Bebidas

Heineken y los sindicatos acuerdan un ERE con 228 prejubilaciones y el nuevo convenio colectivo

Afecta a todos los centros de trabajo y áreas de la compañía

Heineken y los sindicatos acuerdan un ERE con 228 prejubilaciones y el nuevo convenio colectivo
AFP

Heineken y los sindicatos han alcanzado un preacuerdo para el expediente de regulación de empleo (ERE) que la compañía cervecera anunció la semana pasada en España, dentro de un plan global en el que recortará un total de 8.000 puestos, y también para el nuevo convenio colectivo en el país.

Tal y como confirmó ayer Heineken, el ajuste laboral afectará a 228 personas de las diferentes áreas y centros de trabajo que tiene en el mercado español, salidas que en todos los casos se llevarán a cabo a través de prejubilaciones, lo que la cervecera subrayó como una medida “no traumática”. El acuerdo debe ser ratificado por la plantilla. En principio será este jueves, según indicaron fuentes sindicales.Según un comunicado del comité intercentros al que accedió este periódico, este valora las 228 prejubilaciones como “el mejor acuerdo posible” dado el contexto y las “pretensiones iniciales de la compañía”, también en lo que atañe al convenio.

“Nuestro negocio se está viendo muy afectado por la pandemia, y la crisis estructural a la que nos enfrentamos está cambiando rápidamente nuestro mercado y las demandas de nuestros consumidores y clientes”, explicó Heineken en un comunicado.

Este recorte de 228 trabajadores equivale al 14% de la plantilla, que estaba cerca de las 1.600 personas, y está ligeramente por encima del último ERE aplicado por Heineken en España. Fue en 2018 y aquel afectó a 220 personas.

Además del ERE, las partes han negociado en paralelo las condiciones del nuevo convenio colectivo, para el que también han alcanzado un preacuerdo. Este tendría una vigencia de cuatro años y contendrá medidas para la búsqueda de ahorros y para aumentar la capacidad productiva de las fábricas mediante medidas de flexibilidad, entre otras. Este también deberá ser ratificado por la plantilla.

La multinacional cervecera anunció el jueves pasado un plan para recortar 2.000 millones de euros en costes hasta 2023, lo que incluirá 8.000 despidos a nivel global en un proceso que ya ha iniciado. Algo que viene motivado por los malos resultados del grupo holandés en 2020, año en el que perdió 204 millones de euros tras registrar una caída de los ingresos del 11,3%, bajando a los 23.770 millones, debido sobre todo al cierre de la hostelería durante varios meses por la pandemia.

En España las caídas en volumen cayeron en el entorno del 15%, con un último cuarto en el que la situación se agravó hasta rozar el 20%. Con su reestructuración, Heineken quiere granar eficiencia, optimizar sus procesos logísticos y mejorar su productividad comercial.

Normas
Entra en El País para participar