Certificación halal, una llave para entrar en el sudeste asiático

La región tiene un crecimiento por encima de la media mundial

Productos de la empresa zamorana Moralejo Selección.
Productos de la empresa zamorana Moralejo Selección.

El incremento del poder adquisitivo de los 1.600 millones de musulmanes que existen en el planeta, fruto del crecimiento económico que experimentan los países que profesan mayoritariamente esa religión, ha creado una tendencia identificada por el International Trade Center de Naciones Unidas como un nuevo mercado global con grandes oportunidades de negocio.

Los productos con certificación halal –los permitidos por la ley islámica, cuya traducción aproximada sería “lo que está permitido”– representan una interesante oportunidad para muchas empresas españolas en el sudeste asiático, una de las regiones del mundo que ha salido mejor parada de la crisis del Covid-19 y que crecerá este año un 5,2% y un 6% en 2022, según el FMI, con países como Malasia o Indonesia de mayoría musulmana. Sin embargo, esta región representa solo el 7% de nuestras exportaciones.

España está todavía muy lejos de desarrollar todo su potencial allí

Efectivamente, no son muchas las empresas españolas presentes en la zona, pero alguna hay. Chocolates Lacasa es una de ellas. Los principales mercados en Asia de esta pyme familiar, fundada en Jaca (Huesca) en 1852, son China, Japón y Corea del Sur, donde está presente desde 2014, pero también vende en Vietnam, Indonesia, Malasia y Tailandia.

Marina Molina, directora de exportación de Lacasa, no cree que incorporar la certificación, que obtuvieron hace cuatro años, expedida por el Instituto Halal de Córdoba, sea más complejo que otros sellos: “Es importante tener un departamento de calidad que coordine el proceso de certificación que, tradicionalmente, se ha dejado en manos del de exportación, pero también lo es que se involucren los departamentos técnicos (industrial y compras) y contar con proveedores certificados”, asegura.

Estar presente en estos países requiere cumplir con las reglas coránicas

Este es un mercado potencial para la industria del chocolate porque los consumos per cápita son aún muy bajos comparados con los occidentales, explica Molina. Y resalta que con la pandemia las ventas se paralizaron, pero “las perspectivas para 2021 son muy buenas”.

Perfiles

Los países de religión principalmente islámica tienen un perfil similar: crecimiento por encima de la media mundial, una población joven y una emergente clase media cada vez más sensible a cuestiones como la calidad y la seguridad alimentaria, señalaba Barbara Ruiz-Bejarano, directora de relaciones internacionales del Instituto Halal, durante un reciente webinario sobre oportunidades para las pymes españolas en el mercado halal del sudeste asiático, organizado por el Icex, Casa Asia y el instituto cordobés.

Atender las exigencias de estos consumidores requiere cumplir con las reglas coránicas. Hasta hace poco, la certificación estaba limitada al islam y a sus practicantes, pero hoy el concepto ha rebasado sus connotaciones religiosas para convertirse en sinónimo de productos y servicios de calidad, saludables y sostenibles. Y va mucho más allá del sector agroalimentario, ya que abre oportunidades en ámbitos como el turismo, la moda, el farmacéutico, la cosmética o, incluso, las finanzas.

Las ventas en la zona solo representan un 7% de los envíos españoles

Actualmente hay en España 500 empresas certificadas por el Instituto Halal, de las que apenas una decena exporta al sudeste asiático. “Es una asignatura pendiente”, comenta Tomás Guerrero, director general de Halal Trade and Marketing Centre del Gobierno de Dubái y experto en economías islámicas. Destaca también que se prevé que el gasto global en productos y servicios halal alcance los 3 billones de dólares en 2024, y considera que España todavía está lejos de desarrollar todo su potencial, a pesar de que cuenta con numerosas empresas en mercados de gran demanda como la alimentación o la cosmética.

Desde Zamora, Moralejo Selección exporta su cordero a más de 30 países, sobre todo de Oriente Medio y de África, pertenecientes al mundo de la tradición halal, un mercado que exige unas calidades y cortes específicos, apunta Enrique Oliveira, fundador y director general de la empresa. Las ventas de productos de esta categoría suponen un 20% de sus exportaciones globales.

Fe de errores. Este artículo se actualizó para reflejar que el gasto global en productos y servicios halal alcanzará los 3 billones de dólares en 2024 y no los 3.000 millones como se indicó originalmente por error.

Cifras

500 empresas españolas han sido certificadas por el Instituto Halal de Córdoba, de las que apenas una decena está presente en el sudeste asiático.

5,2% es el crecimiento que prevé el FMI en la región este año, que alcanzará el 6% en 2022.

2,5 billones de euros es el gasto global estimado en productos y servicios halal para 2024.

Normas
Entra en El País para participar