes, por región geográfica, basándose en la administración de vacunas durante el año”. La dirección que lidera Luis Gallego prevé que se pondrán en marcha corredores entre países a partir del tercer trimestre de 2021, primero en Europa y después en Norteamérica, a los que seguirán otras regiones en el primer semestre de 2022.

Del 79% de reducción de capacidad a un 18% en un año

Respecto a la recuperación de la capacidad, el holding que engloba a Britihs Airways, Iberia, Vueling, Aer Lingus y Level, tiene presupuestado pasar de la reducción del 79% en este primer trimestre de 2021, en comparación con el mismo periodo de 2019, a una reducción del 18% en los tres primeros meses de 2022, de nuevo frente a 2019. La oferta media se asientos hasta final de marzo del próximo ejercicio estaría una media del 43% por debajo de 2019.

IAG 2,27 1,12%

Ante esta estrategia de oferta aún contenida, IAG prevé cierta recuperación de los ingresos unitarios de pasaje por kilómetro operado (AKO), pero siempre por debajo de las cifras previas a la pandemia. El holding aprecia un mayor peso de los vuelos de corta distancia frente a los de largo recorrido, y preponderancia del viaje de ocio frente al de negocios. Un punto, este último, que penaliza los ingresos por viajeros de clase preferente.

Ya en el escenario pesimista, en el que la vacunación sea lenta y se mantengan las restricciones a los viajes, la recuperación de la capacidad se adaptaría a la realidad de la demanda.

El impacto sería aún más grave en el largo radio y las hipótesis de oferta de capacidad para el tercer trimestre de este año no se alcanzarían antes del primer trimestre de 2022. Con ello, la oferta de asientos permanecería hasta final de marzo del próximo año en una media del 60% de reducción en comparación con 2019.

Normas
Entra en El País para participar