Tita se sale con la suya: el Estado le paga una renta de 97 millones por la colección de arte

La baronesa Thyssen percibirá 6,5 millones de euros anuales durante 15 años y devolverá el 'Mata Mua' al Museo Thyssen Bornemisza

Tita se sale con la suya: el Estado le paga una renta de 97 millones por la colección de arte
EFE

Después de varios años de amenazas, de tiras y afloja, el ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes, ha accedido, en medio de una de las mayores crisis económicas de España, a las pretensiones de Carmen Thyssen, que reclamaba al Estado español una compensación económica por la cesión al Museo Nacional Thyssen Bornemisza de 425 obras de arte, además de la joya de la corona, el Mata Mua.

En la tarde de este viernes, la baronesa Thyssen, con domicilio fiscal en Andorra, y el titular de Cultura firmaron un acuerdo, que zanja el malestar de la coleccionista, al pactar una compensación económica de 6.5 millones de euros anuales por 15 años. En total, Tita Cervera recibirá 97 millones de euros en estos tres lustros. Fuentes del ministerio aseguran que una vez finalizado este plazo, el Estado tiene opción de compra de la colección, cuyo valor aseguran que es 1.040 millones de euros. En la colección hay obras de artistas como Braque, Brueghel el Viejo, Canaletto, Fragonard, Gauguin, Van Gogh, Juan Gris, Kandinsky, Matisse, Miró, Monet, Nolde, O’Keeffe, Picasso, Pissarro, Renoir y Rodin, entre otros.

El acuerdo, firmado en la casa de Carmen Cervera en La Moraleja y a la que asistieron sus abogados y exministros del PP, Ángel Acebes y José María Michavila, el secretario de Cultura, Javier García Fernández, y el ministro, supone el regreso al Museo Thyssen del Mata Mua, el cuadro de Paul Gauguin, que salió del museo en junio del año pasado y que parece que está guardado en un almacén en Andorra, donde tiene su residencia la baronesa Thyssen y su hijo Borja, el segundo beneficiado por este pacto. Por el contrario, otras obras que también salieron de las instalaciones del museo como el cuadro Martha Mckeen de Wellfleet, de Hopper, aún están en el aire su regreso a España, según fuentes de la negociación. Las partes han acordado además que Cultura y la Fundación Thyssen-Bornemisza colaboren con la baronesa en la ordenación del museo de pintura que está organizando en San Feliu de Guixols.

Mata Mua, pintado por Gauguin en 1892, es una de las 425 obras que formaban parte del préstamo de la colección propiedad de Carmen Thyssen firmado en 1991 con una duración de diez años y que desde entonces se ha renovado de manera anual desde 2011.

Sin embargo, a principios de 2017 la baronesa reclamó al Ministerio de Cultura un nuevo marco de relaciones con el Estado por entender que el contrato de 2002 estaba obsoleto. Desde entonces, el Ministerio, inicialmente con Íñigo Méndez de Vigo, después con José Guirao al frente y ahora con Rodríguez Uribes, han mantenido negociaciones con la titular de la colección para la firma de un nuevo contrato de garantías por parte del Estado, que oscilaban en torno a los 365 millones de euros.

Este acuerdo echa por tierra el anuncio que realizó el ministro de Cultura el pasado mes de junio cuando se calificó a sí mismo como un "ministro prudente", al rechazar el órdago de la Carmen Thyssen, que pretendía que el Estado adquiriera el Mata Mua, valorado en 40 millones de euros. Estas declaraciones fueron realizadas durante su intervención ante la Comisión de Cultura del Senado en relación con la autorización del Ministerio de Cultura a la baronesa para trasladar esta pieza las otras tres obras de su colección: Caballos de carreras en un paisaje (1894), de Degas; Martha Mckeen de Wellfleet (1944), de Hopper, y El puente de Charing Cross (1899).

La colección privada de la baronesa forma parte del Museo Thyssen desde 1999, en régimen de préstamo gratuito, según se recoge en un acuerdo con la Administración, que abona una renta de alquiler por las obras, para las que el Estado costeó además la ampliación de la pinacoteca con la compra de dos inmuebles adicionales al Palacio de Villahermosa.

Con este acuerdo, afirman desde el Ministerio de Cultura, se pone fin además a nueve años de prórrogas del préstamo que la baronesa había acordado con el Estado en 2002 y que debían prorrogarse cada pocos meses. Y de esta manera, según las citadas fuentes, se produce así el reencuentro de las dos colecciones, la del barón Hans Heinrich von Thyssen-Bornemisza, compuesta por 800 obras que adquirió el Estado, y la de la baronesa, que ya en 2012 retiró de la colección La esclusa, de John Constable, para subastarla en Londres por 27,9 millones de euros.

El contrato se formalizará en dos meses, y a la firma acudirá también Borja Thyssen, el primogénito de la baronesa, que forma parte del Patronato de la Fundación Thyssen, y que en varias ocasiones ha tenido que desprenderse de obras de arte que le había regalado su padre, el barón Thyssen, para solventar sus problemas con Hacienda. Será entonces, cuando todos estampen su firma en el documento oficial, cuando el Mata Mua luzca de nuevo en la pared del Museo Thyssen.

Normas
Entra en El País para participar