Energía

Acciona sacará a Bolsa este año un mínimo del 25% de su filial de energía

El desafío del grupo es doblar la potencia instalada, de 10.500 MW, en 2025

Acciona pulsa en la foto

El viento que sopla en el mercado a favor de la energía verde va impulsar la colocación en Bolsa de la filial de renovables de Acciona. Previsiblemente será este año y el plan, desgranado esta tarde ante el consejo de administración, pasa por tener un free float mínimo del 25%.

El grupo que preside José Manuel Entrecanales ha desvelado ante la CNMV el objetivo de duplicar, de aquí a 2025, la actual capacidad instalada. Se pasaría de 10.624 MW en 16 países a 20.000 MW, con algo más de crecimiento en fotovoltaica (4,8 GW) que en eólica (4,5 GW).

Esta promesa se sostiene sobre una cartera en construcción de 3 GW, otros 6,3 GW “muy visibles” por ejecutar, y la oportunidad de 9,8 GW “en desarrollo avanzado”. De forma adicional, está la apuesta por el hidrógeno verde, el impulso de los fondos de la UE y posibles operaciones corporativas.

"Una salida a bolsa del negocio de Energía permitiría acelerar el crecimiento con el coste de capital adecuado y mayor capacidad en nuestro balance”, dice José Manuel Entrecanales

La venta de un porcentaje de Acciona Energía “libera recursos para el desarrollo del resto de negocios estratégicos de la compañía, como Agua, Inmobiliaria o Movilidad Urbana”, se ha argumentado en un comunicado.

Nordex se queda fuera

El perímetro de la futura cotizada incluye todo el negocio de Energía salvo la participación en el fabricante de aerogeneradores Nordex. Acciona ha aclarado que mantendrá un paquete mayoritario en Acciona Energía.

El parqué elegido es el español, pero el grupo aseguró que “el mercado definitivo aún no ha sido decidido”. El proyecto se apoya en el fuerte impulso a la descarbonización en todo el planeta, así como en el auge de nuevas fuentes de energía limpia y el apoyo de los fondos comunitarios para la recuperación. La creación de un vehículo cotizado diferenciado, argumenta Acciona, permitiría atender la demanda del mercado y promover su crecimiento.

ACCIONA 140,50 1,37%

La segregación del negocio energético facilitaría su desarrollo sin los corsés financieros de negocios del grupo como el de la construcción o las concesiones de infraestructuras.

“Las tendencias actuales apuntan a una fuerte demanda de infraestructuras sostenibles y energías limpias ante la que debemos estar preparados. En este entorno, una salida a bolsa de nuestro negocio de Energía nos permitiría acelerar nuestro crecimiento con el coste de capital adecuado y con mayor capacidad en nuestro balance”, indicó José Manuel Entrecanales.

Más de 4.000 millones

Distintos analistas otorgan un equity value para Acciona Energías Renovables de unos 4.500 millones. El simple anuncio sobre una posible oferta de acciones, horas antes de la apertura del mercado, ha hecho que el papel de Acciona se dispare un 11,4%.

El adelgazamiento del endeudamiento financiero neto, en 584 millones, deja la cifra en 4.733 millones a 31 de diciembre

El último paso para crecer en energía ha sido el de la alianza con la estadounidense Plug Power para invertir 2.000 millones en plantas de hidógeno verde en España y Portugal, donde esperan captar un 20% de cuota de mercado.

Al cierre de 2020, Acciona debe un 27,5% de sus ingresos y un 74% del ebitda a la división de energía, con 1.780 y 831 millones de euros, respectivamente.

El deseo de cotizar con las renovables viene de atrás. En 2014, Acciona se alió con KKR para potenciar y sacar a Bolsa la parte del negocio exterior, pero unos meses después se frenó el plan ante la inestabilidad del mercado.

380 millones de beneficio en 2020

El grupo cerró el año 2020 con un beneficio neto de 380 millones, lo que supone un alza del 8,1%. Los ingresos totales del grupo bajaron a 6.472 millones (un 10% menos), con un impacto negativo de 796 millones por el Covid-19. El bitda fue de 1.124 millones (un 21,8% a la baja), con 221 millones de lastre por la pandemia.

La empresa ha cerradculminado 2020 con un total de 9.141 millones en nuevas adjudicaciones, cifra que casi duplica el promedio de años anteriores y que coloca la cartera de contratos en 15.364 millones, su récord histórico.

El negocio de Energía también se vio arrastrado, aunque en menor medida, por la caída de la demanda eléctrica en España. Esta se tradujo en la disminución de los precios mayoristas. La división sumó 494 MW en construcción de nuevos parques renovables y otros 1.709 MW programados para empezar a ejecutarse a lo largo de este año.

Entre las medidas tomadas para navegar en la actual crisis destacan la rotación de activos, la reducción del 50% en el dividendo, o una reducción de casi el 5% en los gastos financieros. El adelgazamiento del endeudamiento financiero neto, en 584 millones, deja la cifra en 4.733 millones a 31 de diciembre. La ratio frente al ebitda es de 4,21 veces.

En el capítulo de las inversiones, la empresa ha contenido el rirmo con una reducción del 20%, hasta los 829 millones. Energía invirtió 595 millones en nueva capacidad, principalmente eólica, destacando los proyectos de Santa Cruz y San Carlos (México) y La Chalupa (Estados Unidos). En total, se instalaron en el periodo 580MW. Infraestructuras, por su parte, invirtió 205 millones.

En cuanto a las desinversiones, en el cuarto trimestre se alcanzó un acuerdo para la venta de una cartera de ocho activos concesionales en España por 484 millones (incluidos 127 millones de deuda asociada.

Normas
Entra en El País para participar