Bebidas

Heineken prepara 8.000 despidos y ya negocia un ERE en España

La compañía anuncia un plan de recorte de costes de 2.000 millones hasta 2023

Heineken prepara 8.000 despidos y ya negocia un ERE en España
REUTERS

La multinacional cervecera Heineken ha anunciado este miércoles que recortará 8.000 empleos a nivel global después de cerrar un año 2020 marcado por la pandemia, que ha llevado a una importante caída de ingresos y beneficios.

Unos despidos que se enmarcan dentro de un nuevo plan de reducción de costes que se elevará a 2.000 millones de euros hasta 2023. La compañía no ha especificado en qué geografías o en qué áreas de negocio concentrará los ajustes laborales, aunque sí ha especificado que a finales del primer trimestre de este año pretende reducir en un 20% los costes de personal en sus oficinas centrales. "Los plazos de la reestructuración variarán dependiendo de las circunstancias específicas de cada una de nuestras operaciones locales", ha explicado la compañía en un comunicado.

Desde Heineken en España confirman que el proceso también afectará a su plantilla en el país. Un comunicado remitido desde la filial indica que esta "ha presentado ante los representantes sindicales y las autoridades laborales su intención de iniciar un procedimiento de despido colectivo. El proceso legal iniciado con la constitución de la mesa de negociación exige actuar con la máxima responsabilidad y respeto, en un buen clima de diálogo, por lo que no podemos facilitar más información por el momento".

Además indica que "la situación derivada de esta crisis nos obliga a actuar rápidamente y con responsabilidad para adaptar nuestra compañía a un mercado diferente, más pequeño y lleno de incertidumbre. Estamos trabajando para que este proceso tenga el menor impacto posible en nuestras personas".

La reestructuración a nivel global se centrará en tres aspectos, según Heineken: un rediseño organizativo este año para ser "más eficientes y efectivos"; un programa de eficiencia para "reducir la complejidad y el número de referencias, reducir costes de conversión en la producción y optimizar la logística"; y el tercero es un programa de "productividad comercial", con el que quiere revisar los costes "menos efectivos" para reinvertirlos en ganancias de productividad.

"El programa será clave para recuperar nuestros niveles de marketing y gasto, las inversiones en tecnología y digitalización y en mitigar los costes incrementales por la inflación acumulada y los significativos costes de divisas", ha dicho la empresa.

Heineken aplica esta estrategia después de registrar una pérdida neta atribueible de 204 millones en 2020, después de una caída de los ingresos del 11,3%, bajando a los 23.770 millones. El volumen de venta de cerveza retrocedió un 8,1% en el conjunto del año hasta los 221,6 millones de hectolitros, con una caída del 8,2% en el mercado europeo.

Dentro de este, el español sufrió las consecuencias de los cierres y las restricciones aplicadas en la hostelería, con caídas a doble dígito medio (alrededor del 15%) y con un mal comportamiento en el último trimestre del año, en el que la caída estuvo más cerca del 20%. La venta a hostelería perdió entre el 30% y el 40% de su volumen durante el año, mientras que el consumo doméstico creció a doble dígito. La compañía resalta un crecimiento de sus cervezas premium por encima del mercado.

Normas
Entra en El País para participar