Tui multiplica por ocho las pérdidas y cerró 2020 con 7.177 millones de deuda

El turoperador alemán cuenta con 2,8 millones de reservas para el verano de 2021, un 44% por debajo de las 2019

Imagen de archivo de un vuelo operado por TUI.
Imagen de archivo de un vuelo operado por TUI.

TUI, el primer touroperador de Europa, sigue sufriendo el impacto brutal de la ausencia de turismo en todo el mundo. Tras cerrar su último ejercicio fiscal (septiembre de 2019 a septiembre de 2020) con unas pérdidas históricas de 3.148 millones de euros, los resultados del trimestre transcurrido entre octubre y diciembre de 2020 certifican que la luz al final del túnel todavía queda muy lejos.

La facturación se desplomó un 88%, pasando de 3.850 a 478 millones de euros, mientras que las pérdidas se multiplicaron por ocho pasando de 105,4 a 813 millones de euros. Un contexto inédito que ha obligado a hacer salidas masivas de caja para atender los gastos inmediatos de la compañía, cifradas en 645 millones de euros en doce meses. Dicho de otra manera que la falta de negocio ha obligado a la compañía a "quemar" 1,8 millones de euros de caja diarios desde septiembre de 2019. Un agujero que el turoperador ha tratado de tapar mediante la implementación del plan plurianual de recorte del gasto, con el que pretende ahorrar 400 millones de euros al año hasta 2023. Solo en el último trimestre, la compañía ha visto como el gasto se ha reducido a 300 millones, frente a los 500 estimados inicialmente. Los resultados fueron recibidos con caídas de la cotización del turoperador, cuyos títulos se dejaban un 0,3% en el inicio de la sesión.

En paralelo, la deuda siguió creciendo imparable, debido en gran medida a los distintos programas de ayuda impulsados por el Gobierno alemán para rescatar a la compañía. En los doce meses transcurridos entre diciembre de 2019 y diciembre de 2020, la deuda neta de la compañía ha crecido un 41,5% (2.104 millones de euros en términos absolutos) hasta los 7.177 millones de euros. El turoperador ha sido una de las empresas más beneficiadas en los rescates del Gobierno alemán, con tres paquetes de ayudas que suman 4.800 millones de euros.

En la junta extraordinaria que se celebró el pasado 5 de enero, el 98% de los accionistas votó a favor de que la última ayuda del Ejecutivo alemán a través del Fondo de Estabilización Económica (420 millones de euros) pueda convertirse en acciones de TUI. En el caso de que este hecho se produjera, Alemania podría llegar a tener hasta un 25% del capital del turoperador. El último rescate también incluía una participación no convertible en acciones por 671 millones de euros y una línea de crédito de 200 millones a través del Banco de Desarrollo de Alemania (KfW). Todas esas inyecciones le han permitido contar con una posición de liquidez de 2.100 millones de euros a 3 de febrero de 2021.

De cara al verano de 2021, la empresa fía la recuperación del pulso económico al verano. No obstante, esta confianza está lejos de llegar todavía a los usuarios, ya que las reservas de paquetes vacacionales para la próxima temporada alta están todavía un 44% por debajo del nivel registrado en 2019, la última campaña veraniega antes de la pandemia. Pese a ello, TUI prevé mantener el 80% de la oferta de 2019 para esta campaña, con unos precios que incluso podrían superar en un 20% a las tarifas precrisis.

Y en esa recuperación va a tener un papel clave Reino Unido. En la presentación de resultados, el consejero delegado de TUI, Fritz Joussen, destacó que el mercado británico tiene una importancia especial para nuestra empresa. "Vemos ahí un ritmo impresionante y objetivos ambiciosos para las vacunaciones", resaltó. Frente a los 2 millones de vacunas en España, en Reino Unido ya se han administrado 12 millones, a un ritmo de 18,45 vacunas por cada cien habitantes, solo superada por Israel. Joussen, al igual que el verano pasado, reclamó acelerar las campañas de vacunación y los test rápidos para evitar las cuarentenas "que paralizan el turismo".

Normas
Entra en El País para participar