Mercado de trabajo

España tiene tres meses para reabsorber un millón de ocupados en ERTE

El próximo 31 de mayo terminan las condiciones más ventajosas de los ajustes de empleo; mientras Trabajo convoca a agentes sociales y al Banco de España

Vista de una zona de hamacas en la playa de Poniente de Benidorm prácticamente vacía para esta época del año debido a los efectos de la crisis del Coronavirus en el turismo.
Vista de una zona de hamacas en la playa de Poniente de Benidorm prácticamente vacía para esta época del año debido a los efectos de la crisis del Coronavirus en el turismo.

La evolución del empleo en febrero fue “mala sin paliativos ni paños calientes”, dijo ayer el secretario de Estado de Seguridad Social, Israel Arroyo tras presentar las cifras de cotizantes al sistema a finales del mes pasado. Si bien, acto seguido, añadió que eso no quiere decir que el mercado no se vaya a recuperar en los próximos meses, a medida que el control de la pandemia, los planes de vacunación y las ayudas a las empresas y trabajadores reactiven la economía.

De hecho, el Gobierno sabe que en los próximos tres meses la economía española debería reabsorber los 900.000 trabajadores que terminaron febrero incluidos en un expediente de regulación de empleo (ERTE), justo antes de que termine la última prórroga de las condiciones beneficiosas de estos ajustes para empresas y trabajadores el 31 de mayo próximo. 

La reactivación del comercio, la hostelería y el turismo o, al menos sus expectativas, de cara al verano, serán clave para ello, ya que, aproximadamente tres cuartas partes de los afectados trabaja en estos sectores. Y en febrero, nueve de cada diez nuevos afectados por un ERTE pertenecían a la hostelería. 

Además, el número de trabajadores con su empleo sus pendido se ha disparado en los dos primeros meses del año en más de 160.000 trabajadores, lo que podría también esconder un número indeterminado de casos en los que la empresa reengancha a sus trabajadores a un ERTE porque ya ha disfrutado de uno previamente y, aunque haría un despido colectivo debe cumplir el compromiso de mantenimiento del empleo durante seis meses. 

En esta necesaria vuelta a la actividad de la economía española también deberán encontrar su sitio los casi 400.000 trabajadores autónomos que ahora han cesado su actividad, la mayoría de ellos se espera que solo temporalmente y que, ahora están cobrando la prestación extraordinaria creada para estos casos. 

En este contexto, el secretario de Estado de Empleo, Joaquín Pérez Rey, afirmó ayer tajantemente en referencia al Gobierno que “es hora de ser más ambicioso” con las ayudas y apostar por aquellas que reactiven la economía, en una clara apuesta por ayudas directas a las empresas de los sectores más afectados, que no comparten del todo desde el Ministerio de Asuntos Económicos. Pero hasta que llegue la concreción de las nuevas ayudas por valor de 11.000 millones, desde Trabajo buscan soluciones a la desesperada y han han convocado a los agentes sociales, al Banco de España y al Consejo Económico y Social (CES), entre otras instituciones para poner en común propuestas con las que reencauzar el mercado laboral.

Normas
Entra en El País para participar