¿Cómo será el Amazon de Andy Jassy, el inminente sucesor de Jeff Bezos?

Se espera un cambio de época marcado por el continuismo. Los analistas creen que el fundador se garantiza el control de la evolución de la estrategia

Andy Jassy y Jeff Bezos, el futuro y el actual CEO de Amazon.
Andy Jassy y Jeff Bezos, el futuro y el actual CEO de Amazon.

El CEO de Amazon, Jeff Bezos, abandonará su cargo en la segunda mitad de este año y dejará el timón del gigante tecnológico en manos de Andy Jassy, máximo responsable del negocio de computación en la nube de la compañía, el cual contribuyó con 13.531 millones de dólares a más de la mitad del beneficio de Amazon en 2020.

La decisión de Bezos de ceder las operaciones diarias fue una sorpresa, pero deja imperturbables a los inversores, a la vista de los pocos cambios en el precio de las acciones de la empresa el martes en las operaciones fuera de hora. Tampoco este miércoles los títulos de Amazon mostraron temor o euforia por parte del mercado, pues apenas cayeron un 2%. ¿Por qué? ¿Cómo se prevé que sea el futuro de Amazon, la tercera empresa más valiosa del mundo (1,8 billones de dólares), con Jassy al frente? ¿Planteará este directivo un cambio radical o será más bien continuista?

Todo apunta más bien en esta última dirección, pero con sorpresas, con la explotación de nuevos negocios que están por llegar o desarrollar. Carolina Milanesi, analista de Creative Strategies, aseguró en Twitter que el “gran” anuncio muestra cuán importante son los servicios en la nube para el negocio de Amazon, pero dijo que no cree que Bezos “vaya a dejar de tener impacto en el futuro de la empresa”.

El director financiero de Amazon, Brian Olsavsky, también dejó claro que Bezos seguirá muy involucrado y dejará sus huellas digitales en muchas partes de la empresa. El ejecutivo añadió que Jassy es un “líder visionario” que aportará sus propias habilidades, pero Amazon espera "mucha continuidad con la transacción".

Así lo cree igualmente Enrique Dans, profesor del IE Business School. “Nada parece indicar que vaya a ser una transición brusca o representar algún tipo de cambio significativo. En primer lugar, hablamos de un cambio planificado durante largo tiempo: los rumores en torno al tema se remontan a hace casi tres años, y su sucesor, Andy Jassy, lleva trabajando 23 años con Jeff, de manera que la transmisión de poderes ha sido enormemente ordenada”.

Según este experto, el puesto que ocupará Bezos sigue garantizándole un control total de la evolución de la compañía, “tal vez no en los aspectos operativos del día a día, pero sí en cuanto a su evolución estratégica. Simplemente, Jeff lleva tiempo queriendo abandonar esa parte más operativa y de figura de representación de la compañía ante los medios, y dedicarse más a otros proyectos que le resultan más atractivos y retadores, pero sigue siendo, a todos los efectos, su compañía, la que sigue ejecutando el plan estratégico que él mismo diseñó hace más de 25 años”.

Fernando Aparicio, CEO de Amvost, ve en los planes de sucesión una gran similitud a lo que ocurrió en Alibaba en 2014, cuando su fundador y CEO, Jack Ma abandonó la dirección ejecutiva del grupo, y en 2019, con su retirada más formal, ahondó en la medida para centrarse en la salida a bolsa de Ant Group. “Ya en 2014 sus esfuerzos se centraron en el desarrollo de su banco MYBank (para competir con WeBank de Tencent) con una situación muy similar a la versión ofrecida por Jeff Bezos: la dirección ejecutiva es lo suficientemente fagocitante como para impedir centrarse en el desarrollo estratégico de otros proyectos clave en el futuro de Amazon”.

Según Aparicio, Ma apostó por los servicios financieros (adquiriendo una ventaja clave en este área frente a las Big Tech americanas), y Amazon podría apostar por convertirse en un proveedor de telecomunicaciones (a través de su Proyecto Kuiper), en la fábrica del mundo (a través de Merch By Amazon) y en ser un referente en el B2B, como ya lo es en el B2C asociando a ambos cada vez más servicios financieros (pago a plazos para los consumidores y ofreciendo servicios financieros a empresas como los disponibles en Amazon Lending).

Lo que nadie duda es que Jassy hereda una empresa en horas dulces en cuando a la marcha de su negocio (solo en el último trimestre ingresó 125.555 millones de dólares, un 44% más), pero con desafíos importantes que gestionar. El primero, la protección de la actividad de una compañía en la que su papel de plataforma y de actor que opera en la misma la sitúa en el punto de mira de todos los reguladores del mundo. “Amazon es a la vez la solución y el problema: ayuda a muchísimos vendedores a vender más, pero se aprovecha de ellos para vender más también ella misma, mediante métodos que cualquier supermercado llevaba décadas utilizando, pero que al elevarse al nivel al que los ha elevado Amazon, suponen un problema al que la regulación debe necesariamente hacer frente”, señala Dans. La compañía tiene abiertas investigaciones por esta causa en EE UU y Europa.

Además, añade este profesor, Amazon se enfrenta a una tendencia, la sindicalización, que no había sido representativa en su industria y que lo es cada vez más; a una batalla desenfrenada por reducir su huella de carbono, y a un cambio en los hábitos de compra que en gran medida ha provocado, pero cuyas consecuencias son muy difíciles de anticipar. “Jassy está ante un nuevo ciclo, muy diferente al anterior, en el que las habilidades y las capacidades necesarias son otras, y distintas a las que se requerían para poner en marcha un imperio. Sin duda, a Bezos le quedan muchas cosas que decir y muchas sorpresas que darnos. Pero los desafíos a los que se enfrenta Amazon ahora, más evolutivos y de crecimiento que de otro tipo, serán ya cosa de Jassy”.

Jassy, el ‘rey’ de la computación en la nube

La nueva etapa de Amazon tendrá nombre propio, el de Andy Jassy. Aunque la compañía había mantenido en secreto sus planes de sucesión, alguna pista sí había dado y apuntaba hacia el, el artífice de convertir al gigante del ecommerce en un titán de la computación en la nube. En septiembre pasado, una columna del Washington Post, el periódico propiedad de Jeff Bezos, ya calificó a Jassy como el “heredero evidente” del fundador de Amazon. Su nombre había tomado fuerza tras anunciar Jeff Wilke, responsable del negocio de consumo mundial de Amazon, que se jubilaba.

Las credenciales que presenta Jassy no pueden avalarle más: bajo su batuta, Amazon Web Services (AWS) se ha convertido en la vaca lechera de los beneficios de Amazon. Esta unidad reportó un crecimiento de ingresos del 28% durante el cuarto trimestre hasta 12.700 millones.

Jassy fue quien convenció a Bezos de que ofrecer a terceras empresas las capacidades de almacenamiento e informáticas sobrantes de la compañía iba a ser un enorme negocio. Lo pusieron en marcha en 2006 y tras 15 años, Jassy no solo ha ayudado a crear el hoy indispensable mercado de infraestructura en la nube, altamente rentable, sino que lo ha dominado de forma aplastante, pues Microsoft tiene una cuota del 18% y Google, del 9%, frente al 33% que ostenta AWS.

Además, el alto margen de su unidad ha permitido a Amazon expandirse a otros negocios o llevar a cabo estrategias de negocio incluidas promociones agresivas y dispositivos de hardware baratos, que han derivado en grandes éxitos para la multinacional. Con este contexto, Satya Nadella, CEO de Microsoft, no ha podido más que calificar su promoción como “bien merecida”.

Jassy, de 53 años y graduado en la Universidad de Harvard en 1990, ha desarrollado toda su carrera profesional en Amazon, donde lleva 24 años. El sustituto de Bezos posee actualmente unas 85.000 acciones de Amazon, valoradas en más de 287 millones de dólares. Y si ha dejado claro algo en este tiempo es que es capaz de hacer cualquier cosa para impulsar el negocio, como cuando en 2016 subió al escenario de la conferencia anual de AWS de Las Vegas un camión de 18 ruedas para demostrar cómo Amazon Web Services podía llevar datos del centro de datos de una empresa a una instalación de Amazon.

La compañía no desveló quién sustituirá a Jassy al frente de AWS, pero será clave conocer la persona elegida, pues tras alcanzar el dominio actual que tiene como proveedor de recursos de computación y almacenamiento, la compañía buscará ahora dar la batalla a gigantes como Oracle como proveedor de servicios cloud, incluidos bases de datos, herramientas de análisis, entrega de contenido y software de aprendizaje automático. El potencial aquí es enorme y los beneficios escalables que vienen con ese negocio también.

Normas
Entra en El País para participar