Reconstrucción

Los sindicatos exigen a Calviño que condicione las nuevas ayudas a mantener la actividad y el empleo

Uno de cada tres autónomos asegura que acumula pérdidas de más de 30.000 euros por la pandemia

Imagen de la reunión de la mesa del diálogo social para la reconstrucción entre los ministros económicos del Gobierno y la patronal y los sindicatos.
Imagen de la reunión de la mesa del diálogo social para la reconstrucción entre los ministros económicos del Gobierno y la patronal y los sindicatos.

Los máximos líderes sindicales de CC OO y UGY y los patronales de CEOE-Cepyme han mantenido hoy una nueva reunión de la mesa del diálogo social sobre el Plan de Recuperación organizada por el Ministerio de Asuntos Económicos y encabezada por su titular Nadia Calviño, y a la que asistieron también, como es habitual, un nutrido grupo de ministros de área económica.

En dicho encuentro, los sindicatos han reclamado a Calviño que vincule las futuras ayudas a empresas, pymes y autónomos anunciadas hoy por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, por valor de 11.000 millones de euros, al mantenimiento de la actividad así como del volumen y calidad de empleo en las compañías beneficiarias. “Estas ayudas no pueden darse (a las empresas) sin condiciones”, exigió el titular de CC OO, Unai Sordo, tras la reunión.

En este punto, los interlocutores sociales confían en que en las próximas semanas el Ejecutivo les informe de los criterios objetivos que emplearán para el reparto de este nuevo paquete de ayudas entre las que habrá una parte importante de subvenciones directas, esperan los empresarios.

Precisamente, horas antes de esta reunión, la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) pedía que estas nuevas ayudas sean directas, para la liquidez de las empresas ya que, según el barómetro que ha presentado hoy esta organización realizado en febrero, un millón de autónomos ha declarado que sus pérdidas generadas por la crisis derivada de la pandemia son superiores a los 30.000 euros, lo que supone que esta situación afecta a uno de cada tres trabajadores por cuenta propia existentes en España.

Además, 300.000 encuestados prevén cerrar a lo largo de este año por “encontrarse con serias dificultades para poder continuar con su negocio”. El presidente de ATA, Lorenzo Amor, ha señalado que 2020 “ha sido un año horrible para miles de autónomos que han tenido que reducir sus plantillas, tener pérdidas de las cuales no saben si se va a recuperar y, en ocasiones, tener que echar el cierre en la ruina más absoluta”.

La fotografía que presentan los resultados de estas encuestas es que ocho de cada diez autónomos (el 81%) ha facturado menos que el año anterior. Esto es consecuencia de que hay aún casi 600.000 trabajadores de este colectivo (el 17,4%) que aún tienen sus negocios cerrados por las limitaciones administrativas adoptadas por la tercera ola de la pandemia. Además, otro 51,2% dijo que, aunque está abierto, funciona al 50%. Mientras que solo un 24% afirma estar abierto y funcionando con total normalidad y un 1,3% dice funcionar mejor incluso que antes de la pandemia.

Normas
Entra en El País para participar